Archivo de la etiqueta: N’Sync

Throwback Review: “Celebrity” de N’SYNC

Celebrity_coverYa he comentado en numerosas ocasiones que mi época musical favorita es la que rodea al año 2000, cuando el fenómeno fan dominaba las listas de venta y triunfaban estrellas del pop como Britney Spears, Christina Aguilera, Backstreet Boys o N’Sync, y que también coincide con la época de auge del género R&B, cuando vivía sus mejores momentos y se expandía de Estados Unidos al resto del mundo gracias a Destiny’s Child, TLC o Brandy. Por ello durante el 2000 muchos artistas de pop, sobretodo americanos, empezaron a trabajar con productores de música negra y adoptaron el estilo de artistas de R&B debido al gran éxito de este género, y se produjo una fusión entre el pop y el R&B, lo que podríamos denominar como urban-pop. Un ejemplo perfecto de este fenómeno es el grupo americano N’SYNC, que debutó en el mundo de la música en el año 1997 con su álbum homónimo y dio el pelotazo con su segundo álbum No Strings Attached, publicado en el año 2000 y que vendió 13 millones de álbumes en Estados Unidos y logró gran éxito gracias a los temas “Bye Bye Bye” y “It’s Gonna Be Me”, que dominaron las listas de venta de aquel año. N’Sync, como la mayoría de grupos de pop del momento, aprovechando su boom en las listas de ventas y su gran éxito, publicó sus álbumes con gran agilidad y casi sin respiro puso a la venta en 2001 su tercer trabajo discográfico, llamado Celebrity. Este álbum estaba compuesto por marchosos y bailables temas dance-pop con gran influencia del sonido R&B tan de moda en aquellos momentos y varias baladas. Este conjunto de temas estaba respaldado por productores pop de la talla de Max Martin o Kristian Lundin y por otros encuadrados dentro de la musica R&B/Hip Hop como The Neptunes o Darkchild. Cabe destacar que para este trabajo los componentes Justin Timberlake y JC Chasez asumieron un papel más activo en la composición y también co-produjeron varios de los temas del álbum.

El primer single fue Pop, que a pesar del título no era una canción de pop en sentido estricto sino que se trataba de un tema dance-pop con gran componente electrónico. Este tema, que originalmente se iba a llamar “Dirty Pop”, no recibió muy buenas críticas, solamente ocupó el #19 en la lista de ventas de Estados Unidos y destacó más por su videoclip, que recibió numerosos premios MTV. A pesar de ser elegido como primer single no es de mis  canciones favoritas del álbum ni la mejor representación de las magníficas canciones presentes en Celebrity. Como segundo single, N’Sync cambiaron totalmente de registro y lanzaron Gone, una emotiva balada R&B con influencia Soul compuesta y cantada en su totalidad por Justin, que obtuvo buenas críticas por parte de los expertos. El lanzamiento de este single coincidió trágicamente con los atentados del 11-S pero aún así obtuvo mejores posiciones en las listas de venta que Pop y fue #11 en Estados Unidos, aunque resultó un flop en el resto del mundo. Cada single lanzado fue más exitoso que el anterior en lista americana y Girlfriend se convirtió en el tema más vendido del álbum, logrando el #5 (obteniendo además la tercera mejor posición de un single de N’Sync en Estados Unidos), y también ocupó grandes posiciones en el resto del mundo: #1 en Canadá, #2 en Reino Unido y Australia y top 10 en Alemania. Este tema R&B compuesto por Justin y producido por The Neptunes se lanzó en una versión diferente a la del álbum con la colaboración del rapero Nelly y es el tema de Celebrity con mayor toque Hip Hop. Muchos comentaron que el hecho de que los 3 temas escogidos como singles fueran compuestos y cantados principalmente por Justin Timberlake fue la razón de que éste se lanzara en solitario y de la posterior separación del grupo. Incluso Lance, componente de N’Sync, criticó este hecho y declaró que las composiciones de JC Chasez eran superiores.

Mis temas favoritos de Celebrity combinan una parte pop, reminiscencia del anterior álbum de N’Sync, unido a un toque R&B moderno, y son precisamente los temas más marchosos del disco. Dichos temas son “Tell Me, Tell Me… Baby”, la única participación de Max Martin en el álbum, “Up Against The Wall”, con influencia del sonido Garage, “Just Don’t Tell Me That” y “That Girl (Will Never Be Mine)”, producidos por Kristian Lundin y que recuerdan a temas de su anterior álbum, en concreto That Girl tiene un cierto parecido a “It’s Gonna Be Me”. Celebrity debutó nuevamente en el #1 en la lista americana al igual que su anterior álbum, con más de 1’8 millones de ejemplares vendidos en su primera semana, convirtiéndose en el segundo álbum con mayores ventas en la primera semana de toda la historia de la música por detrás de ellos mismos, con “No Strings Attached”. Celebrity acabó siendo certificado cinco veces platino en Estados Unidos por ventas superiores a 5 millones de copias, y aunque también fue #1 en Canadá y #5 en Alemania, las ventas a nivel internacional fueron más bajas que las de los anteriores álbumes. En resumen, Celebrity es el perfecto ejemplo de álbum de urban-pop de principios del 2000, que combina magistralmente una moderna producción, las grandes voces de Justin y JC unidas a las harmonías del resto de miembros de N’Sync, y una exquisita colección de canciones llenas de ritmo y energía que contienen el espíritu del pop de principios del 2000 con un gran aroma R&B que le dan el toque perfecto. Si yo hubiera grabado un disco durante esa época posiblemente sería como Celebrity. Puntuación: 8’5/10. Celebrity – Amazon

Anuncios

The Best of Pop: “No Strings Attached” de N’SYNC

Nsync_-_No_Strings_AttachedEl 2000 fue un gran año para la música y muchas de mis canciones favoritas fueron lanzadas este año, cuando el fenómeno fan vivía sus mejores momentos y varias de las boy-bands y jóvenes promesas del pop vivían su apogeo en el mundo de la música. El género R&B también vivía su época dorada a principios de la década del 2000 y debido al éxito de este tipo de música en las listas de venta y radios de todo el mundo (sobretodo en Estados Unidos), hizo que la música pop se influenciara en gran medida del R&B, lo que dio lugar al subgénero llamado urban-pop, que era un pop muy comercial y accesible con un toque de R&B, y cuyos máximos exponentes fueron Britney Spears, Christina Aguilera o los protagonistas de este post, N’SYNC. El grupo formado por Justin, JC, Chris, Lance y Joey, publicó su primer álbum de estudio en 1997 en Europa y un año más tarde en Estados Unidos, debutó en el #2 de la lista americana y acabó siendo certificado diamante por ventas superiores a los 10 millones de copias. Tras la gran acogida del primer álbum, N’SYNC publicaron en el año 2000 su segundo disco de estudio, titulado No Strings Attached, el cual debutó en el #1 de la lista americana con 2’4 millones de copias vendidas en la primera semana, estableciendo un récord a las mayores ventas en una semana de toda la historia de la lista Billboard. Este álbum se mantuvo durante 8 semanas consecutivas en el #1 y acabó vendiendo 12 millones de copias en Estados Unidos.

Aunque en sus inicios N’SYNC fueron comparados con Backstreet Boys y estuvieron a la sombra de ellos, después del tremendo éxito que lograron con sus dos primeros álbumes, dejaron de ser tratados como la copia de los chicos de la calle de atrás para convertirse en una de las boy-bands más importantes y exitosas de todos los tiempos, además intentaron desmarcarse de los típicos grupos masculinos incorporando R&B a su estilo musical, creando un fresco sonido urban-pop con el triunfaron en todo el mundo. En “No Strings Attached” siguieron trabajando con algunos de los productores de su primer disco, como Max Martin o Kristian Lundin, pero incorporaron nuevos productores como She’kspere o Babyface, quienes les ayudaron a conseguir su sonido deseado y dieron un toque R&B a la música de N’SYNC. Bye Bye Bye fue el primer single del álbum, consiguió gran éxito, logrando el #4 en Estados Unidos, el #1 en Australia y el top 10 en Reino Unido, y se convirtió en una de las canciones más populares del grupo. Uno de los puntos fuertes del disco y mi tema favorito es It’s Gonna Be Me, con el que N’SYNC consiguieron su primer y único #1 en la lista americana y que también tuvo buena acogida en el mercado internacional. Con su pegadizo ritmo, la gran producción obra de Max Martin y la particular forma de Justin Timberlake de pronunciar “Me”, convierten a este tema en una de las joyas de la música del 2000. Otros de los temas más destacados son la balada “This I Promise You” y “I’ll Never Stop”, un marchoso tema dance-pop reminiscencia de su primer trabajo. “No Strings Attached” es un gran álbum que resume a la perfección el fenómeno pop que tuvo lugar a principios del 2000 y muestra el sonido urban-pop que triunfó durante esos años. No Strings Attached – Amazon