Throwback Review: «In The Zone» de Britney Spears

In_The_ZoneDespués de unos años de intenso trabajo en los que Britney Spears alcanzó la cima del mundo del pop gracias a tres álbumes de ventas millonarias, la cantante americana se tomó unos meses de descanso en 2002 tras la gira promocional de su tercer trabajo y la separación de su novio Justin Timberlake. Un año después vio la luz su cuarto álbum de estudio, In The Zone, el cual destacó desde un principio por su divergencia con respecto al sonido presente en sus primeros trabajos ya que se distancia de su clásico sonido ‘teen pop’ para adentrarse de lleno en la música electrónica, aunque es un álbum muy ecléctico que incluye influencias Dance, House, R&B o Hip-Hop. Mientras que Britney Spears apenas participó en la composición de sus primeros álbumes, en «In the Zone» se involucró en mayor medida en el proceso creativo y compuso 9 de las canciones presentes en el álbum. «In The Zone» también destaca sin duda por la temática de las canciones, que muestran a una Britney más madura y cómoda con su propia sexualidad, ya que el sexo es uno de los temas principales en el álbum, además de las relaciones amorosas y es considerado el álbum más autobiográfico de la cantante hasta la fecha. Max Martin, quien fue pieza esencial en el éxito inicial de Britney Spears, no participó en este álbum por diferencias creativas y a su vez trabajó con un amplio rango de productores como el dúo noruego Bloodshy & Avant, Tricky Stewart, Guy Sigsworth, R.Kelly, Diddy o Moby entre otros. «In The Zone» debutó en el #1 de la lista americana de álbumes (su cuarto álbum ‘chart topper’ consecutivo) con más de 600 mil copias en su primera semana, las segundas cifras más altas del año por parte de una artista femenina y acabó siendo certificado doble platino en Estados Unidos con ventas superiores a los tres millones de ejemplares. Aunque resultaban unas cifras claramente inferiores a las de sus primeros trabajos, todavía se puede considerar un éxito en mayúsculas y cabe destacar que Britney se convirtió en la segunda cantante femenina con más álbumes #1 consecutivos en la lista Billboard por detrás de Janet Jackson. En el resto del mundo, también supuso un éxito comercial y alcanzó el #1 en Francia y el top 10 en Australia, Canadá o Alemania, aunque en importantes mercados como Reino Unido y España apenas fue top 15.

El single presentación del álbum fue Me Against The Music, un marchoso tema dance-pop con influencias funk, R&B y Hip Hop compuesto por Britney Spears junto a Tricky Stewart (quien también se encarga de la producción) que cuenta con la participación de Madonna, el gran ídolo de Britney y con la que protagonizó un tórrido beso en los premios MTV unos meses atrás. ‘Me Against The Music’ tuvo un rendimiento comercial moderado en la lista americana de singles y apenas ocupó el top 40, sin embargo en el resto del mundo resultó muy exitoso y alcanzó el #1 en España, Australia o Irlanda y fue top 5 en Reino Unido, Canadá o Alemania. ‘Me Against The Music’ recibió críticas tibias por parte de los expertos musicales y algunos expertos lo catalogaron como uno de sus singles menos memorables y con una presencia de Madonna poco aprovechada. Personalmente, ‘Me Against The Music’ no se encuentra entre mis canciones favoritas de Britney y recuerdo que en el momento de su lanzamiento no me llamó la atención a diferencia de todos los singles lanzados por la cantante hasta la fecha.

Como segundo single llegó el que se convertiría en uno de los singles más famosos, representativos y exitosos de la carrera de Britney Spears. Me estoy refiriendo por supuesto a Toxic, un enérgico tema dance-pop y electro-pop con melodía inspirada en la música Bhangra producido por Bloodshy & Avant, los cuales se convertirían en colaboradores habituales de Britney y crearían otros éxitos de la talla de ‘Piece of Me’. Toxic, cuyas letras hacen referencia a un amante peligroso y que resulta como una droga adictiva para la cantante, fue en realidad compuesto por Cathy Dennis y el dúo noruego para el álbum «Body Language» de Kylie Minogue, pero la diva australiana lo rechazó y fue a parar a manos de Britney, quien es famosa por haber dejado pasar otros hits como ‘Umbrella’. La discográfica Jive quería como segundo single del álbum ‘(I Got That) Boom Boom’ o ‘Outrageous’, pero Britney decidió lanzar ‘Toxic’ y desde luego no le falló la intuición ya que se convirtió en uno de los mayores éxitos del 2004: debutó en lo más alto de las listas de venta de Reino Unido (su cuarto single #1 en UK), Australia o Irlanda y fue top 5 en España, Francia o Alemania. En Estados Unidos, en contra de lo que pudiera parecer, Britney ha sido una artista más exitosa con sus álbumes que con sus singles y hasta la fecha sólo había conseguido un single #1 y otros dos top 10, pero ‘Toxic’ alcanzó el top 10 (#1 en el componente Dance de Billboard) y fue certificado oro. Toxic estuvo acompañado por un espectacular videoclip en el que Britney se mete en el papel de un agente secreto y recibió numerosas nominaciones. Toxic fue elogiado por los expertos musicales (quienes no ha sido muy benevolentes en general con la artista) y alabaron su adictivo ritmo y su pegadizo estribillo y gracias a él, Britney logró su único premio Grammy a mejor grabación Dance. Con más de 850 millones de reproducciones en Spotify, ‘Toxic’ es la canción más escuchada por parte del público de toda la discografía de la legendaria cantante. 

Tras la excelente acogida de ‘Toxic’, como tercer single se lanzó Everytime, una balada pop a piano compuesta íntegramente por Britney y producida por Guy Sigsworth en la que pide perdón por haber hecho daño involuntariamente a su pareja (muchos vieron esta canción como la respuesta a ‘Cry Me a River’ de Justin Timberlake tras la ruptura de la relación). Everytime fue elogiada por la crítica por la emotividad en la voz de Britney y su labor como compositora y fue considerada como la canción más destacada del álbum y una de sus mejores baladas. Everytime resultó nuevamente un éxito y consiguió el #1 en Reino Unido o Australia y ocupó el #15 en la lista americana. Como cuarto single del álbum tenía previsto lanzarse Outrageous, pero mientras Britney grababa su videoclip en Nueva York, sufrió una caída durante una coreografía y se rompió la rodilla izquierda, por lo que tuvo que ser operada de urgencia y el lanzamiento del single se canceló. Dicha operación es considerada por muchos expertos como el motivo por el que Britney nunca volvió a ser la excelente bailarina que había sido hasta el momento. ‘Outrageous’ es un tema R&B up-tempo compuesto y producido por R.Kelly que destaca por su melodía hipnótica inspirada en el música del Medio Oriente y sus influencias Hip Hop, convirtiéndolo en uno de los temas más urbanos de Britney hasta la fecha. Personalmente ‘Outrageous’ es uno de mis temas favoritos del álbum y resultó una auténtica pena su cancelación como single. Cabe destacar que una parte del videoclip, inacabado por el accidente de Britney, se puede ver en el DVD «Greatest Hits: My Prerogative».

Dos de los temas más destacados del álbum, pero también muy polémicos por sus sensuales letras, son ‘Breathe On Me’, un tema dance-pop con influencia House producido por Mark Taylor (responsable de ‘Believe’ de Cher) en el que Britney relata una relación íntima con su amante y muestra un registro vocal susurrante y ‘Touch of My Hand’, una balada mid-tempo de estilo synth-pop con melodía inspirada en la música del Lejano Oriente cuyas letras hacen referencia a la masturbación femenina. Ambas canciones, favoritas de los fans desde el primer momento, fueron interpretadas en directo durante la gira ‘The Onyx Hotel’ y resultaron muy controvertidas por los bailes de naturaleza sexual de Britney junto a sus bailarines. También merece la pena reseñar ‘Showdown’, un tema synth-pop de temática sexual que supone la segunda aportación de Bloodshy & Avant al álbum o la balada electro-pop ‘Shadow’ que habla de los recuerdos de una relación que ha terminado y destaca por la ejecución vocal de Britney. En la edición deluxe está presente ‘The Answer’, un tema R&B producido por Diddy que demuestra que el género urbano le siente de maravilla a Britney. Mientras que el álbum «Britney» es considerado un punto de inflexión en la carrera de la cantante de Louisiana al dejar atrás su antigua imagen adolescente y mostrar una faceta más sexy, «In The Zone» nos presenta a una Britney ya adulta, más madura y cómoda hablando de sexo y resulta un trabajo original y arriesgado. En mi opinión, a pesar de que contiene hits incontestables como Toxic (mi canción favorita de Britney) o Everytime, «In The Zone» no resulta un álbum tan sólido o consistente en su conjunto como sus trabajos anteriores ya que mezcla estilos muy diferentes como electro-pop, dance-pop, R&B o Hip-Hop. Temas imprescindibles: Toxic, Outrageous, Touch of My Hand, Showdown, Breathe On Me, Everytime, Shadow y The Answer. Puntuación: 8/10.

Hold Me Closer, el nuevo single de Elton John y Britney Spears

Hold Me CloserEl pasado mes de agosto se produjo uno de los regresos musicales más esperados de los últimos años, ya que Elton John solicitó la presencia de Britney Spears para su nuevo single tras años apartada del panorama musical. En 2021, el icónico cantante británico publicó ‘The Lockdown Sessions’, grabado durante el confinamiento por la pandemia del coronavirus y que se trataba de un álbum colaborativo junto a numerosos y variados cantantes como Dua Lipa, Stevie Wonder, Charlie Puth, Nicki Minaj o Stevie Nicks entre otros. Este trabajo incluyó el single ‘Cold Heart’, un marchoso tema Disco/pop que incorporaba interpolaciones de canciones famosas de Elton John como ‘Rocket Man’ o ‘Sacrifice’ y contaba con la participación de Dua Lipa. ‘Cold Heart’ ha resultado un auténtico éxito comercial durante el pasado año y el presente: acumula más de 1000 millones de reproducciones en Spotify, alcanzó el #1 en Australia, Canadá o Reino Unido y fue top 10 en Estados Unidos, Francia o Alemania. Tras numerosos rumores y especulaciones, el pasado mes de agosto Sir Elton John anunció en sus redes sociales que tenía una nueva canción junto a una artista muy especial, que era nada más y nada menos que Britney Spears, quien no lanza nueva música desde el año 2016, cuando vio la luz su último álbum de estudio ‘Glory’. El tema en cuestión que ha unido a estas dos leyendas del mundo de la música es Hold Me Closer, un pegadizo tema dance-pop y Disco/funk con melodía de piano que sigue la fórmula de ‘Cold Heart’ e incorpora interpolaciones de conocidas canciones de Elton John, en este caso ‘Tiny Dancer’ y ‘The One’ y es cantada de manera nostálgica por parte de ambos artistas (la parte de Elton no es nueva sino tomada de las versiones originales). Este tema ha tenido una recepción muy variada por parte de los expertos musicales y mientras algunos lo consideraron todo un acierto y alabaron la ejecución vocal de Britney, que sonaba «libre y auténtica» como no lo hacía desde hace años, otros criticaron la sobre-producción del tema, que ahogaba las voces de ambos cantantes y el excesivo Auto-Tune. Andrew Watt, el productor del tema, ha destacado la profesionalidad y excepcional ética del trabajo de Britney tras años sin pasar por un estudio de grabación. ‘Hold Me Closer’ ha resultado un notable éxito comercial: acumula más de 30 millones de reproducciones en Spotify en apenas unas semanas y ha debutado en el #1 de la lista de singles de Australia (el sexto ‘chart topper’ de Britney y primero desde ‘Everytime’ en 2004), ha ocupado el #3 en Reino Unido (su mejor posición desde ‘Scream & Shout’ en 2012) y ha sido top 10 en Canadá o Irlanda. En Estados Unidos, ‘Hold Me Closer’ ha alcanzado el #6, que supone el decimocuarto single top 10 de Britney en la lista americana y convierte a la Princesa del Pop en una de las pocas artistas que acumulan singles top 10 en cuatro décadas diferentes: los 90, la década del 2000, 2010 y 2020. Sin duda, ‘Hold Me Closer’ se ha convertido en una de las grandes sorpresas de este verano y resulta uno de los temas más interesantes lanzados durante el año, lo que unido a su buen desempeño comercial, espero que anime a Britney a retomar su carrera musical ahora que ha sido liberada de la injusta tutela a la que fue sometida por parte de su padre, algo que todos sus seguidores deseamos.

Throwback Review: álbum «Britney»

Britney_Spears_-_BritneyBritney Spears se hizo un importante hueco en el panorama musical de finales de los años 90 gracias al enorme éxito cosechado por el single ‘…Baby One More Time’, el cual alcanzó el #1 en más de 40 países del mundo y fue uno de los temas más populares de la época. El álbum de título homónimo que incluía este hit-single además de ‘Sometimes’ y ‘(You Drive Me) Crazy’, también tuvo un desempeño comercial sin precedentes y superó los 25 millones de copias en todo el mundo, haciendo de la joven Britney una de las cantantes más prometedoras del momento. Un año más tarde, Britney Jean Spears publicó «Oops!… I Did It Again», su segundo álbum de estudio, encuadrado en el clásico sonido pop que triunfaba durante aquellos años, con el que continuó su imparable conquista del mundo gracias al éxito del tema que daba título al álbum, ‘Lucky’ y ‘Stronger’. En octubre del 2001, la joven cantante publicó su tercer álbum de estudio, titulado simplemente Britney, que hacía referencia al carácter personal de sus canciones y reflejaba el periodo vital por el que estaba pasando la cantante en esa época. Aunque está encuadrado dentro del pop y el dance-pop como sus dos anteriores trabajos, «Britney» es un álbum más variado musicalmente y profundiza en el sonido R&B, además de incorporar ciertos elementos electrónicos, funk y pop/rock. Britney Spears siguió confiando en sus habituales colaboradores Max Martin y Rami (quienes fueron responsables de la mayoría de sus éxitos y produjeron 4 temas para este álbum) o Darkchild, sin embargo se unió a nuevos productores como The Neptunes, que aportaron un sonido más moderno y vanguardista al álbum. La cantante de Louisiana asumió un mayor papel creativo que en sus dos anteriores trabajos y en «Britney» participó en la composición de 6 temas del álbum y cabe destacar que su novio por entonces, Justin Timberlake compuso y co-produjo otro tema. Podemos considerar «Britney» como un disco de transición entre la primera etapa de Britney Spears, en la que era una adolescente y mostraba su lado más dulce e inocente y su paso a la madurez, incorporando una imagen más sexy y provocativa. Por ello en «Britney» podemos encontrar tanto canciones que recuerdan a la época «Oops!» (las producidas por Max Martin que seguían fieles a su anterior sonido) y nuevos temas con letras más sugestivas, en las que Britney habla de su sexualidad. «Britney» debutó en el #1 de la lista americana de álbumes con más de 740 mil copias en su primera semana (las segundas mayores cifras de una artista femenina por detrás de su propio «Oops!») y acabó siendo certificado cuádruple platino por ventas superiores a los 4 millones de copias, lo que suponían unas cifras de venta notoriamente inferiores a las de sus dos anteriores trabajos, sin embargo todavía se podía considerar un gran éxito comercial. Al debutar «Britney» en lo más alto de la lista americana de álbumes, siguiendo los pasos de «…Baby One More Time» y «Oops!… I Did It Again», Britney Spears se convirtió en la cantante más joven en tener 3 álbumes #1 en Estados Unidos. A nivel internacional, el álbum también tuvo un desempeño comercial muy positivo y fue #1 en Alemania o Canadá y top 5 en Reino Unido, Australia, España, Francia y la mayoría de países del mundo. Aunque fue lanzado a finales de octubre, «Britney» acabó el 2001 como el quinto álbum más vendido del año y supera los 10 millones de copias a nivel mundial, convirtiéndose en el tercer trabajo más exitoso de la cantante. Este álbum fue promocionado con la exitosa gira ‘Dream Within a Dream’, que podemos considerar su «primer gran tour» y con el que recorrió de manera extensa toda Norteamérica. «Britney» fue nominado a mejor álbum vocal de pop en los premios Grammy del año 2002 y uno de sus singles, ‘Overprotected’, también fue nominado a mejor actuación vocal femenina, aunque no consiguió ninguno de los dos galardones.

Cuando todos esperábamos un nuevo ‘Oops!’ o un tema de la factoría Max Martin, Britney inició su nueva era con un sonido totalmente diferente al que estábamos acostumbrados. El single presentación del álbum fue I’m a Slave 4 U, un tema urban-pop con gran influencia R&B producido por The Neptunes que incorporaba su habitual uso de sintetizadores y moderna producción. Chad Hugo y Pharrell Williams (los dos componentes de The Neptunes) compusieron y produjeron este tema con Janet Jackson en mente, sin embargo al ser rechazado por la hermana de Michael para su álbum «All For You», fue ofrecido a la discográfica de Britney, quienes aceptaron encantados. ‘I’m a Slave 4 U’ destaca por la manera susurrada de cantar de Britney (inspirada en Janet) y sus letras de naturaleza sexual en las que habla de sentirse liberada y dar rienda suelta a sus fantasías. ‘I’m a Slave 4 U’ recibió opiniones muy variadas por parte de los expertos musicales y el público, ya que por una parte se alabó su nueva dirección musical y su mayor madurez sin embargo se criticó su imagen más sexualizada, en contraposición a la antigua imagen de «chica de al lado». En Estados Unidos, ‘I’m a Slave 4 U’ tuvo un rendimiento comercial moderado y apenas ocupó el #27 (una de sus peores posiciones en la lista americana hasta la fecha) sin embargo en Europa y el resto del mundo gozó de gran éxito: fue top 5 en Reino Unido o Alemania y top 10 en Canadá, Australia, Francia o España. Como segundo single internacional se lanzó Overprotected, un tema pop y dance-pop producido por Max Martin y Rami que pertenecía al lado del álbum que continuaba con el habitual estilo de Britney y recordaba a anteriores temas up-tempo como ‘Stronger’. Overprotected resultaba uno de los temas más interesantes de «Britney» (personalmente mi favorito) debido a su naturaleza bailable, su pegadiza melodía y sus reveladoras letras en las que Britney declara que está harta de ser controlada y sobreprotegida y quiere ser libre y sentirse ella misma. Unas letras que hoy en día cobran un nuevo significado debido a la tutela a la que se vio sometida la cantante por parte de su padre y el excesivo control que ejerció sobre ella. Overprotected resultó un éxito comercial en Reino Unido e Italia, donde ocupó el top 5 y fue top 20 en España, Francia o Australia. En Estados Unidos, Overprotected fue lanzado en forma de remix con producción adicional de Darkchild, quien incorporaba un sonido R&B más moderno y contó con un videoclip exclusivo para la versión «Darkchild remix». El rendimiento comercial de Overprotected en Estados Unidos fue mediocre y ocupó la parte baja de la lista americana.

El segundo single en tierras americanas y tercero a nivel internacional fue I’m Not a Girl, Not Yet a Woman, una clásica balada pop compuesta y producida por Max Martin y Rami en cuyos créditos también aparecía la cantante Dido como compositora. En este tema, Britney hablaba de lo complicado que resulta la época de la pubertad y su paso hacia la madurez. Este tema recibió buenas impresiones de los críticos musicales por sus personales letras, la gran ejecución vocal de Britney y su magistral producción. ‘I’m Not a Girl, Not Yet a Woman’ era además el tema principal de la película Crossroads que vio la luz a principios del año 2002 y estaba protagonizada por Britney. Aunque ‘I’m Not a Girl’ sólo fue interpretado durante la promoción de «Britney» y en la gira que acompañó al álbum (debido a sus letras referentes a una etapa concreta de su vida), esta balada es una de las mejores de toda su trayectoria. Este single logró gran éxito en Reino Unido, donde fue #2 y en el resto del mundo tuvo un buen desempeño comercial y alcanzó el top 10 en Australia o Alemania y top 20 en España e Italia. En Estados Unidos y Canadá, donde ‘I’m Not a Girl’ fue lanzado como segundo single, no entró en las listas de venta y se convirtió en uno de los singles menos exitosos de Britney Spears y el segundo en no aparecer en el Billboard Hot 100, tras ‘Don’t Let Me Be The Last To Know’ de su anterior álbum.

En sus dos primeros álbumes, Britney Spears versionó una canción famosa (‘The Beat Goes On’ de Sonny & Cher y ‘Satisfaction’ de los Rolling Stones) aunque estas versiones no fueron bien recibidas por los expertos musicales y precisamente han sido las canciones más criticadas de sus respectivos álbumes. Para el álbum «Britney» la cantante decidió versionar el famoso himno rockero I Love Rock’n’Roll, que fue lanzado como cuarto single en Europa y Australia aprovechando su aparición en la película Crossroads. Esta versión del grupo Arrow y popularizada más tarde por Joan Jett fue producida por Darkchild, quien también se encargó de la versión de ‘Satisfaction’, pero en esta ocasión fue mejor recibida por parte de los críticos musicales ya que se mantenía bastante fiel a la versión de Joan Jett. I Love Rock’n’Roll es una de las pocas incursiones de Britney en el pop/rock pero el público reaccionó de manera positiva y alcanzó el #7 en Alemania y #13 en Australia y Reino Unido. Como quinto y último single del álbum se lanzó Boys, la segunda contribución de The Neptunes al álbum y al igual que ‘I’m a Slave 4 U’ fue compuesta para Janet Jackson, de ahí que la influencia de la veterana cantante se notara ampliamente en el tema, sobre todo en la manera de cantar de Britney. Boys es un tema up-tempo de estilo R&B y funk en el que Britney utiliza la técnica ‘sing-rap’ y cuyas letras hablan de ligar con un chico que te gusta mientras ofreces tu lado más provocativo. Boys fue lanzado en forma de remix junto a Pharrell Williams (uno de los integrantes de The Neptunes) con una producción algo más lenta y un mayor componente R&B/Hip-Hop, convirtiéndose en una de las canciones más urbanas de Britney hasta la fecha. Pese a ser el quinto single extraído, Boys resultó un éxito moderado debido a su incursión en la banda sonora de la película «Austin Powers» y ocupó el top 10 en Reino Unido e Irlanda y top 20 en Australia, Alemania y España. Sin ser uno de los mejores singles de Britney o resultar especialmente exitoso, Boys es sin duda una de las canciones favoritas de la cantante y lo ha interpretado en todas sus giras de conciertos desde entonces: Onyx Hotel, Circus, Femme Fatale y Piece of Me.

En mi opinión, las mejores canciones del álbum son las producidas por Max Martin y Rami, como ‘Cinderella’, un enérgico tema de estilo dance-pop similar a ‘Stronger’ en el que Britney reflexiona sobre un antiguo novio que no supo valorarla y apreciarla, y ‘Bombastic Love’, un pegadizo tema pop up-tempo en el que la voz de Britney luce especialmente. Uno de mis temas favoritos es ‘Let Me Be’, un marchoso tema pop/R&B producido por Darkchild en el que la cantante pide ser tratada como adulta y que se tomen en cuenta sus propias opiniones. También destacan ‘Anticipating’, un bailable tema dance-pop con influencia Disco que recuerda a ‘All For You’ de Janet y fue lanzado como último sencillo promocional en Francia o ‘When I Found You’, una balada synth-pop en la que declara que ha encontrado el amor más profundo. La edición internacional del álbum incorpora varias joyas como ‘Before The Goodbye’, un tema que contiene varios cambios de ritmo y empieza como un medio tiempo pop/R&B para convertirse más adelante en un trepidante tema dance-pop con gran componente electrónico. En resumen, «Britney» mantuvo el buen nivel de los dos primeros álbumes de Britney Spears y estaba compuesto por conjunto muy sólido de canciones que combinaban el clásico estilo pop de sus comienzos con un nuevo sonido más urbano y moderno. Además es considerado un disco transicional que refleja el momento vital que atravesaba Britney, la cual pasó de dulce adolescente a una mujer cómoda con su propia sexualidad. Sin duda «Britney» es uno de los álbumes pop más importantes de la década del 2000 e indispensable dentro del amplio catálogo musical de la Princesa del Pop. Temas imprescindibles: Overprotected, Cinderella, Let Me Be, I’m Not a Girl Not Yet a Woman, Bombastic Love, Anticipating, When I Found You y Before The Goodbye. Puntuación: 8’5/10.

The Best of Pop: «Blackout» de Britney Spears

BlackoutEn noviembre del 2004, la cantante americana Britney Spears publicó ‘Greatest Hits: My Prerogative’, un álbum de grandes éxitos que incluía todos sus singles lanzados hasta la fecha y marcaba el final de una etapa extremadamente exitosa para la ‘Princesa del Pop’. Tras la publicación de este álbum recopilatorio, la cantante se tomó un descanso del mundo de la música, se centró en su vida personal y dio a luz a su segundo hijo, fruto de la relación con su marido, el bailarín Kevin Federline. Durante los años siguientes, Britney Spears fue acosada y perseguida de manera incesante por los medios de comunicación americanos debido a su publicitado divorcio con Kevin Federline y debido a su comportamiento errático fue ingresada en un centro de rehabilitación y perdió la custodia legal de sus hijos. En octubre del 2007 llegó su quinto álbum de estudio, Blackout, el cual está formado por 12 temas encuadrados dentro del electro-pop y dance-pop con influencia R&B producidos por Danja (la mano derecha del legendario Timbaland), el dúo sueco Bloodshy & Avant o The Neptunes y destaca por el hecho de que Britney sólo participó en la composición de dos canciones. Aunque durante las sesiones de grabación Britney se encontraba embarazada de su segundo hijo y atravesaba uno de los momentos más complicados de su vida, todos los productores involucrados en este proyecto alabaron su profesionalidad y gran ética en el trabajo. El objetivo de Britney con Blackout era crear un álbum divertido, bailable, de carácter up-tempo y que celebrara su feminidad. Blackout profundizaba en el sonido electrónico iniciado en el álbum ‘In The Zone’, pero añadía una gran influencia urbana además de una naturaleza oscura, ambiental y enigmática en muchas de las canciones. Blackout recibió críticas muy positivas por parte de los expertos musicales, quienes alabaron la dirección musical tomada en el álbum, su carácter progresivo, su arriesgada y moderna producción y lo consideraron el trabajo más sólido y consistente de toda su trayectoria profesional. La prestigiosa publicación americana ‘Rolling Stone’ consideró ‘Blackout’ como uno de los álbumes más influyentes de la historia del pop. Debido a un controvertido y repentino cambio en las reglas de contabilización de Billboard, Blackout debutó en el #2 de la lista americana de álbumes, convirtiéndose en el primer álbum de Britney que no ocupaba la posición de honor en Estados Unidos y fue certificado platino por ventas de un millón de copias, haciendo de él su álbum de estudio menos vendido hasta la fecha. Blackout resultó exitoso a nivel internacional: alcanzó el #1 en Canadá o Irlanda y el top 5 en Reino Unido, Francia y Australia pero apenas superó los 3 millones de copias, unas cifras muy inferiores a las de sus primeros álbumes.

El single presentación del álbum fue Gimme More, un marchoso tema electro-pop y dance-pop con influencia urbana compuesto por la cantante Keri Hilson y producido por Danja que habla de la fascinación que tiene el público por la vida privada de Britney. Desde un primer momento, ‘Gimme More’ llamó la atención del público por sus pegadizas letras, sobretodo su estribillo y por la frase con la que empezaba la canción, «It’s Britney, bitch» que a lo largo de los años se ha convertido en una frase muy representativa de la cantante y forma parte de la cultura popular. ‘Gimme More’ recibió excelentes críticas de los expertos musicales y resultó un auténtico éxito durante el año 2007, ya que ocupó las primeras posiciones en las listas de ventas de todo el mundo, como el #1 en Canadá y el top 5 en Australia, Francia o Reino Unido. En Estados Unidos alcanzó el #3, convirtiéndose en la mejor posición de Britney en la lista americana tras el hit ‘…Baby One More Time’ y fue certificado platino por ventas superiores al millón de copias. Britney interpretó ‘Gimme More’ en la entrega de los premios MTV del año 2007 y resultó una de las actuaciones más polémicas y comentadas de la noche ya que la cantante no se encontraba en su mejor momento físico y personal, y su desganada manera de bailar y errática presencia escénica recibieron numerosas críticas, sin embargo se ha convertido en una de las actuaciones más icónicas de la historia de la música. Durante varios años ‘Gimme More’ fue considerado el tema ‘maldito’ de Britney ya que se asociaba al fatídico periodo que atravesó debido a sus problemas personales y de salud y fue omitido en la gira de conciertos ‘The Circus Starring Britney Spears’, que sirvió de promoción a los álbumes Blackout y Circus, sin embargo la cantante lo recuperó para la gira de ‘Femme Fatale’ y también formó parte de la residencia ‘Piece of Me’ de Las Vegas. ‘Gimme More’ no sólo resultó uno de los temas más populares y exitosos del 2007 sino que con el paso de los años ha ido ganando reconocimiento y se ha convertido en uno de sus temas más representativos de su carrera musical.

Como segundo single se lanzó Piece of Me, un tema electro-pop de carácter mid-tempo producido por Bloodshy & Avant (responsables de su hit ‘Toxic’) que destacaba por el intenso uso de sintetizadores en la voz de Britney. Pese a no estar compuesto por la cantante, las letras de ‘Piece of Me’ son autobiográficas y hacen referencia al gran escrutinio público que sufrió durante aquel tiempo y la intromisión de los medios de comunicación en su vida privada, a los que responde con «queréis un pedazo de mí». ‘Piece of Me’ fue aclamado por la crítica por sus personales letras, la arriesgada producción y la desafiante voz de Britney y fue considerado no sólo uno de los mejores temas del año sino de toda la carrera de Britney y de la historia de la música. Aunque no logró igualar el enorme éxito del anterior single, ‘Piece of Me’ tuvo un desempeño comercial muy positivo y alcanzó el top 5 en Reino Unido, Canadá o Australia y el top 10 en Alemania. En Estados Unidos ocupó el #18, fue certificado platino y alcanzó el #1 en el componente Dance/Club de la lista americana. El tercer single lanzado fue Break The Ice, un tema up-tempo de carácter electro-pop con influencia R&B compuesto por Keri Hilson y producido por Danja que relata el encuentro sexual de Britney con su amante. Pese a ser uno de los temas más sobresalientes del álbum, Break The Ice tuvo un desempeño comercial muy moderado por su nula promoción y apenas ocupó el top 20 en Reino Unido y el top 50 en Estados Unidos.

La discográfica de Britney firmó un contrato con Bloodshy & Avant por el que al menos dos temas producidos por el dúo se lanzarían como singles, sin embargo debido al complicado estado emocional de Britney en aquel momento y el abrupto cese en la promoción de Blackout no pudo lanzarse ningún single más. Por ello, Radar, originalmente pensado como último single del álbum, volvió a incluirse en su siguiente trabajo, ‘Circus’ y se lanzó como cuarto sencillo del álbum. Radar es un tema electro-pop que destaca por su gran uso de sintetizadores y la voz de Britney muy distorsionada y cuyas letras describen la obsesión que siente por un hombre, al cual «lo tiene en su radar». En Blackout podemos encontrar canciones tan interesantes como ‘Ooh Ooh Baby’, un tema dance-pop compuesto por Britney junto a Kara DioGuardi que habla del amor que se siente por un ser querido y destaca por el uso de guitarra española, ‘Toy Soldier’, un tema electro-pop y dance-pop de ritmo trepidante que destaca por su redoble de tambor militar y sus letras en las que la cantante busca un hombre de verdad, ‘Perfect Lover’, un tema up-tempo electro-pop y R&B de temática muy sexual producido por Danja o ‘Heaven on Earth’, un marchoso tema dance-pop con influencia Disco cuyas letras hacen referencia a que cuando estás enamorado crees que tu pareja es el ser más perfecto del mundo y cabe destacar que Britney lo considera su canción favorita del álbum. La aportación de The Neptunes (responsables de los hit singles ‘I’m a Slave 4 U’ y ‘Boys’) para el álbum fue ‘Why Should I Be Sad’, el tema más calmado del álbum, de estilo R&B y cuyas letras están dirigidas a su ex-marido Kevin Federline. Personalmente ‘Blackout’ se encuentra entre mis discos favoritos de Britney Spears ya que está formado por un conjunto muy sólido de canciones bailables, pegadizas y adelantadas a su tiempo, cuyo estilo ha servido de inspiración a una generación posterior de artistas. Pese a haber llegado en el peor momento de su vida, Britney nos ofreció uno de los mejores trabajos de su trayectoria musical. Temas imprescindibles: Gimme More, Piece of Me, Break The Ice, Radar, Ooh Ooh Baby, Toy Soldier y Heaven on Earth. Puntuación: 9/10.

Britney Spears lanza varios temas nuevos de Glory

Swimming In The StarsGlory, el último álbum de estudio de Britney Spears, vio la luz en 2016, mientras la cantante americana se encontraba inmersa en su residencia de Las Vegas ‘Britney: Piece of Me’, por ello la promoción de dicho álbum fue muy escasa debido a que sus compromisos con el hotel y casino Planet Hollywood apenas le dejaron tiempo para actividades ajenas a la residencia. Glory recibió buenas críticas por parte de los expertos musicales (una de las mejores de su carrera) por su mayor implicación en la composición y su versatilidad vocal y en el aspecto comercial debutó en el #3 de la lista americana, superando la posición de su anterior álbum. Sólo dos singles fueron lanzados del noveno álbum de Britney, ‘Make Me…’ y ‘Slumber Party’ junto a Tinashe y varios de los temas de Glory formaron parte tanto del ‘set list’ de ‘Britney: Piece of Me’ como de la gira que realizó en 2018 una vez que terminó su residencia en Las Vegas, pero en líneas generales podemos considerar insuficiente la exposición que se le dio a uno de los mejores álbumes de su trayectoria. Teniendo en cuenta que la cantante ha declarado recientemente que mientras siga bajo el control de su padre no volverá a trabajar, muchos podríamos pensar que no íbamos a tener nueva música suya en un largo periodo, pero nada más lejos de la realidad, ya que durante este 2020 Britney ha subido a las plataformas musicales varios temas pertenecientes a las sesiones de grabación de su último álbum, dándole una segunda juventud y un repunte en su popularidad cuatro años después de su lanzamiento. El pasado verano y por petición de sus fans, Britney añadió el tema Mood Ring, incluido hasta entonces sólo en la edición japonesa del álbum, a la edición estándar digital de Glory, además de lanzar varios remixes de la canción y también decidió cambiar la portada del álbum hasta el momento por la portada original realizada por el prestigioso fotógrafo David LaChapelle. Mood Ring es un medio tiempo R&B con gran componente electrónico producido por DJ Mustard que resultaba uno de los temas más interesantes de Glory y se sumaba a la lista de canciones con aroma R&B incluidos en el álbum, como por ejemplo el primer single ‘Make Me…’. El pasado 2 de diciembre, coincidiendo con su 39 cumpleaños, la princesa del pop nos obsequió con otro tema, Swimming In The Stars, en este caso un tema inédito perteneciente a las sesiones de grabación de Glory y que se trataba de una bonita balada synth-pop cuyas letras hablan de dejar a un lado nuestras preocupaciones y aferrarse a las cosas positivas, un mensaje que cobra relevancia en este difícil año que vivimos. Unos días más tarde, Britney nos sorprendió con otro tema nuevo, Matches, que se trataba de la esperada colaboración de la cantante con Backstreet Boys, los cuales son amigos suyos desde hace décadas. Matches es un tema up-tempo de estilo electro-pop y dance-pop que resulta uno de los temas más marchosos y bailables de Glory y supone un momento nostálgico para todos los fans del pop de finales de los años 90. Tanto ‘Swimming In The Stars’ como ‘Matches’ forman parte de la edición digital deluxe de Glory en las plataformas musicales y próximamente se lanzará el álbum en vinilo con las canciones recientemente incorporadas. Estos nuevos temas suponen un regalo muy jugoso e inesperado para todos los fans de Britney Spears que hemos estado varios años sin música nueva y más teniendo en cuenta que no hay perspectivas reales de un álbum en un futuro cercano.

Throwback Review: «Circus» de Britney Spears

Circus2008 fue un año clave en la carrera profesional de Britney Spears ya que tras graves problemas de salud, personales y familiares vividos durante los años anteriores, recuperó el estatus de princesa del pop que ostentaba a principios de la década gracias al lanzamiento de su sexto álbum de estudio. Un año antes, mientras Britney vivía una de sus peores épocas, vio la luz «Blackout», el cual fue elogiado por los críticos, es considerado como el mejor disco de toda su trayectoria y ha sido incluido en varias listas que recogen los mejores álbumes de todos los tiempos. El sexto álbum de estudio de Britney, titulado Circus, llegó apenas un par de meses después de los premios MTV Video Music Awards, donde la cantante fue la triunfadora de la noche y presentó una imagen muy recuperada que auguraba el inicio de una gran época en su trayectoria profesional. Los premios MTV sin duda sirvieron de «lavado de cara» a la imagen de Britney, que estaba muy deteriorada tras los episodios que protagonizó a principios de año cuando la cantante se negó a entregar a sus hijos al padre de éstos y mostró un comportamiento errático que la llevó a ser diagnosticada enferma mental e incapaz de manejar su fortuna ni tomar decisiones sobre su carrera. Centrándonos en el aspecto musical, Circus mantiene el toque electrónico de Blackout, pero pierde su sonido urbano y oscuro en favor de melodías pop más ligeras y comerciales en un intento por recuperar su público inicial que perdió años atrás. «Circus» está encuadrado dentro del pop, electro-pop y dance-pop y cuenta con la producción de Danja y Bloodshy & Avant (los principales responsables de «Blackout») además de otros importantes nombres de la industria musical como Dr. Luke, Benny Blanco, Guy Sigsworth o Max Martin, figura clave en la carrera inicial de Britney y que contribuyó en sus primeros trabajos pero no participó en los álbumes «In The Zone» y «Blackout». Britney Spears nunca se ha caracterizado por participar activamente en el proceso creativo de sus álbumes (con la excepción de «In The Zone», en el que se implicó al máximo y compuso la mayoría de los temas presentes) y en este álbum únicamente participó en la composición de 3 temas. 

Circus debutó en el #1 de la lista americana de álbumes, convirtiéndose en el quinto álbum de la princesa del pop que llegaba a lo más alto en Estados Unidos (es decir, todos los trabajos de Britney Spears hasta la fecha con la excepción de «Blackout», que fue #2 tras un controvertido cambio en las reglas de contabilización de Billboard) con más de 500 mil copias en su primera semana a la venta, unas cifras muy altas que jamás volvería a ver Britney. «Circus» acabó siendo certificado platino en Estados Unidos por ventas superiores al millón y medio de copias, un notable incremento con respecto a Blackout, su álbum menos vendido hasta la fecha. En el resto del mundo también tuvo un desempeño muy positivo, alcanzando el #1 en Canadá o el top 10 en Australia, Alemania o Reino Unido, con ventas superiores a los 4 millones de copias a nivel internacional. Observando las ventas desde el inicio de la carrera de Britney hasta el disco Blackout se podía observar una tendencia descendiente en su éxito comercial sin embargo Circus puso fin a esa tendencia a la baja y obtuvo mayores ventas que el álbum precedente gracias al éxito de los singles y a la nueva imagen sana y recuperada de la cantante de Louisiana, lo que fue visto como un signo de recuperación en su carrera musical. A diferencia de «Blackout», «Circus» fue extensamente promocionado por parte de Britney, lo que benefició sin duda a las ventas y estuvo acompañado de una magnífica gira, ‘The Circus Starring Britney Spears’, a la que yo tuve el placer de asistir.

El single presentación del álbum fue Womanizer, un enérgico tema electro-pop y dance-pop producido por The Outsyders (un grupo de productores de Atlanta desconocidos hasta la fecha) cuyas reveladoras letras acerca de una pareja infiel y el pegadizo estribillo resultaban tremendamente adictivos y lo convertían en un auténtico himno de empoderamiento femenino. ‘Womanizer’ obtuvo un tremendo éxito aquel año y devolvió a Britney Spears a los primeros puestos de las listas de venta: alcanzó el #1 en Estados Unidos y se convirtió en su segundo ‘chart topper’ en la lista americana después de una década (su primer single …Baby One More Time llegó al #1 en 1999). ‘Womanizer’ superó los tres millones y medio de copias digitales en Estados Unidos, haciendo de él su tema más vendido en este formato en tierras americanas. A nivel internacional, el ‘lead single’ de Circus también tuvo un espectacular rendimiento comercial y fue #1 en Francia, Suecia o Canadá y top 5 en Reino Unido, Alemania y Australia. ‘Womanizer’ recibió críticas positivas por parte de los expertos musicales, quienes lo denominaron como el «verdadero single de regreso de Britney» y consiguió una nominación a mejor canción Dance en los premios Grammy. Tras la gran acogida de ‘Womanizer’, el 2 de diciembre (el día del cumpleaños de Britney) se lanzó como segundo single Circus, el tema que daba título al álbum y presentaba la temática circense que acompañaba a este trabajo. Circus es un tema electro-pop con gran uso de sintetizadores producido por Dr. Luke y Benny Blanco en el que Britney utiliza la técnica sing/rap y compara su pasión por el mundo del espectáculo con ser una domadora de circo, mostrando a la perfección la esencia del álbum. Circus tuvo un desempeño comercial muy positivo en Estados Unidos y alcanzó el #3 (#1 en el componente Pop Songs de la lista Billboard), una de sus mejores posiciones en la lista americana y acabó vendiendo más de tres millones de copias. En el resto del mundo Circus no logró este nivel de éxito pero ocupó el top 10 en Australia o Canadá y top 15 en Reino Unido y Alemania.

Como tercer single llegó If U Seek Amy, la aportación de Max Martin al álbum y que se trataba de un marchoso y original tema dance-pop que recordaba a las antiguas producciones del sueco para Britney. If U Seek Amy recibió buenas críticas por ser uno de los temas más pegadizos y bailables del álbum y se alabó la ejecución vocal de Britney sin embargo también resultó muy polémico por sus letras con doble sentido (fonéticamente su título decía ‘F-U-C-K Me’). If U Seek Amy tuvo un desempeño moderado en las listas de venta y ocupó el top 20 en Estados Unidos y Reino Unido, pero sin duda fue una de las apuestas más acertadas como single ya que es uno de los temas más sobresalientes de Circus. El cuarto y último single del álbum fue Radar, originalmente perteneciente al álbum Blackout pero que se incluyó posteriormente como bonus track en Circus y lanzado como single por motivos contractuales con los productores del tema, Bloodshy & Avant. Este tema electro-pop con gran uso de sintetizadores resultaba tremendamente pegadizo y la voz de Britney aparecía muy distorsionada por los trucos de producción. 

Las mejores canciones del álbum, al margen de los singles, son ‘Unusual You’, un magnífico tema dance-pop y synth-pop de atmósfera ambiental producido por Bloodshy & Avant y cantado en forma de balada con un tono melancólico y ‘Kill The Lights’, un enérgico tema electro-pop con influencia urbana reminiscencia de Blackout y producido por Danja en el que Britney trata el tema de la fama y su complicada relación con los paparazzi y medios de comunicación (temática que trató en ‘Piece of Me’). También destacaban ‘Mannequin’, un original y arriesgado tema dance-pop de sonido futurístico en el que lanza dardos envenenados a su ex-marido y ‘Lace and Leather’, un marchoso tema electro-funk que recuerda la Janet Jackson de los años 90. Mientras que Blackout era enteramente up-tempo, en Circus también hay espacio para las baladas, como por ejemplo ‘Out From Under’, producida por Guy Sigsworth y en la que Britney ofrece su lado más vulnerable y emotivo hablando del fin de su matrimonio con Kevin Federline. Sin duda ‘Out From Under’ es uno de temas más destacados del álbum y en mi opinión una de las mejores baladas de toda su trayectoria. Como es costumbre en Britney, la edición deluxe del álbum alberga maravillas como ‘Phonography’, un trepidante tema dance-pop producido por Bloodshy & Avant que resulta el tema más bailable y up-tempo de Circus. Aunque en Circus podemos encontrar algunos de los temas más representativos de su carrera también aparece quizás su peor canción: ‘Mmm Papi’, una de sus pocas incursiones en el Latin-pop pero que resulta francamente decepcionante y olvidable.

En resumen, podemos considerar a «Circus» como el hermano más refinado y pulido de Blackout ya que conserva el estilo electro-pop y los ritmos bailables pero resulta más comercial y accesible para el gran público. Además supuso un importante regreso de la cantante a la escena musical con una imagen sana y recuperada tras los malos momentos sufridos en los últimos años. Circus no es el mejor álbum de su trayectoria pero se puede escuchar prácticamente en su totalidad ya que apenas sobran un par de canciones. Temas imprescindibles: Womanizer, Circus, If U Seek Amy, Phonography, Unusual You, Out From Under y Kill The Lights. Puntuación: 8/10.

Throwback Review: «Oops!… I Did It Again» de Britney Spears

OopsHace unos días se cumplía el 20 aniversario de una de las canciones más famosas e icónicas de Britney Spears y aprovechando el repaso que estoy haciendo a mis discos favoritos, hoy reseñaré el álbum al que pertenece dicha canción, que también forma parte de la lista de mis discos imprescindibles. A principios de 1999, cuando Britney todavía era una adolescente inocente e ingenua, vio la luz su primer disco de estudio, …Baby One More Time, el cual alcanzó el #1 en Estados Unidos y en otros países como Canadá o Alemania y llegó a vender 14 millones de copias en su país natal y más de 25 millones en todo el mundo, todo un récord para una cantante recién llegada al panorama musical gracias a la excepcional acogida del primer single de idéntico título y que lideró las listas de venta de todo el mundo. Este single sigue manteniéndose después de más de 20 años como el mayor éxito de su trayectoria y su videoclip ha marcado historia dentro del mundo del pop y siempre será recordado por una Britney con coletas y vestida de colegiala. Tras el éxito del primer single llegaron ‘Sometimes’, que mostraba su lado más sensible y emotivo o ‘(You Drive Me) Crazy’, otro de los temas más representativos de los inicios de su carrera y que también gozaron de buena acogida en las listas de venta de todo el mundo. Gracias a ‘…Baby One More Time’, Britney Spears estuvo nominada a los premios Grammy como mejor artista revelación, pero le fue arrebatado el galardón por su ami-enemiga y rival Christina Aguilera.

Tras el inmenso éxito de su álbum debut y sin apenas un respiro, en mayo de 2000 Britney Spears publicó su segundo disco, Oops!… I Did It Again, el cual debutó en el #1 de la lista de ventas de Estados Unidos con más de 1’3 millones de copias en su primera semana, la mayor cifra de ventas de una cantante femenina en la historia de la música y que sólo fue superada quince años después por Adele. Con la popularidad de Britney en su mejor momento, ‘Oops!’ fue certificado diamante en tierras americanas con más de 10 millones de ejemplares vendidos y a nivel internacional también tuvo un gran impacto comercial: ocupó el #1 en más de 10 países de todo el mundo incluyendo Canadá, Alemania, Francia o España. En importantes mercados musicales como Reino Unido y Australia el álbum debutó en el #2 pero obtuvo ventas altísimas y superó los 20 millones a nivel mundial. ‘Oops!’ está compuesto por un compendio de marchosos temas de estilo pop y dance-pop y varias baladas que mostraban que el rango vocal de Britney era superior a lo que muchos creían. A pesar de ser un disco eminentemente pop, contiene ligeras influencias funk y R&B y cuenta con dos versiones de temas famosos. El compositor y productor sueco Max Martin, quien fue responsable de ‘…Baby One More Time’, ‘Crazy’ y otra canción de su disco debut, incrementó su participación en el proceso creativo y asumió un papel muy importante en el segundo álbum de Britney Spears y no sólo fueron obra suya los tres primeros singles del disco sino que se encargó de varias canciones más junto a su habitual colaborador Rami y otros músicos suecos asociados al legendario ‘Cheiron Studios’ como Alexander Kronlund, Jörgen Elofsson o Kristian Lundin. El productor Robert ‘Mutt’ Lange y la afamada compositora Diane Warren también contribuyeron con una canción cada uno para este álbum y la propia Britney compuso ‘Dear Diary’, la última canción del álbum.

OopsIDidItAgainSingleCoverEn una estrategia comercial muy similar a la utilizada con su álbum debut, el single presentación de su segundo trabajo discográfico fue el tema que daba título al álbum. Hace 20 años vio la luz Oops!… I Did It Again, el cual ha pasado a la historia como uno de los singles más representativos de la carrera de la cantante de Louisiana. ‘Oops’ estaba compuesto y producido por Max Martin y Rami, guardaba muchas similitudes con ‘…Baby One More Time’ aunque Britney declaraba que «ya no era tan inocente» como antes y en este caso jugaba con los sentimientos de su amante, el cual confunde su ‘flirteo’ con un interés romántico real. ‘Oops!’ no logró despuntar en la lista americana como hizo ‘…Baby’ y sólo ocupó el top 10 en Estados Unidos sin embargo en el resto del mundo el desempeño fue muy superior: alcanzó el #1 en más de 15 países incluyendo Australia, Canadá, España o Reino Unido (donde se convirtió en su tercer single #1). El videoclip de ‘Oops’, ambientado en el planeta Marte y con el icónico traje rojo de látex de Britney también se ha convertido en un clásico de la década del 2000 y en la actualidad supera los 250 millones de visualizaciones en YouTube. Tras el tremendo éxito cosechado por ‘Oops!’ se lanzó como segundo single Lucky, un tema pop de pegadizas letras y con una producción muy similar a la de ‘Oops!’ ya que los responsables seguían siendo Max Martin y Rami. ‘Lucky’, que relata la vida de una estrella del cine que lo tiene todo en la vida (dinero, fama y belleza) pero en realidad se siente sola y desdichada, recibió buenas críticas de los expertos musicales, muchos de los cuales creyeron que la letra de la canción estaba inspirada en su propia vida. Lucky logró un éxito moderado en Estados Unidos, donde apenas ocupó el top 25, pero como es costumbre en el resto del mundo tuvo una mejor acogida y fue #1 en Francia y Alemania y top 5 en Reino Unido, Canadá y Australia.

Como tercer single llegó Stronger, un potente tema dance-pop que recibió grandes críticas por sus letras de auto-empoderamiento («soy más fuerte que ayer») y su declaración de independencia sobre abandonar al amante que te ha engañado y por la ágil ejecución vocal de Britney en el tema. Stronger resultaba un tema muy moderno gracias a su producción vanguardista y adelantada a su tiempo y se convirtió en uno de los ‘fan favorite’ del álbum, además de ocupar el #11 en Estados Unidos o el top 10 en Alemania y Reino Unido. Para mostrar la variedad presente en el álbum, como cuarto y último single se lanzó Don’t Let Me Be The Last To Know, una balada compuesta por Shania Twain y su por entonces marido, el productor Robert ‘Mutt’ Lange, que contenía ciertas influencias de música Country-pop. Este tema recibió buenas opiniones de los expertos y la consideraron como una de sus mejores baladas, aunque a nivel comercial resultó el primer fracaso de Britney en Estados Unidos al no entrar en la lista de venta y en el resto del mundo tuvo un rendimiento comercial muy moderado. Entre las canciones más destacadas del álbum se encuentran ‘Don’t Go Knocking On My Door’, un marchoso tema pop/R&B con toque funk que habla sobre pasar página tras una ruptura, ‘Can’t Make You Love Me’, un enérgico tema dance-pop sobre el amor verdadero, ‘What U See (Is What U Get)’, en el que Britney exige respeto a un amante celoso y cuenta con la producción pop típica de ‘Oops!’, o la emotiva balada ‘Where Are You Now’, en la que encontramos quizás la mejor ejecución vocal de Britney de toda su carrera. En la edición internacional podíamos encontrar ‘Girl In The Mirror’, una bonita balada mid-tempo que se encuentra entre mis favoritas del álbum. Uno de los temas peor recibidos por los críticos fue la versión de ‘(I Can’t Get No) Satisfaction’ de Rolling Stones, a la que Darkchild le dio un toque más ‘funky’ en lugar de su estilo rock original.

Cuando muchos segundos álbumes de artistas que han cosechado gran éxito con su debut suponen una importante caída de ventas o son un sonoro fracaso, no fue éste el caso de Britney Spears, ya que sin superar el éxito sin precedentes de «…Baby One More Time», su segundo trabajo obtuvo unas cifras muy altas y casi cercanas. Además sin desmerecer a su álbum debut, al que le guardo gran cariño por ser el primer CD que compré, en mi opinión «Oops!… I Did It Again» es un disco más completo y superior y aunque la música de Britney no mostró excesiva evolución musical debido a su proximidad en sus fechas de publicación es uno de los álbumes más importantes de la historia del pop, de la década del 2000 y en mi opinión uno de los mejores dentro de la carrera de Britney Spears. Temas imprescindibles: Oops!… I Did It Again, Stronger, What U See (Is What U Get), Lucky, Where Are You Now, Don’t Go Knocking On My Door, Girl In The Mirror y Don’t Let Me Be The Last To Know. Puntuación: 9/10.

Los mejores discos pop de la década 2010-2019

Tras haber realizado el listado a los mejores álbumes dentro del género R&B de la década 2010-2019, ahora le toca el turno a los discos de estilo pop. Al igual que comenté en la otra ocasión, la industria musical ha cambiado a pasos agigantados y mientras que los álbumes lanzados durante los primeros años de la década todavía se regían por los patrones establecidos en la década del 2000 (con unas ventas de CD’s físicos todavía aceptables, un progresivo aumento en las ventas digitales y respaldados por uno o dos singles lanzados con anterioridad a la publicación del disco) los que han visto la luz estos últimos años se han basado en las cifras de streaming y han seguido estrategias promocionales muy diferentes como el lanzamiento de numerosos sencillos (o ‘buzz singles’) por parte de los artistas para tantear el terreno y ver si obtienen apoyo por parte del público, que ahora valora la inmediatez en el consumo de música. En el aspecto musical cabe destacar la gran influencia que ha tenido el sonido electrónico en el pop, de ahí que varios de los discos presentes se encuentren dentro del estilo electro-pop. Los álbumes que pasaré a comentar a continuación son los que en mi opinión he considerado los más influyentes e importantes de la pasada década.

The Truth12. The Truth About Love de Pink.

Pink comenzó el 2010 publicando un álbum de grandes éxitos que resumía lo mejor de la cantante americana durante la década anterior, en la que fue una de las artistas pop más importantes y exitosas. Tras ser madre de una niña fruto de su relación con el motociclista Carey Hart, Pink regresó en 2012 con su sexto disco de estudio, The Truth About Love, en el que no sólo trataba el tema del amor y la turbulenta relación amorosa con su pareja, sino también otros temas como el empoderamiento femenino o la exclusión social. Alecia Moore (el verdadero nombre de Pink) dejó el listón muy alto con su último álbum de estudio, Funhouse, el cual recibió buenas críticas de los expertos musicales, obtuvo ventas millonarias y gozó de gran éxito gracias a singles como ‘So What’, ‘Sober’ o ‘Please Don’t Leave’, por lo que la cantante tenía un reto muy importante con este disco, sin embargo superó todas las expectativas y nos regaló posiblemente su trabajo más maduro y consistente hasta la fecha. The Truth About Love estaba producido principalmente por Greg Kurstin, con producción adicional de sus habituales colaboradores Billy Mann y Max Martin. Este álbum lideró las listas de ventas de Australia, Canadá o Alemania y destacó por el hecho de que consiguió el primer #1 de Pink en Estados Unidos y acabó vendiendo más de 7 millones de copias en todo el mundo gracias a la magnífica acogida de los sencillos lanzados. El primer single del álbum fue Blow Me (One Last Kiss), un marchoso tema dance-pop y electro-pop producido por Greg Kurstin que resultaba un auténtico himno de desamor tras una ruptura y gozó de buena acogida en las listas de venta: fue #1 en Australia y ocupó el top 5 en Estados Unidos y Reino Unido. Pink siguió el mismo patrón que con sus últimos discos y tras un explosivo primer single llegó un tema más lento y profundo, en este caso Try, un medio tiempo pop/rock que suponía uno de los puntos fuertes del álbum tanto por su composición como por la producción y la voz de la cantante. Como suele ocurrir habitualmente con Pink, la elección del tercer single escondía uno de los tesoros del álbum: me estoy refiriendo a Just Give Me a Reason, una preciosa balada que contaba con la colaboración del cantante Nate Ruess y resultó no sólo el single más exitoso del disco sino de toda la trayectoria de Pink. Just Give Me a Reason alcanzó el #1 en Australia, Canadá o Alemania y se convirtió en el cuarto chart-topper de la cantante en Estados Unidos. The Truth About Love es un disco de estilo pop y pop/rock que contiene grandes canciones como ‘Slut Like You’, la única contribución de Max Martin del álbum y que mostraba el habitual lado gamberro de Pink o ‘Here Comes The Weekend’, que contaba con la participación del rapero Eminem. Como gran seguidor de Pink que soy desde sus inicios en el mundo de la música, ningún disco suyo me decepciona pero «The Truth About Love» se encuentra entre los mejores trabajos de su discografía y merece aparecer en este repaso a los álbumes pop más importantes de la pasada década. Puntuación: 8/10.

Animal11. Animal de Ke$ha.

Tras iniciarse en el mundo de la música haciendo coros y componiendo para otros artistas, una joven llamada Kesha Sebert despuntó en la escena musical gracias a su participación en el single ‘Right Round’ del rapero FloRida, el cual alcanzó el #1 en los principales mercados musicales como Reino Unido, Australia o Estados Unidos y supuso el espaldarazo definitivo para iniciar su carrera como cantante. Ke$ha estuvo trabajando en su debut durante años y publicó su primer álbum, Animal, el 1 de enero de 2010, inaugurando la década de la mejor manera posible. La cantante nacida en Los Angeles se rodeó de importantes nombres de la industria musical como Dr. Luke (el cual le fichó en su discográfica, se convirtió en su mano derecha y fue el responsable de la mayor parte de las canciones del disco) además de Max Martin, Greg Kurstin, Ammo o Benny Blanco para dar forma a un álbum encuadrado dentro del sonido dance-pop y electro-pop que tan de moda estaban en aquel momento. El single presentación de Animal fue Tik Tok, un tema electro-pop sumamente adictivo producido por Dr. Luke en el que Ke$ha destacaba por su técnica sing-rap y el uso desmedido de Auto-Tune, que se convertirían en la seña de identidad de la cantante durante los primeros años de su carrera. Tik Tok sorprendió al público por sus pegadizas letras sobre pasarlo bien, vivir la vida y no dejar que nadie te pisotee mientras que relataba un sueño en el que se despertaba siendo un importante rapero rodeado de bellas mujeres y creyéndose una estrella de la música. Tik Tok tuvo un enorme impacto comercial: lideró las listas de venta en más de 20 países de todo el mundo y se convirtió en uno de los temas con mayores ventas digitales de la historia de la música, superando los 10 millones de copias. Tras la espectacular acogida del primer single, la controvertida cantante demostró que su éxito no era flor de un día y lanzó varios singles que nuevamente ocuparon las primeras posiciones en las listas de venta como ‘Your Love Is My Drug’ o ‘Take It Off’. Desde un primer momento Ke$ha destacó por su excéntrica personalidad, su imagen ‘descuidada’ de ‘party girl’ y sus polémicos comentarios pero sin duda cautivó al público joven gracias a unas canciones divertidas, desenfadadas y dirigidas a las pistas de baile, además fue una de las abanderadas del sonido electro-pop que triunfó durante aquellos años. Animal se puede escuchar prácticamente en su totalidad sin apenas saltar ningún tema y resulta uno de los debuts más sólidos de las últimas décadas, por ello merece formar parte de este repaso. Puntuación: 8/10.

Teenage Dream10. Teenage Dream de Katy Perry.

Tras un álbum de rock cristiano publicado con su verdadero nombre, ‘Katy Hudson’ cuando apenas era una adolescente, Katy Perry hizo su debut internacional con One Of The Boys, el cual tuvo un impacto positivo gracias a varios hit singles que ocuparon las primeras posiciones en las listas de venta. Con «One of The Boys» se alejó completamente de la temática cristiana del anterior y estaba formado en su mayoría por marchosos temas pop/rock, power pop y dance-pop, de entre los que destacaban ‘I Kissed a Girl’ y ‘Hot n Cold’, que lograron un gran desempeño comercial y ocuparon el top 5 en los principales mercados musicales. Desde un primer momento, la cantante californiana destacó por su imagen de «Lolita» moderna y sexy, sus extravagantes atuendos y sus canciones de letras irónicas con gran sentido del humor, aunque también resultaron muy controvertidas las que hablaban sobre homosexualidad, como ‘I Kissed a Girl’ o ‘Ur So Gay’. En verano del 2010 Katy Perry regresó al panorama musical con su tercer álbum de estudio, Teenage Dream, el cual seguía la estela musical pop/rock de su anterior disco pero incorporaba gran influencia electro-pop y dance-pop, estilos en los que profundizaría en sus trabajos posteriores. Katy Perry compuso todas las canciones presentes en el álbum, que trataban temas como el amor adolescente, salir de fiesta o el empoderamiento femenino, bajo la producción de importantes nombres de la industria musical como Dr. Luke, Max Martin, StarGate, Benny Blanco, Tricky Stewart o Greg Wells. Gracias al tremendo éxito de los singles lanzados, Teenage Dream debutó en el #1 en las listas de ventas de Estados Unidos, Canadá, Australia o Reino Unido entre otros y superó los 6 millones de copias a nivel mundial, convirtiéndose en uno de los discos más populares y exitosos de aquel año. Si por algo destacó Teenage Dream fue por su excelente elección de los singles lanzados, los cuales gracias a su variedad y gran calidad, 5 de ellos alcanzaron el #1 en la lista americana de manera consecutiva (además de otro #1 no consecutivo perteneciente a la edición deluxe del álbum), logrando un gran hito en la historia de la música, ya que hasta el momento sólo Michael Jackson había logrado 5 singles #1 de un mismo álbum. El single presentación del álbum fue California Gurls, un marchoso tema electro-pop con influencia Disco/funk que contaba con la colaboración del rapero Snoop Dogg y destacó por sus divertidas letras sobre los encantos de las chicas californianas y sobretodo por su polémico videoclip, en el que Katy lucía numerosos y escasos modelitos de lo más estrafalarios. El segundo single fue el tema que daba título al disco, Teenage Dream, que abandonaba el toque gracioso/divertido del single anterior, regresaba al sonido pop/rock y power-pop presente en su primer álbum y hablaba de un amor adolescente. Otros de los singles más destacados del álbum fueron Firework, una de las producciones de StarGate para el álbum y que se ha convertido en uno de los temas más representativos de la carrera de Katy, Last Friday Night, con el que Katy volvía a su lado más fiestero y divertido, E.T., que resultaba uno de los temas más originales y diferentes del disco debido a su gran componente electrónico, su influencia del sonido Trap/Hip-Hop y contaba con la participación del rapero Kanye West o el emotivo The One That Got Away, que hablaba sobre la perdida de un antiguo amor y es uno de mis temas favoritos del disco. Sin duda, «Teenage Dream» es el trabajo más sólido de la trayectoria musical de Katy Perry y uno de los álbumes pop más influyentes de la historia del pop. Puntuación: 8/10.

e754d-kylieaphrodite9. Aphrodite de Kylie Minogue.

Durante la década del 2000, Kylie Minogue protagonizó uno de los regresos más importantes del mundo del pop gracias a Light Years, el cual devolvió a la diva australiana la popularidad perdida tras varios años infructuosos a nivel comercial, y se superó con Fever, con el que regresó a los primeros puestos de las listas de ventas gracias al hit ‘Can’t Get You Out of My Head’ que la catapultó de nuevo al olimpo de las cantantes más importantes del pop. Aunque sus siguientes trabajos, Body Language y X, no lograron igualar el desempeño comercial de Fever, Kylie continuó generando singles de éxito en Reino Unido, Europa y Australia, sus mercados estrella. Con una popularidad en alza y en uno de sus mejores momentos personales y profesionales, la diminuta cantante comenzó la década del 2010 publicando su undécimo álbum de estudio, Aphrodite. Tras el coqueteo con el sonido R&B y electro-pop en Aphrodite y X, Kylie regresó a sus orígenes musicales y nos ofreció un álbum más parecido al estilo de Light Years encuadrado en el dance-pop y Disco con cierto toque electro-pop. La veterana cantante trabajó con importantes nombres de la industria musical como Stuart Price (responsable del éxito de Confessions de Madonna), Calvin Harris, Fraser T Smith, Starsmith o Xenomania para crear uno de los mejores álbumes de Kylie dentro de su extensa trayectoria musical. El single presentación de Aphrodite fue All The Lovers, un magnífico tema electro-pop producido por Stuart Price que fue aclamado por la crítica por sus letras, su gran producción y el gran estribillo, en el que Kylie afirmaba que sus anteriores parejas no se pueden comparar a su actual relación, que por entonces era el modelo español Andrés Velencoso. All The Lovers obtuvo un gran acogida comercial (ocupó el top 10 en Reino Unido, España o Francia), fue catalogado como un clásico de Kylie y se convirtió en un ‘fan favorite’. Este álbum está lleno de interesantes temas up-tempo dirigidos a las pistas de baile como ‘Get Outta My Way’, que fue lanzado como segundo single, ‘Closer’, ‘Cupid Boy’ o ‘Looking For an Angel’, por ello considero «Aphrodite» como uno de los mejores trabajos de Kylie Minogue y un merecedor ocupante de esta lista a los álbumes pop más influyentes de la anterior década. Puntuación: 8/10.

aa678-21adele8. 21 de Adele.

Adele pasó de ser prácticamente una desconocida para el público internacional (no en Reino Unido, donde ya era conocida con su anterior trabajo) a convertirse en la artista revelación del año 2011 gracias a su disco segundo disco de estudio, titulado 21. Este álbum, que mezcla Soul, pop y R&B, está lleno de canciones melancólicas provocadas por la depresión que sufrió tras la ruptura de la cantante con su pareja. Adele compuso las letras de todas las canciones que componen 21 bajo la producción de Paul Epworth, Rick Rubin o Ryan Tedder y además de sus grandes habilidades como compositora destacaba su maravillosa y personal voz, haciendo de la cantante británica una de las más completas y talentosas de las últimas décadas. Uno de los temas más up-tempo y marchosos del disco, Rolling In The Deep, fue elegido como primer single y además de recibir excelentes críticas de los expertos musicales logró ocupar el #1 en las listas de venta de Estados Unidos o Canadá y #2 en Reino Unido, sin embargo el segundo single, Someone Like You, consiguió superar el éxito del primer single y se ha convertido en una de las canciones más exitosas de la historia de la música tras vender más de 15 millones de copias. Esta preciosa balada de desamor inspirada en una relación fallida logró un premio Grammy a mejor actuación pop del año y también recibió una nominación a single británico del año en los premios BRIT. El tercer single single fue Set Fire to the Rain, otro de los puntos fuertes del álbum y personalmente mi favorito. Este tema también consiguió gran éxito y aunque no entró al top 10 en la lista de Reino Unido, se convirtió en el tercer #1 consecutivo en Estados Unidos, donde Adele gozó de un éxito tremendo. Entre lo más destacado de 21 por su gran calidad se encuentran ‘Rumour Has It’, otro de los temas up-tempo del disco y la balada pop/Soul producida por Ryan Tedder ‘Turning Tables’. El éxito comercial de «21» fue descomunal: lideró las listas de ventas de prácticamente todo el mundo, se convirtió en el disco más vendido de la historia en Reino Unido, fue #1 en Estados Unidos durante 24 semanas y superó los 30 millones de ejemplares vendidos a nivel mundial. Dentro de una década dominada por el sonido electrónico y el abuso del Auto-Tune es de agradecer que aparecieran álbumes melódicos y acústicos como «21», donde el centro de las canciones es la fantástica voz de Adele y no existe ningún truco de producción. Puntuación: 8/10.

sia_1000_forms_of_fear7. 1000 Forms of Fear de Sia.

Aunque ya era una afamada compositora solicitada por los mejores cantantes y productores, durante el año 2014 Sia Furler pasó de ser una artista minoritaria y desconocida por el gran público a convertirse en una de las cantantes más importantes del mundo de la música y ocupar las primeras posiciones en las listas de venta con 1000 Forms of Fear, su sexto álbum de estudio pero el primero que despuntó a nivel internacional. La gran acogida que obtuvo la cantante australiana fue sin lugar a dudas gracias al tema Chandelier, el primer single extraído del disco y con el que Sia consiguió una presencia máxima en las radios de todo el planeta. Gracias a la espectacular y personal voz de Sia, sus llamativas letras y su pegadizo estribillo, Chandelier logró un tremendo éxito en todo el mundo y aunque no alcanzó el #1 prácticamente en ningún país fue top 10 en todos los principales mercados musicales. 1000 Forms of Fear estaba formado por baladas y medios tiempos de estilo pop y electro-pop compuestos por la propia Sia bajo la producción de Greg Kurstin. Aunque Chandelier fue sin duda el single más popular del disco también destacan ‘Elastic Heart’, un tema synth-pop con influencia Trap que inicialmente formó parte de la banda sonora de la película «Los Juegos del Hambre» junto al cantante The Weeknd pero más tarde fue lanzado como single en una versión cantada en su totalidad por Sia, ‘Fire Meet Gasoline’, mi canción favorita del álbum, o ‘Big Girls Cry’, en la que habla de su batalla contra sus adicciones al alcohol y las drogas. 1000 Forms of Fear nos dio a conocer a Sia, una artista extremadamente talentosa pero a la vez muy excéntrica ya que durante la promoción del disco decidió no mostrar su rostro y se centró en el aspecto visual de su arte mediante complejas coreografías en sus videoclips y actuaciones en directo realizadas por la bailarina Maddie Ziegler. Sin duda «1000 Forms of Fear» es uno de los mejores y más originales discos de la pasada década, aclamado por los críticos musicales, #1 en las listas de ventas de Estados Unidos, Australia o Canadá y que recibió 4 nominaciones a los premios Grammy. Puntuación: 8/10.

24cf3-loud6. Loud de Rihanna.

Desde sus inicios en el mundo de la música, Rihanna se ha caracterizado por su frenético ritmo de trabajo y prácticamente cada año ha lanzado un disco pero lo más destacable es que a diferencia de otros cantantes que han iniciado una espiral decreciente en su éxito comercial a lo largo de su carrera, a la cantante de Barbados le ha ocurrido lo contrario y álbum tras álbum ha conseguido aumentar su popularidad y acogida comercial. Su tercer álbum «A Girl Gone Bad», con el que su música viró del reggae al pop/R&B más comercial, se convirtió en su espaldarazo definitivo para elevarla al olimpo del pop gracias a temas como ‘Umbrella’ o ‘Don’t Stop The Music’. Tras la etapa oscura que supuso su siguiente disco «Rated R», posterior al maltrato sufrido por su entonces novio Chris Brown, Rihanna volvió a dar un giro a su música y nos sorprendió con un trabajo que nada tenía que ver con Rated R, tanto en temática como en su imagen. A finales de 2010 vio la luz Loud, un álbum más alegre, divertido y positivo, formado por un compendio de temas up-tempo de estilo dance-pop y medios tiempos R&B, aunque también podíamos encontrar influencias reggae y pop/rock. Gracias al excelente rendimiento comercial de los singles lanzados, Loud superó ampliamente las ventas de su anterior disco y casi iguala las de A Girl Gone Bad, el mayor éxito de su carrera. Ocupó el top 5 en Estados Unidos, Australia, Francia o Alemania y fue #1 en Canadá y Reino Unido, donde tuvo un rendimiento excepcional, vendió casi 2 millones de copias y se convirtió en uno de los discos más vendidos del 2010 y 2011. Pocos álbumes han tenido una elección de singles tan acertada: el adelanto de Loud fue Only Girl (In The World), un bailable y marchoso tema dance-pop muy en la línea de ‘Don’t Stop The Music’, producido por el dúo noruego StarGate, colaboradores habituales de Rihanna. Este single fue un auténtico éxito en todo el planeta y ocupó el #1 en más de 10 países. El segundo single, What’s My Name, contaba con la colaboración del rapero canadiense Drake y se trataba de un tema electro-R&B de sonido caribeño que logró nuevamente el #1 en las listas de Estados Unidos y Reino Unido. El tercer sencillo, S&M, era otro potente tema dance-pop dirigido a las pistas de baile que causó gran controversia por su naturaleza erótica y su temática sadomasoquista pero se convirtió en el tercer single consecutivo de Loud en liderar la lista americana. La magnífica racha de singles siguió con la balada rockera ‘California King Bed’ o ‘Man Down’, un pegadizo tema reggae que recuperaba las raíces caribeñas de la cantante. Sin duda Loud es uno de mis discos favoritos de Rihanna y uno de los trabajos pop más influyentes de la pasada década. Puntuación: 8/10.

Jennifer5. Love? de Jennifer Lopez.

Tras tres álbumes de estudio comercialmente exitosos y varios singles #1 en las listas de venta de todo el mundo, Jennifer Lopez pasó de ser una famosa actriz a formar parte del olimpo del pop como una de las cantantes más importantes a principios de la década del 2000. Sin embargo a partir de su cuarto álbum Rebirth, Jennifer inició una espiral decreciente en su éxito comercial y con Brave tocó fondo ya que dicho álbum resultó un sonado fracaso y los niveles de popularidad de la cantante neoyorquina descendieron de manera notoria. En 2009 J.Lo empezó a trabajar en su nuevo trabajo discográfico y lanzó el single anticipo, ‘Louboutins’, cuya promoción fue bastante accidentada, no logró captar la atención del público y supuso uno de los mayores flops del año, lo que llevó a su discográfica Epic a romper su contrato con la cantante de origen puertorriqueño y dejó el futuro del álbum en el aire. Tras este nuevo traspiés, Jennifer Lopez volvió al estudio de grabación y en 2011 vio la luz su séptimo álbum de estudio, Love?, cuyo título hacía referencia a lo confuso que resultaba el amor para ella tras haber sufrido numerosas relaciones fallidas. Love? estaba formado por un compendio de nuevas canciones de sonido dance-pop y electro-pop junto al productor RedOne (responsable del éxito de Lady Gaga) y varios descartes de las sesiones originales del álbum de estilo R&B/pop. Cuando muchos daban por acabada su carrera musical, J.Lo resurgió como el ave fénix con el single On The Floor, que se trataba de un bailable y pegadizo tema dance-pop con influencias latinas que sampleaba la melodía de la lambada. Este marchoso tema producido por RedOne y con la colaboración del rapero latino Pitbull fue uno de los singles más exitosos del año, ocupó el #1 en más de 20 países de todo el mundo y logró numerosos premios. Aunque las canciones de estilo dance-pop y electro-pop dominan Love?, también podemos encontrar temas con influencia R&B como ‘I’m Into You’, un sensual medio tiempo con melodía caribeña que contaba con la colaboración del rapero Lil Wayne y fue lanzado como segundo single del álbum. «Love?» marcó el inicio de Jennifer Lopez dentro del sonido dance-pop, con el que lograría otros éxitos como ‘Dance Again’, perteneciente a su primer disco de grandes éxitos. Aunque la J.Lo más urbana de sus inicios siempre será mi favorita, «Love?» es uno de mis discos preferidos de la veterana cantante y merece formar parte del listado a los mejores álbumes de la década 2010-2019 ya que fue el responsable de devolver de nuevo a Jennifer Lopez a la cima de las listas de venta y está lleno de interesantes canciones como ‘Hypnotico’, ‘Invading My Mind’, ‘One Love’ o ‘Papi’. Puntuación: 8’5/10.

britney-spears-glory4. Glory de Britney Spears.

En el año 2013 Britney Spears publicó su octavo disco de estudio Britney Jean, el cual pese a la mayor implicación de la cantante en la composición y su carácter personal y autobiográfico, recibió ciertas críticas negativas por hecho de haber dejado la entera producción en manos de Will.I.Am, el cual le dio su toque Dance machacón a las canciones up-tempo del álbum, que resultaban básicas y genéricas. Además Britney Jean tuvo un impacto comercial inferior a sus últimos trabajos que fueron #1 en Estados Unidos y cosechó unas ventas muy bajas por la ausencia de promoción por parte de Britney, la cual se embarcó en su residencia de conciertos en Las Vegas. En agosto de 2016, mientras la princesa del pop se encontraba inmersa en su exitosa residencia «Piece of Me» vio la luz su noveno álbum, titulado Glory, el cual también sufrió una escasez de promoción debido a los compromisos de Britney en la ciudad del pecado. Glory se alejaba del sonido electrónico y los temas up-tempo de estilo Dance de su anterior trabajo discográfico para centrarse en un pop más alternativo y diverso con influencias R&B, synth-pop o reggae y un ritmo más calmado. Al igual que con su último disco, Britney tuvo una mayor participación en el proceso creativo y para la producción de «Glory» contó con nombres menos conocidos en la industria musical como Mattman & Robin, BloodPop o Ian Kirkpatrick, pero que fueron responsables de uno de los mejores álbumes pop del año. Dentro de «Glory» abundan medios tiempos y baladas como Make Me…, el primer single del álbum, que tenía una gran influencia R&B y contaba con la colaboración del rapero G-Eazy, o Slumber Party, un tema de carácter muy sensual y con aroma reggae, aunque también podíamos encontrar temas más up-tempo como el marchoso ‘Do You Wanna Come Over?’. Podemos considerar a Glory como un importante paso adelante con respecto al «maldito» Britney Jean ya que recibió criticas muy positivas de los expertos musicales (de las mejores de su carrera) por su ejecución vocal y su versatilidad como cantante y además consiguió unas buenas posiciones en las listas de ventas, entre ellas el #2 en Reino Unido y España o #3 en Estados Unidos y Alemania. Mientras que «Britney Jean» ha envejecido bastante mal con el paso de los años, «Glory» se mantiene fresco y actual ya que no siguió una senda musical en concreto y podemos considerarlo un disco atemporal, diverso y lleno de canciones originales, por todo lo cual está situado en la parte alta de este repaso a los mejores álbumes de la década que acaba de terminar. Puntuación: 9/10.

Robyn-Body-Talk-Pt-33. Body Talk de Robyn.

Robyn se convirtió en una de las cantantes de pop más populares durante la década de los 90 y principios de la década del 2000 no sólo en su Suecia natal sino también en otros países europeos como Reino Unido e incluso contó con un par de hits en Estados Unidos. Tras varios años en silencio, Robyn se tomó su tiempo preparando un proyecto muy original y complejo que consistía en tres mini álbumes o EP’s que componen una trilogía y culminaban en un álbum que contenía las mejores canciones de los tres mini álbumes, llamado Body Talk. En junio de 2010 se puso a la venta el primer EP, Body Talk Part I, que destacaba por contener el single Dancing On My Own, el cual se convirtió en uno de sus temas más famosos y su primer single #1 en la lista de ventas de Suecia, además de ocupar el top 10 en Reino Unido, Dinamarca y Noruega. Este pegadizo tema electro-pop habla de la soledad de la cantante en la pista de baile mientras observa a su pareja engañarle con otra mujer. ‘Dancing On My Own’ está co-producido por Robyn y Patrik Berger y es el ejemplo perfecto del estilo electro-pop que triunfaba en el año 2010. Este primer EP fue bastante exitoso en Europa y estaba producido en su mayoría por el músico sueco Klas Ahlund. Tres meses después llegó Body Talk Part II, con Hang With Me como single presentación, que se trataba de un interesante tema electro-pop y aunque no logró despuntar en el resto del mundo como ‘Dancing On My Own’, fue #2 en su nativa Suecia. Esta segunda entrega contenía un sonido más electrónico, era más marchosa que la primera parte e incluía grandes canciones como ‘Love Kills’ o ‘U Should Know Better’, con influencia del sonido Hip Hop y que contaba con la colaboración del rapero Snoop Dogg. En noviembre llegó el álbum completo, «Body Talk», que recogía los singles y las mejores canciones de las dos primeras entregas y 5 nuevos temas, los cuales también se pusieron a la venta el mismo día de manera separada como el EP Body Talk Part III. El single presentación fue Indestructible, una auténtica joya electro-pop que ya apareció en una versión acústica en la segunda entrega. Entre los temas nuevos destacaba el magnífico «Time Machine», que supuso la esperada colaboración de Robyn con su viejo conocido Max Martin o el marchoso ‘Call Your Girlfriend’, el segundo single y una de las mejores canciones del disco. Para este álbum, la rubia cantante mostró su lado más original y extravagante, con unos videoclips muy atrevidos e impactantes y un look muy desenfadado aunque con el toque habitual de tristeza que suele tener la cantante sueca. En resumen, «Body Talk» fue un proyecto muy interesante, original, ambicioso y repleto de buenas canciones de estilo electro-pop y dance-pop, donde destaca la maravillosa voz de Robyn y la magistral producción de Klas Ahlund. Sin duda uno de los mejores álbumes electro-pop de todos los tiempos, de ahí que forme parte de este repaso a los mejores álbumes de la década pasada. Puntuación: 9/10.

14614170850342. Electra Heart de Marina and the Diamonds.

La cantante galesa Marina and the Diamonds hizo su debut en el mundo de la música en el año 2010 con The Family Jewels, que recibió buenas críticas de los expertos musicales por las originales letras de sus canciones y la personal voz de Marina, que contaba con registros muy diversos. El segundo álbum de estudio de Marina Diamandis llegó en 2012 y se trataba de un álbum conceptual acerca de las diferentes vertientes que tiene una mujer y cuyo personaje principal era Electra Heart, la cual reúne los estereotipos femeninos de la cultura del Sueño Americano y describe los altibajos que sufre toda mujer, como las rupturas amorosas y las complejas relaciones con los hombres. Durante la promoción de este álbum Marina lució una estética retro, muy ‘girlie’, que representaba a perfección la imagen de Electra Heart. Con respecto a su anterior disco la principal diferencia es la evolución musical ya que Electra Heart profundiza en el sonido electro-pop, tan de moda durante esos años aunque Marina incorporaba un sonido pop/rock más indie y alternativo, con influencia de la música electrónica de los años 80 y 90. Este sonido más comercial se debió a la colaboración de Marina con algunos de los mejores productores musicales del panorama musical como Rick Nowels, Dr. Luke o Greg Kurstin, quienes le dieron al disco un toque más bailable y marchoso aunque además de enérgicos temas electro-pop y dance-pop también hay varias baladas que muestran el lado más vulnerable y emotivo de la cantante. La elección de los singles no pudo ser más acertada ya que los tres sencillos lanzados son los temas más sobresalientes de este proyecto tan original. Primadonna fue el primer single extraído y el tema que mejor acogida recibió en las listas de venta y está basado en sus propias experiencias amorosas y en la imagen que su ex-pareja tenía de ella. Este magnífico tema destaca por el amplio registro vocal de Marina, que alterna registros muy altos en el estribillo y bajos durante las estrofas de la canción. ‘Power & Control’, el segundo single, era una auténtica joya electro-pop y fue muy bien recibido por los expertos musicales y considerado como el mejor tema del álbum. Como tercer y último single se lanzó How To Be Heartbreaker, un pegadizo y original tema electro-pop y pop/rock con unas letras sorprendentes acerca de cómo ser el perfecto rompecorazones. Con «Electra Heart», Marina and the Diamonds consiguió el #1 en la lista de ventas británica y aunque su rendimiento fue moderado en el resto del mundo, el álbum logró entrar en el top 40 de la lista americana. En definitiva, Electra Heart es uno de los mejores álbumes de la pasada década por numerosos motivos, como el magnífico conjunto de canciones presentes, la gran elección de los singles, la inconfundible voz de Marina que tiene infinidad de matices, su gran talento como compositora que siempre sorprende gracias a unas letras originales e imaginativas y su peculiar estilo que no deja indiferente a nadie. Puntuación: 9/10.

Femme Fatale1. Femme Fatale de Britney Spears.

Tras pasar unos duros momentos personales y profesionales durante la promoción de «Blackout» (a pesar de ser calificado como uno de los mejores álbumes pop de la historia de la música por los expertos) Britney Spears remontó durante la era Circus, en la que recuperó el éxito perdido, mejoró su imagen pública y recobró el estatus de pop star. Britney comenzó la década de la mejor manera posible y en 2011 publicó Femme Fatale, su séptimo álbum de estudio y uno de los más sólidos de su amplio catálogo musical. En «Circus», Britney se reunió con su habitual colaborador Max Martin tras un largo tiempo sin trabajar juntos y en «Femme Fatale» se convirtió en el productor ejecutivo del álbum junto a Dr. Luke, quien también participó en varios temas de Circus (incluido el exitoso tema que da título al disco). Aunque Max Martin y Dr. Luke se encargaron de la mayoría de temas de Femme Fatale, también participaron otros importantes nombres como Darkchild, StarGate, Bloodshy (la mitad de Bloodshy & Avant, responsables de su hit Toxic), Will.I.Am o Fraser T Smith, los cuales crearon un álbum dirigido a las pistas de baile formado por temas up-tempo de estilo dance-pop y electro-pop. Sin duda el punto fuerte del álbum fue la gran elección de los singles lanzados, quizás la mejor de toda la carrera de Britney. El enérgico ‘Hold It Against Me’ fue el single presentación del álbum y logró el #1 en lista americana (el cuarto single #1 para Britney y segundo consecutivo tras ‘3’) sin embargo el single más memorable de la era Femme Fatale fue Till The World Ends, aclamado por la crítica y que se convirtió en uno de los temas más radiados del 2011. La excelente racha de singles continuó con el pegadizo tema dance-pop ‘I Wanna Go’, que resultó el tercer top 10 consecutivo de Britney en la lista americana y «Criminal», un original tema mid-tempo de estilo folk con melodía de flauta que en ausencia de baladas era el tema más calmado del álbum. «Femme Fatale» debutó en el #1 en la lista americana, convirtiéndose en el sexto álbum de Britney Spears que llegaba a la posición de honor de Billboard y acabó siendo certificado platino por más un millón de ejemplares distribuidos. Con 6 álbumes #1 en Estados Unidos, Britney entró en el selecto club de cantantes femeninas con más discos #1 junto a Mariah Carey y Janet Jackson (más tarde se uniría Beyoncé). En el resto del mundo Femme Fatale también logró una buena acogida comercial: fue #1 en Canadá y Australia y top 10 en los principales mercados musicales como Reino Unido, Alemania o España. Pese a que fue muy criticado el hecho de que Britney no participara en el proceso de creación de Femme Fatale y fuera una marioneta en manos de los productores, lo cierto es que el equipo que trabajó en este álbum creó uno de sus mejores álbumes de su carrera y personalmente el mejor que ha publicado durante la anterior década, de ahí que sitúe al séptimo disco de Britney en la posición de honor de esta lista. Puntuación: 9/10.

The Best of Pop: «…Baby One More Time» de Britney Spears

baby_one_more_time_albumEl pasado 12 de enero se cumplieron 20 años del lanzamiento de uno de los álbumes más icónicos e importantes dentro de la historia de la música, me refiero por supuesto a …Baby One More Time de Britney Spears. Tal y como comentó la Princesa del Pop en sus redes sociales, ni ella misma puede creer que hayan pasado ya dos décadas desde que vio la luz su álbum debut, y agradeció a sus millones de seguidores el apoyo incondicional que ha recibido de ellos durante toda su trayectoria profesional. Aunque podría parecer que el 20 aniversario de la publicación de su disco más famoso ha sido motivo de celebración para Britney, lo cierto es que la cantante no está pasando por su mejor momento personal, ya que su padre está gravemente enfermo y ha decidido cancelar todos sus compromisos profesionales, incluyendo «Domination», su próxima residencia de shows en Las Vegas, la cual tenía prevista comenzar el mes de febrero. Recordemos que Jamie Spears fue el mayor apoyo de Britney tras la famosa crisis que sufrió en el año 2007, cuando le fue retirada la custodia de sus hijos y se le declaró incapaz de manejar su fortuna y cuidar de sus dos pequeños. Tras ese duro revés, Jamie se convirtió en el tutor legal de Britney, tomando por ella todas las decisiones personales, profesionales y económicas, y lo más importante ayudándola a salir de esa oscura etapa, ya que gracias su incondicional apoyo, resurgiría más tarde como un ave fénix con Womanizer y su disco Circus. Desde el blog MiSTeR MuSiC me gustaría mandar todo mi cariño y apoyo a Britney Spears y deseo que su padre se recupere lo más pronto posible, y como homenaje a una de mis artistas favoritas voy a hacer la reseña de …Baby One More Time, uno de mis discos preferidos de todos los tiempos (en concreto fue uno de los primeros CD’s que compré).

Tras participar en el Club Disney americano junto a otros jóvenes cantantes y actores que más tarde se convertirían en estrellas del cine y la música como Justin Timberlake, Ryan Gosling o Christina Aguilera, Britney Spears formó parte brevemente de un grupo femenino llamado Innosense e hizo audiciones para varias discográficas interpretando canciones de Whitney Houston o Toni Braxton, las cuales rechazaron a la joven cantante argumentando que lo que buscaban en esos momentos eran grupos del tipo Backstreet Boys o Spice Girls y no artistas solistas, sin embargo los ejecutivos de Jive quedaron asombrados con la audición de Britney interpretando «I Have Nothing» de Whitney y decidieron hacerle un contrato y ficharla en su discográfica. Britney, con tan sólo 16 años, viajó a Suecia para trabajar con Max Martin, Rami y Denniz Pop en los famosos estudios de grabación Cheiron de Estocolmo, donde ya grabaron anteriormente estrellas del pop como la sueca Robyn o las boy-bands Five y Backstreet Boys. Bajo las astutas manos de Max Martin, la inocente Britney Jean grabó varias de las canciones de su disco debut, incluyendo un tema que fue rechazado por el grupo americano TLC y el cual cambiaría su vida. Estoy hablando obviamente de …Baby One More Time, el single debut de Britney Spears, el cual irrumpió las radios en octubre de 1998 y se convirtió en uno de los mayores éxitos de toda la historia de la música. Este tema, originalmente llamado «Hit Me One More Time» fue ofrecido a varios grupos (como por ejemplo Five) antes de caer en manos de Britney y sus letras y título tuvieron que ser modificados en parte para adaptarlo a la perspectiva de una adolescente. Este single alcanzó el #1 en las listas de venta de más de 20 países (incluyendo los mercados musicales más importantes como Estados Unidos, Canadá, Alemania, Australia, Reino Unido, Francia o España), vendió 10 millones de copias en todo el mundo y la catapultó a lo más alto del panorama pop. No sólo la canción tuvo un tremendo impacto entre la juventud, sino que su videoclip causó sensación en internet, mostrando a una Britney ataviada como una colegiala sexy que hacía diversas coreografías en el colegio donde se grabó la legendaria película Grease, demostrando que además era una gran bailarina. 

baby-one-more-timeTras este éxito sin precedentes para una artista adolescente, el 12 de enero de 1999 se puso a la venta el disco debut de Britney, titulado también …Baby One More Time en intento por rentabilizar la enorme popularidad obtenida por el single de idéntico nombre. El álbum, respaldado por un single triunfal, obtuvo una extraordinaria acogida en todo el mundo: fue #1 en Estados Unidos, Canadá o Alemania, y ocupó el #2 en Reino Unido, España o Australia. En Estados Unidos debutó en lo más alto con unas discretas 121 mil copias, pero pasados los meses y gracias al apoyo de los siguientes singles promocionales, el álbum acabó siendo certificado diamante por ventas superiores a los 10 millones de copias (actualmente es 14 veces platino en USA), convirtiéndose en la artista americana más joven en obtener un disco de diamante, un hito que sólo lo habían logrado anteriormente cantantes de la talla de Alanis Morissette o Shania Twain. Alrededor del mundo …Baby One More Time ha vendido más de 25 millones de ejemplares, pasando a la lista de los álbumes más vendidos de todos los tiempos. Pero el éxito de Britney no fue flor de un día, y una vez acabada la extensa promoción del primer single, en abril de 1999 lanzó el segundo sencillo del álbum, titulado Sometimes. Esta romántica balada mid-tempo fue compuesta por Jorgen Elofsson y co-producida junto a Per Magnusson, ambos miembros de Cheiron Studios. Aunque era imposible superar el tremendo éxito del single precedente, Sometimes tuvo un desempeño comercial muy positivo en todo el mundo, ocupando el #2 en Australia o el #3 en Reino Unido, sin embargo en la lista americana fue un éxito moderado y sólo alcanzó el puesto #21. Como tercer single se lanzó el marchoso y enérgico (You Drive Me) Crazy, otra de las aportaciones de Max Martin al disco y que con el tiempo se ha convertido en uno de los temas más icónicos del álbum y una de las canciones más representativas de toda su la carrera, por lo que fue una auténtica delicia que Britney la rescatara para el repertorio de su residencia Piece of Me. Este tema dance-pop contaba con un sonido muy similar al de …Baby One More Time aunque resultaba más bailable, y para su lanzamiento como single se optó por la versión «The Stop Remix». Crazy superó las posiciones de Sometimes en las listas de venta y obtuvo el segundo top 10 para Britney en Estados Unidos, además de alcanzar el top 5 en Reino Unido, Francia y Canadá. Como cuarto single para los mercados europeos se optó por el melódico tema euro-pop Born To Make You Happy, uno de los momentos más profundos del álbum y en el que Britney alcanza sus notas más altas, mientras que para Estados Unidos, Canadá y Australia se lanzó From The Bottom of My Broken Heart, una de las grandes baladas del disco, con la que la joven cantante de Louisiana anotó otro top 20 en la lista americana. Producido por Kristian Lundin, Born To Make You Happy por su parte resultó más popular y una apuesta más acertada para el mercado internacional, y gozó de una gran acogida en Reino Unido, donde logró su segundo single #1, además de ocupar el top 5 en Alemania y Suecia.

…Baby One More Time está formado por un compendio de marchosos temas dance-pop y de clásicas baladas, convirtiéndose junto con «Oops! I Did It Again» en los dos trabajos de Britney con un mayor número de baladas dentro de su catálogo musical. Dentro de los temas más bailables encontramos «I Will Be There», la tercera aportación de Max Martin al disco, que destacaba por el uso de guitarra eléctrica, resultó una de las canciones favoritas de los fans y hubiera sido una gran apuesta como single, o «Deep In My Heart», otro marchoso tema muy noventero que sólo fue incluido en la versión internacional del álbum. El álbum incluye también una cuestionable versión del tema «The Beat Goes On» de Cher. En lo que a baladas se refiere, hay que mencionar que el famoso productor Eric Foster White fue el responsable de la mayoría de ellas, entre las que destacan «E-Mail My Heart», donde sorprende la ejecución vocal de Britney, «I Will Still Love You», un dueto junto al cantante Don Philip o la antes mencionada «From The Bottom of My Broken Heart». Meses más tarde el álbum fue re-editado con varios temas más, como el marchoso «Autumn Goodbye», que previamente apareció como cara-B del single …Baby One More Time, o la bonita balada «I Never Stop Loving You».

Sin duda, …Baby One More Time se ha convertido no sólo en uno de los álbumes más exitosos de la historia de la música sino en uno de los más influyentes dentro de la década de los 90 y en general de todos los tiempos, ya que fue clave en la época dorada que vivió el género Pop a finales de los 90 y principios del 2000 y sirvió de inspiración a una generación entera de cantantes, que más tarde copiarían el estilo de Britney y su puesta en escena. Este álbum ha aparecido en numerosas listas que lo sitúan como uno de los referentes de la música pop, y consiguió múltiples premios (entre ellos Billboard y American Music Awards) aunque perdió el codiciado Grammy a mejor nuevo artista a manos de su ami-enemiga Christina Aguilera. Aunque desde su aparición en el mundo de la música las habilidades vocales de Britney Spears fueron puestas en entredicho, sus actuaciones en directo criticadas y se le acusó en numerosas ocasiones de hacer play-back, es justo reconocer que dentro del álbum …Baby One More Time podemos encontrar algunos de sus momentos más memorables vocalmente hablando de su carrera, además cabe destacar que durante la promoción de esta era, la cantante actuó en numerosas ocasiones en directo demostrando que puede defenderse perfectamente en vivo aún con los inconvenientes que tiene cantar mientras se realizan complejas coreografías. Obviamente el registro vocal de Britney es mucho más limitado y plano que el de su compañera Christina Aguilera (con la que fue comparada hasta la saciedad en los inicios de su carrera) sin embargo es justo reconocer el talento de Britney como cantante en este magnífico álbum. En definitiva, …Baby One More Time es una obra maestra del pop que sigue resultando un auténtico placer escucharlo aunque hayan pasado ya 20 años. Puntuación: 8’5/10.

Britney: Domination

Britney_Domination_logoEl pasado 12 de octubre, Britney Spears hizo una aparición en el show de Ellen DeGeneres para hacer un importante anuncio, aunque en realidad «el anuncio era que iba a hacer un gran anuncio el día 18 de octubre» según las propias palabras de la cantante. Muchas especulaciones surgieron en torno a esta breve e inexplicable aparición de Britney en el show de Ellen: algunos pensaron que la Princesa del Pop anunciaría el lanzamiento de un nuevo single o álbum, aunque la mayoría de sus seguidores teníamos claro que se trataba del anuncio de una nueva residencia en Las Vegas, e incluso en las redes sociales se barajaron diferentes nombres entre ellos «Britney One More Time» en honor a su single debut «…Baby One More Time» que cumple 20 años este mismo mes de octubre. Y así fue, el día 18 Britney Spears viajó a la ciudad del pecado para presentar su nueva residencia, llamada Britney: Domination, que comenzará el 13 de febrero del año que viene y por ahora tiene previstos 32 shows hasta el mes de agosto. Britney: Domination tomará el relevo a Britney: Piece of Me, una lucrativa residencia que duró 4 años (desde diciembre de 2013 hasta la Nochevieja de 2017) y generó más de 135 millones de dólares gracias a los casi 250 shows que dio Britney en Las Vegas, convirtiéndose en una de las residencias más exitosas de todos tiempos. La gran diferencia con respecto a «Piece of Me» es su cambio de ubicación, ya que Britney abandona el hotel y casino Planet Hollywood para trasladarse al famoso Park MGM (antiguamente Casino Monte Carlo) donde actualmente Cher está presentando su residencia Classic Cher. No se conocen más detalles acerca de Domination ya que la presencia de Britney fue vista y no vista durante la presentación de esta nueva residencia, pero lo que sí sabemos es que será un show completamente diferente al anterior, y Britney cobrará más de 500 mil dólares por show, superando a Celine Dion que hasta entonces era la artista mejor pagada de Las Vegas.

Desde un principio «Piece of Me» recibió buenas críticas por parte de los expertos musicales debido a la espectacularidad del show, la gran energía de Britney en sus coreografías, la increíble puesta en escena, los numerosos cambios de vestuario y lo más importante, una gran elección de los temas interpretados, ya que repasaba todos sus grandes éxitos, sin embargo también recibió opiniones negativas debido a que Britney hacía play-back durante la mayor parte del show, algo que fue negado por parte del equipo de la cantante, alegando que Britney cantaba en directo pero se apoyaba en «una pista grabada» debido a que el show requiere una gran coreografía y en ciertos momentos es complicado cantar y bailar a la vez. Dejando a un lado las acusaciones de play-back o la actitud incómoda y huraña de la cantante durante los Meet & Greet donde debía conocer y hacerse fotos con sus fans, lo que está claro es que Britney Spears ha sido la responsable de revitalizar el concepto de residencia, antiguamente asociado a veteranos artistas en decadencia cuya carrera profesional estaba en horas bajas. El éxito de Piece of Me también ha contribuido a modernizar la vida nocturna en Las Vegas y a cambiar su habitual demografía, aumentando el público joven de manera notoria, además de sentar precedentes en la industria musical, ya que desde entonces numerosos artistas han seguido los pasos de Britney y se han embarcado en una residencia, como Jennifer Lopez o Mariah Carey.

Mucha controversia ha creado entre sus fans el hecho de que Britney haya pasado estos últimos años atada a una residencia en Las Vegas, ya que la promoción de sus dos últimos discos «Britney Jean» y «Glory» se ha visto resentida, lo que ha repercutido negativamente a las ventas de ambos álbumes, además de la imposibilidad de realizar giras de conciertos de manera internacional debido a su contrato de exclusividad. Puntualmente pudo hacer una mini-gira asiática en 2017, y una vez que Britney terminó sus compromisos profesionales con Planet Hollywood, llevó la gira Piece of Me (eso sí, calcada de su residencia) por la costa este de Estados Unidos y Europa durante este verano. Tras el anuncio de Domination la pregunta que muchos nos hacemos es: ¿Es acertada la idea de una nueva residencia? ¿Convertirá a Britney en una artista asociada exclusivamente a las residencias pasando factura a su éxito internacional? Sólo el futuro lo dirá.