Throwback Review: ‘Teenage Dream’ de Katy Perry

Teenage DreamTras lanzar un álbum de rock cristiano bajo su verdadero nombre, ‘Katy Hudson’, cuando apenas era una adolescente, la cantante americana Katy Perry hizo su debut internacional con el álbum One Of The Boys, el cual tuvo un impacto moderadamente positivo gracias a una serie de hit singles que ocuparon las primeras posiciones en las listas de venta. Este álbum se alejó completamente de la temática cristiana del anterior, mostró una imagen más sexy y provocativa y estaba formado principalmente por marchosos temas pop/rock, power pop y dance-pop, de entre los que destacaban ‘I Kissed a Girl’ y ‘Hot n Cold’, que lograron un gran desempeño comercial y ocuparon el top 5 en los principales mercados musicales. Desde un primer momento, la cantante californiana destacó por su imagen de «Lolita» moderna, sus extravagantes atuendos y sus canciones de letras irónicas con gran sentido del humor, aunque también resultaron muy controvertidas las que hablaban sobre la homosexualidad, especialmente ‘I Kissed a Girl’ o ‘Ur So Gay’. En agosto de 2010 Katy Perry regresó al panorama musical con su tercer álbum de estudio, Teenage Dream, que seguía la estela musical pop/rock de su anterior disco pero incorporaba gran influencia electro-pop y dance-pop, estilos en los que profundizaría en sus trabajos posteriores. Katy Perry compuso todas las canciones presentes en el álbum, que trataban temas como el amor adolescente, salir de fiesta o el auto-empoderamiento, bajo la producción de importantes nombres de la industria musical como Dr. Luke, Max Martin, StarGate, Benny Blanco, Tricky Stewart o Greg Wells. Si por algo destacó Teenage Dream fue por su excelente elección de los singles lanzados, 5 de los cuales alcanzaron el #1 en la lista americana de manera consecutiva (además de otro #1 no consecutivo perteneciente a la re-edición del álbum) logrando un hito en la historia de la música, ya que hasta la fecha sólo Michael Jackson había conseguido 5 singles #1 de un mismo álbum. Teenage Dream debutó en lo más alto de la lista americana de álbumes y gracias al éxito de los singles acabó vendiendo 3 millones de copias en Estados Unidos. Alrededor del mundo también gozó de gran éxito: fue #1 en Australia, Canadá y Reino Unido y top 5 en España, Francia y Alemania y superó los 10 millones de copias a nivel mundial, convirtiéndose en uno de los discos más populares y vendidos de los años 2010 y 2011.

El single presentación del álbum fue California Gurls, un marchoso tema electro-pop con influencia Disco/funk producido por Dr. Luke y Max Martin que cuenta con la colaboración del rapero Snoop Dogg y cuyas divertidas letras hacen referencia a los encantos de las chicas californianas, como respuesta al tema ‘Empire State of Mind’ de Jay-Z y Alicia Keys que hablaba de la ciudad natal de ambos, Nueva York. California Gurls resultó muy exitoso en las listas de venta: fue #1 en Canadá, Reino Unido, Australia o Estados Unidos, donde se convirtió en su segundo single #1 tras ‘I Kissed a Girl’. California Gurls destacó sin duda por su colorido videoclip ambientado en ‘Candyfornia’, un mundo lleno de dulces y caramelos en el que Katy lucía numerosos y estrafalarios modelitos. El segundo single fue la canción que daba título al disco, Teenage Dream, que se trataba de un tema pop/rock y electro-pop de corte retro producido por Dr. Luke y Max Martin que hablaba de un amor adolescente y con el que Katy abandonaba el toque gracioso y divertido del single anterior para retomar al estilo presente en su anterior álbum. Teenage Dream continuó el éxito del primer single: fue #1 en la lista americana y ocupó el #2 en Canadá, Australia y Reino Unido. Como tercer single se lanzó Firework, un tema dance-pop producido por StarGate que contiene letras inspiradoras sobre el auto-empoderamiento y se ha convertido en uno de los temas más representativos de la carrera de Katy. Firework tuvo un excelente desempeño comercial alrededor del mundo y ocupó el top 5 en las listas de venta de Reino Unido, Australia o Alemania, pero destacó por su gran éxito en Estados Unidos, donde se convirtió en el tercer single #1 del álbum, acabó vendiendo más de 10 millones entre copias físicas y digitales y fue certificado diamante en tierras americanas. Ya en 2011 se lanzó como cuarto single E.T., que se trataba de un oscuro tema mid-tempo de estilo electro-pop que destacaba por su gran influencia del sonido Trap/Hip-Hop y se lanzó en una nueva versión con la participación del rapero Kanye West. Este tema resultaba muy futurístico, hablaba sobre enamorarse de una persona muy diferente utilizando metáforas de extraterrestres y recibió críticas mixtas por parte de los expertos musicales. El quinto single fue Last Friday Night, un marchoso tema pop/rock y dance-pop producido por Dr. Luke y Max Martin con el que Katy regresaba a su lado más fiestero y divertido. Last Friday Night contó con un remix con la colaboración de la gran Missy Elliott, consiguió el quinto single #1 del álbum en Estados Unidos y también tuvo buen desempeño en el resto del mundo: fue #1 en Canadá, top 5 en Australia y top 10 en Reino Unido. Como sexto single llegó The One That Got Away, un emotivo tema dance-pop producido por Max Martin y Dr. Luke y cantado por Katy en forma de balada que relata la pérdida de un antiguo amor. Pese a ser uno de los temas más sobresalientes del álbum (y personalmente uno de mis favoritos) ‘The One That Got Away’ rompió la excelente racha de singles que lideraban la lista americana y ocupó el #3, aunque nuevamente fue certificado multi-platino como los anteriores sencillos.

Aunque el álbum fue muy bien desgranado, merece la pena reseñar otras canciones como ‘Circle The Drain’, que se trata de un enérgico tema rock up-tempo con influencia Dance/Disco producido por Tricky Stewart cuyas letras hacen referencia al comportamiento auto-destructivo de un ex-novio drogadicto (con toda seguridad Travie McCoy, con quien Katy salió durante un par de años antes de Russell Brand) y que gracias a su uso como sencillo promocional ocupó el top 30 en Canadá y el top 60 en la lista americana. También destacan ‘Who Am I Living For?’, una balada con gran componente electrónico producida por Tricky Stewart en la que habla sobre mantener sus convicciones y ser fiel a sus valores o ‘Hummingbird Heartbeat’, un potente tema rock con influencia del hard-rock de los años 80 que está dedicado a su pareja por entonces, el cómico Russell Brand, «quien le hace latir su corazón tan rápido como lo hacen los colibríes». En todos los álbumes de Katy Perry hay una canción que es mejor olvidar y en este caso es ‘Peacock’, un tema dance-pop de letras vulgares y explícitas sobre el miembro masculino que posiblemente ostente el título de la peor canción que ha grabado la cantante de Santa Bárbara en toda su carrera. 

Aunque Teenage Dream tuvo un gran impacto comercial y destacó por su longevidad en las listas de venta, las críticas por parte de los expertos musicales fueron muy variadas (algunos tacharon al álbum de sobre-producido y la ejecución vocal de Katy como mediocre) pero esto no impidió que fuera nominado a varios premios Grammy, incluyendo álbum del año y mejor álbum de pop vocal. En 2002 el álbum fue re-editado bajo el título ‘Teenage Dream: The Complete Confection’ con nuevas canciones inéditas entre las que destacaron los singles ‘Part of Me’, que también logró el #1 en la lista americana y ‘Wide Awake’. En mi opinión, teniendo en cuenta que nunca me he considerado un gran fan de Katy Perry, considero que Teenage Dream es el trabajo más sólido de su trayectoria musical, resulta muy superior a sus siguientes álbumes y es uno de los discos pop más influyentes y exitosos de la década del 2010-2019. Temas imprescindibles: The One That Got Away, Teenage Dream, Firework, E.T., California Gurls, Circle The Drain y Last Friday Night. Puntuación: 8/10.

Crítica de ‘Smile’ de Katy Perry

SmileLa casualidad ha querido que la hija que estaba esperando Katy Perry haya nacido precisamente un día antes del lanzamiento de su esperado nuevo álbum. Daisy Dove Bloom es el nombre de la primera hija de la cantante californiana, fruto de su relación intermitente con el actor Orlando Bloom, con quien se le relaciona desde el año 2016. Podríamos decir que el nacimiento de la hija de Katy Perry le va a deparar muchas más alegrías que Smile, su sexto álbum de estudio, que promete ser uno de los mayores flops de la temporada teniendo en cuenta el tibio desempeño comercial de los singles lanzados como anticipo, algunos de los cuales sólo serán incluidos como ‘bonus track’ en el disco debido a su escaso apoyo por parte del público. Smile tenía previsto su lanzamiento el pasado día 14 de agosto, pero su fecha fue trasladada dos semanas más tarde por motivos de post-producción y finalmente ha sido el 28 cuando ha visto la luz el nuevo álbum de Katy Perry, en una maniobra poco acertada por parte de su sello discográfico ya que ha resultado ser un día de gran competencia con importantes trabajos discográficos a la venta. Smile está formado por 12 temas en su edición estándar (16 en la deluxe) encuadrados dentro del pop con numerosos elementos dance-pop y electro-pop, aunque resulta un álbum más orgánico y con menor componente electrónico que Witness, el anterior trabajo de Katy. La artista de 35 años ha compuesto todos los temas de Smile con la ayuda de importantes nombres de la industria musical como StarGate, The Monsters & The Strangerz, Johan Carlsson, Ian Kirkpatrick o Charlie Puth entre otros y como curiosidad cabe destacar que su habitual colaborador Max Martin no forma parte de este proyecto, después de haber trabajado de manera extensa en sus discos Teenage Dream, Prism y Witness. Según Katy Perry, su nuevo disco narra los duros episodios vividos por la cantante tras la fatídica era ‘Witness’, en la que su sobre-exposición en los medios de comunicación y sus polémicos comentarios, unidos al mediocre desempeño comercial del álbum, le pasaron factura tanto a nivel profesional como personal (incluyendo depresión e intento de suicidio) y con Smile «ha encontrado la luz al final del oscuro túnel» y recuperado la sonrisa perdida.

Para dar con el ‘supuesto’ primer single de este proyecto tenemos que remontarnos a mayo de 2019, cuando vio la luz Never Really Over, el cual se trataba de un alegre y animado tema electro-pop que contenía una interpolación de una canción de la artista noruega Dagny y estaba producido por Zedd, con quien Katy ya había colaborado anteriormente. Aunque ‘Never Really Over’ no resultó un hit de la talla de ‘California Gurls’ o ‘Roar’, sí supuso un importante avance con respecto al desempeño comercial de los singles de su anterior álbum y dio un respiro a la maltrecha situación comercial que vivía la cantante. ‘Never Really Over’ ocupó el top 10 en Australia o Canadá y alcanzó el top 20 en Reino Unido y Estados Unidos, aunque resultaba la posición más baja de un ‘lead single’ de Katy en tierras americanas, si es que podemos denominar así a este tema ya que por entonces no tenía intención de lanzar nuevo álbum. Unos meses después llegó Small Talk, un coqueto tema synth-pop producido por Johan Carlsson y Charlie Puth que resultaba un buen ‘album track’ pero no terminaba de funcionar como single y prueba de ello fue su mediocre desempeño comercial, con el que regresaba a los peores días de Witness. Durante el resto del año la cantante nacida en Santa Bárbara siguió lanzando singles para tantear el terreno y ver si contaba con suficiente apoyo por parte del público como para poder respaldar la publicación de su ‘hipotético’ nuevo álbum, como Harleys in Hawaii, un tema pop de aire veraniego con influencia reggae que no pasaba más allá de ser el track 10 de un álbum. Ya en 2020 llegó Never Worn White, una insípida balada a piano en cuyo videoclip Katy desveló que estaba embarazada de su primera hija y meses después mientras el mundo se encontraba sumido en la pandemia del coronavirus lanzó Daisies, acompañado del típico videoclip grabado en el jardín de su casa debido al confinamiento. Daisies se trataba de un tema pop con guitarras acústicas producido por The Monsters & The Strangerz que recibió mejores críticas que sus últimos temas y consiguió un desempeño moderado en las listas de venta (fue top 40 en Reino Unido, Australia y Estados Unidos, su mejor posición desde ‘Never Really Over’). Un mes antes de la llegada del álbum, una embarazadísima Katy lanzaba como enésimo single el tema que da título al disco y resultaba una de las apuestas más comerciales y apropiadas de cara a apoyar un proyecto considerado para muchos ya insalvable. Smile es un alegre y marchoso tema pop up-tempo producido por Oligee en el que la cantante agradece todos los cambios ocurridos en su vida recientemente y que le han permitido volver a sonreír, lo que lo convierte en un himno de superación personal. El avanzado estado de embarazo de Katy Perry no ha impedido la grabación de un videoclip promocional para Smile, en el que por primera vez adopta la temática circense presente en el álbum y la vemos, tanto en persona como de manera animada, disfrazada de ‘payasa’ con diferentes atuendos.

Entre las canciones más destacadas de ‘Smile’ encontramos ‘Cry About It Later’, un bailable tema dance-pop en cuyos créditos aparece Oscar Holter, artífice de los últimos éxitos de The Weeknd, ‘Not The End of The World’, un adictivo tema electro-pop con influencia Trap y melodía enigmática que recuerda a su hit ‘E.T.’, ‘Teary Eyes’, uno de los temas más up-tempo del álbum que cuenta con sonido electro-pop y dance-pop reminiscencia de Witness y en el que Katy afirma seguir bailando mientras llora (una metáfora de seguir adelante a pesar de los problemas) o ‘Tucked’, en el que podemos apreciar guitarras sintetizadas y cierto toque pop/rock que nos devuelve a la era Teenage Dream. También merece la pena mencionar los momentos más calmados del álbum, como ‘Resilient’, un bonito tema mid-tempo producido por el dúo noruego StarGate, nuevamente con temática de ser fuerte y seguir adelante, o ‘What Makes a Woman’, que comienza como una balada pop casi acústica para convertirse en un tema electro-pop más rítmico y destaca por sus letras dedicadas a su hija, en las que le desea que durante su vida logre conseguir sus sueños sin límites de ningún tipo. Como se intuía debido a su mínimo impacto comercial, ‘Small Talk’ y ‘Never Worn White’ forman parte de la edición deluxe del álbum junto a varios remixes de ‘Daisies’.

En definitiva, aunque en ‘Smile’ presenciamos una vuelta de Katy Perry a sus orígenes más pop y dentro de él podemos encontrar algunos temas bastante dignos que narran el arduo proceso de la cantante hasta recuperar la sonrisa, la mayoría de ellos no tienen ese ‘hit potential’ que sí existía en discos como Teenage Dream, el cual resulta una sucesión ‘non stop’ de magníficas canciones. Si esta escasez de canciones verdaderamente arriesgadas y originales lo unimos a una desastrosa estrategia promocional, hacen de este álbum un proyecto un tanto disparatado y poco centrado. Hay varios puntos que restan credibilidad a Smile: en primer lugar está la estética circense que acompaña al disco, la cual ha sido explotada hasta la saciedad en el mundo del pop (ejemplos memorables son ‘Circus’ de Britney Spears, ‘Funhouse’ de Pink o ‘Back To Basics’ de Christina Aguilera) y por otra, Katy no ha seguido un concepto claro a lo largo de sus lanzamientos, porque la estética de payasos rompe con la imagen hippy, retro y maternal que la cantante nos presentó en los singles Never Really Over, Small Talk y Daisies respectivamente, lo que evidencia una falta de cohesión y una cierta improvisación en su proceso de creación. En resumen, más que un proyecto verdaderamente centrado, ‘Smile’ es una variada y agradable playlist que incluye todos los singles que Katy lleva lanzando durante estos últimos años, pero aún así lo considero un álbum superior a ‘Witness’, que pese a incluir ciertos temas interesantes resultó un despropósito de era. Puntuación: 6’5/10.

Katy Perry anuncia la salida de Smile, su nuevo álbum

SmileLa era Witness resultó todo un despropósito: desde la horripilante portada del álbum, la disparatada estrategia comercial, la poco acertada elección de los singles, sus polémicas declaraciones y su sobreexposición en los medios de comunicación durante aquella época no sólo hicieron que Katy Perry obtuviese los peores resultados de su carrera y pasase por su momento más bajo de popularidad sino que hicieron mella en salud mental y la obligaron a desconectar durante en tiempo del mundo de la música para encontrar paz espiritual. Es cierto que ‘Witness’ se convirtió en el tercer #1 de la cantante en Estados Unidos y obtuvo buenas cifras en su primera semana, sin embargo las ventas pronto se estancaron debido a la modesta acogida de los singles lanzados, de los cuales sólo destacaron ‘Chained To The Rhythm’, el cual alcanzó el top 5 en la lista americana y ‘Swish Swish’, que se volvió viral debido al famoso baile que aparecía en su videoclip aunque apenas pasó de un top 50. Un resultado francamente decepcionante para una artista de la talla de Katy Perry, la cual venía de conseguir dos sencillos #1 con ‘Prism’ y de encadenar 5 singles #1 con su legendario álbum ‘Teenage Dream’. Tras la gira mundial de ‘Witness’ y debido al desgaste mental sufrido durante la promoción del álbum, la cantante californiana decidió retirarse temporalmente del mundo de la música y una vez que estuvo recuperada comenzó a grabar nuevos temas pero declaró que en esta nueva etapa iba a lanzar canciones «no para los charts sino para el corazón» quedando implícito que su discográfica ya no aspiraba a repetir los éxitos del pasado por lo que daba la libertad a Katy de lanzar las canciones que verdaderamente le gusten, además aseguró que no iba a seguir el estresante patrón de single-álbum-tour del pasado sino que se iba a tomar las cosas con calma y lanzar nuevas canciones una vez que terminara de grabarlas sin intención de publicar disco en próximas fechas.

Tras varias colaboraciones con otros artistas, en mayo de 2019 Katy Perry puso fin a su sequía musical y lanzó Never Really Over, el ‘supuesto’ single anticipo de su nuevo proyecto, todavía sin fecha de publicación ni título definitivo. Se trataba de un alegre tema electro-pop que contenía una interpolación de una canción de la artista noruega Dagny y estaba producido por Zedd, con quien Katy había colaborado recientemente. Aunque ‘Never Really Over’ no resultó un hit de la talla de ‘California Gurls’ o ‘Roar’, sí supuso un importante avance con respecto al desempeño comercial de los singles de su anterior álbum y dio un respiro a la maltrecha situación comercial que vivía la cantante. ‘Never Really Over’ ocupó el top 10 en Australia o Canadá y alcanzó el top 20 en Reino Unido y Estados Unidos, aunque resultaba la posición más baja de un ‘lead single’ de Katy en tierras americanas, si es que podíamos denominar así a este tema. Unos meses después llegó Small Talk, un coqueto tema synth-pop producido por Johan Carlsson y Charlie Puth que resultaba un buen ‘album track’ pero no terminaba de funcionar como single y prueba de ello fue su mediocre desempeño comercial, con el que regresaba a los peores días de ‘Witness’. Durante el resto del año Katy Perry siguió lanzando singles para tantear el terreno y ver si contaba con suficiente apoyo por parte del público como para poder respaldar la publicación de su ‘hipotético’ nuevo álbum, como Harleys in Hawaii, un tema pop de aire veraniego con influencia reggae que no pasaba más allá de ser el track 10 de un álbum. Ya en 2020 llegó Never Worn White, una insípida balada a piano en cuyo videoclip Katy desveló que estaba embarazada de su primer hijo y meses después mientras el mundo se encontraba sumido en la pandemia del coronavirus lanzó Daisies, acompañado del típico videoclip grabado en el jardín de su casa debido al confinamiento. Daisies se trataba de un tema pop con guitarras acústicas producido por The Monsters & The Strangerz que recibió mejores críticas que sus últimos temas y consiguió un desempeño moderado en las listas de venta.  

Esta misma semana, Katy Perry ha revelado que su nuevo álbum de estudio se llamará Smile, será publicado a mediados de agosto y ha desvelado su portada, en la que la cantante aparece como un payaso triste en contraposición con el alegre título del álbum, una imagen que a priori no presagia nada bueno (al igual que cuando presenciamos la horrible carátula de ‘Witness’) sobre el futuro de esta nueva era y nos hace preguntarnos si resultará tan caótica y controvertida como la anterior. En primer lugar la estética circense ha sido explotada hasta la saciedad en el mundo del pop: ejemplos memorables son ‘Circus’ de Britney Spears, ‘Funhouse’ de Pink o ‘Back To Basics’ de Christina Aguilera, y por otra parte, esta estética rompe con la imagen hippy, retro y maternal que Katy nos ha presentado en los singles Never Really Over, Small Talk y Daisies respectivamente, si es que estos temas finalmente pasan a formar parte del ‘track list’ del disco. Después de numerosos singles sin un apoyo masivo por parte del público y una estrategia promocional tan poco centrada y coherente, no sé que le deparará esta era a Katy Perry por lo que tendremos que esperar al 14 de agosto, fecha en que verá la luz Smile, para escuchar el resto del contenido del álbum.

Los mejores discos pop de la década 2010-2019

Tras haber realizado el listado a los mejores álbumes dentro del género R&B de la década 2010-2019, ahora le toca el turno a los discos de estilo pop. Al igual que comenté en la otra ocasión, la industria musical ha cambiado a pasos agigantados y mientras que los álbumes lanzados durante los primeros años de la década todavía se regían por los patrones establecidos en la década del 2000 (con unas ventas de CD’s físicos todavía aceptables, un progresivo aumento en las ventas digitales y respaldados por uno o dos singles lanzados con anterioridad a la publicación del disco) los que han visto la luz estos últimos años se han basado en las cifras de streaming y han seguido estrategias promocionales muy diferentes como el lanzamiento de numerosos sencillos (o ‘buzz singles’) por parte de los artistas para tantear el terreno y ver si obtienen apoyo por parte del público, que ahora valora la inmediatez en el consumo de música. En el aspecto musical cabe destacar la gran influencia que ha tenido el sonido electrónico en el pop, de ahí que varios de los discos presentes se encuentren dentro del estilo electro-pop. Los álbumes que pasaré a comentar a continuación son los que en mi opinión he considerado los más influyentes e importantes de la pasada década.

The Truth12. The Truth About Love de Pink.

Pink comenzó el 2010 publicando un álbum de grandes éxitos que resumía lo mejor de la cantante americana durante la década anterior, en la que fue una de las artistas pop más importantes y exitosas. Tras ser madre de una niña fruto de su relación con el motociclista Carey Hart, Pink regresó en 2012 con su sexto disco de estudio, The Truth About Love, en el que no sólo trataba el tema del amor y la turbulenta relación amorosa con su pareja, sino también otros temas como el empoderamiento femenino o la exclusión social. Alecia Moore (el verdadero nombre de Pink) dejó el listón muy alto con su último álbum de estudio, Funhouse, el cual recibió buenas críticas de los expertos musicales, obtuvo ventas millonarias y gozó de gran éxito gracias a singles como ‘So What’, ‘Sober’ o ‘Please Don’t Leave’, por lo que la cantante tenía un reto muy importante con este disco, sin embargo superó todas las expectativas y nos regaló posiblemente su trabajo más maduro y consistente hasta la fecha. The Truth About Love estaba producido principalmente por Greg Kurstin, con producción adicional de sus habituales colaboradores Billy Mann y Max Martin. Este álbum lideró las listas de ventas de Australia, Canadá o Alemania y destacó por el hecho de que consiguió el primer #1 de Pink en Estados Unidos y acabó vendiendo más de 7 millones de copias en todo el mundo gracias a la magnífica acogida de los sencillos lanzados. El primer single del álbum fue Blow Me (One Last Kiss), un marchoso tema dance-pop y electro-pop producido por Greg Kurstin que resultaba un auténtico himno de desamor tras una ruptura y gozó de buena acogida en las listas de venta: fue #1 en Australia y ocupó el top 5 en Estados Unidos y Reino Unido. Pink siguió el mismo patrón que con sus últimos discos y tras un explosivo primer single llegó un tema más lento y profundo, en este caso Try, un medio tiempo pop/rock que suponía uno de los puntos fuertes del álbum tanto por su composición como por la producción y la voz de la cantante. Como suele ocurrir habitualmente con Pink, la elección del tercer single escondía uno de los tesoros del álbum: me estoy refiriendo a Just Give Me a Reason, una preciosa balada que contaba con la colaboración del cantante Nate Ruess y resultó no sólo el single más exitoso del disco sino de toda la trayectoria de Pink. Just Give Me a Reason alcanzó el #1 en Australia, Canadá o Alemania y se convirtió en el cuarto chart-topper de la cantante en Estados Unidos. The Truth About Love es un disco de estilo pop y pop/rock que contiene grandes canciones como ‘Slut Like You’, la única contribución de Max Martin del álbum y que mostraba el habitual lado gamberro de Pink o ‘Here Comes The Weekend’, que contaba con la participación del rapero Eminem. Como gran seguidor de Pink que soy desde sus inicios en el mundo de la música, ningún disco suyo me decepciona pero The Truth About Love se encuentra entre los mejores trabajos de su discografía y merece aparecer en este repaso a los álbumes pop más importantes de la pasada década. Puntuación: 8/10.

Animal11. Animal de Ke$ha.

Tras iniciarse en el mundo de la música haciendo coros y componiendo para otros artistas, una joven llamada Kesha Sebert despuntó en la escena musical gracias a su participación en el single ‘Right Round’ del rapero FloRida, el cual alcanzó el #1 en los principales mercados musicales como Reino Unido, Australia o Estados Unidos y supuso el espaldarazo definitivo para iniciar su carrera como cantante. Ke$ha estuvo trabajando en su debut durante años y publicó su primer álbum, Animal, el 1 de enero de 2010, inaugurando la década de la mejor manera posible. La cantante nacida en Los Angeles se rodeó de importantes nombres de la industria musical como Dr. Luke (el cual le fichó en su discográfica, se convirtió en su mano derecha y fue el responsable de la mayor parte de las canciones del disco) además de Max Martin, Greg Kurstin, Ammo o Benny Blanco para dar forma a un álbum encuadrado dentro del sonido dance-pop y electro-pop que tan de moda estaban en aquel momento. El single presentación de Animal fue Tik Tok, un tema electro-pop sumamente adictivo producido por Dr. Luke en el que Ke$ha destacaba por su técnica sing-rap y el uso desmedido de Auto-Tune, que se convertirían en la seña de identidad de la cantante durante los primeros años de su carrera. Tik Tok sorprendió al público por sus pegadizas letras sobre pasarlo bien, vivir la vida y no dejar que nadie te pisotee mientras que relataba un sueño en el que se despertaba siendo un importante rapero rodeado de bellas mujeres y creyéndose una estrella de la música. Tik Tok tuvo un enorme impacto comercial: lideró las listas de venta en más de 20 países de todo el mundo y se convirtió en uno de los temas con mayores ventas digitales de la historia de la música, superando los 10 millones de copias. Tras la espectacular acogida del primer single, la controvertida cantante demostró que su éxito no era flor de un día y lanzó varios singles que nuevamente ocuparon las primeras posiciones en las listas de venta como Your Love Is My Drug o Take It Off. Desde un primer momento Ke$ha destacó por su excéntrica personalidad, su imagen ‘descuidada’ de ‘party girl’ y sus polémicos comentarios pero sin duda cautivó al público joven gracias a unas canciones divertidas, desenfadadas y dirigidas a las pistas de baile, además fue una de las abanderadas del sonido electro-pop que triunfó durante aquellos años. Animal se puede escuchar prácticamente en su totalidad sin apenas saltar ningún tema y resulta uno de los debuts más sólidos de las últimas décadas, por ello merece formar parte de este repaso. Puntuación: 8/10.

Teenage Dream10. Teenage Dream de Katy Perry.

Tras un álbum de rock cristiano publicado con su verdadero nombre, ‘Katy Hudson’ cuando apenas era una adolescente, Katy Perry hizo su debut internacional con One Of The Boys, el cual tuvo un impacto positivo gracias a varios hit singles que ocuparon las primeras posiciones en las listas de venta. Con ‘One of The Boys’ se alejó completamente de la temática cristiana del anterior y estaba formado en su mayoría por marchosos temas pop/rock, power pop y dance-pop, de entre los que destacaban ‘I Kissed a Girl’ y ‘Hot n Cold’, que lograron un gran desempeño comercial y ocuparon el top 5 en los principales mercados musicales. Desde un primer momento, la cantante californiana destacó por su imagen de «Lolita» moderna y sexy, sus extravagantes atuendos y sus canciones de letras irónicas con gran sentido del humor, aunque también resultaron muy controvertidas las que hablaban sobre homosexualidad, como ‘I Kissed a Girl’ o ‘Ur So Gay’. En verano del 2010 Katy Perry regresó al panorama musical con su tercer álbum de estudio, Teenage Dream, el cual seguía la estela musical pop/rock de su anterior disco pero incorporaba gran influencia electro-pop y dance-pop, estilos en los que profundizaría en sus trabajos posteriores. Katy Perry compuso todas las canciones presentes en el álbum, que trataban temas como el amor adolescente, salir de fiesta o el empoderamiento femenino, bajo la producción de importantes nombres de la industria musical como Dr. Luke, Max Martin, StarGate, Benny Blanco, Tricky Stewart o Greg Wells. Gracias al tremendo éxito de los singles lanzados, Teenage Dream debutó en el #1 en las listas de ventas de Estados Unidos, Canadá, Australia o Reino Unido entre otros y superó los 6 millones de copias a nivel mundial, convirtiéndose en uno de los discos más populares y exitosos de aquel año. Si por algo destacó Teenage Dream fue por su excelente elección de los singles lanzados, los cuales gracias a su variedad y gran calidad, 5 de ellos alcanzaron el #1 en la lista americana de manera consecutiva (además de otro #1 no consecutivo perteneciente a la edición deluxe del álbum), logrando un gran hito en la historia de la música, ya que hasta el momento sólo Michael Jackson había logrado 5 singles #1 de un mismo álbum. El single presentación del álbum fue California Gurls, un marchoso tema electro-pop con influencia Disco/funk que contaba con la colaboración del rapero Snoop Dogg y destacó por sus divertidas letras sobre los encantos de las chicas californianas y sobretodo por su polémico videoclip, en el que Katy lucía numerosos y escasos modelitos de lo más estrafalarios. El segundo single fue el tema que daba título al disco, Teenage Dream, que abandonaba el toque gracioso/divertido del single anterior, regresaba al sonido pop/rock y power-pop presente en su primer álbum y hablaba de un amor adolescente. Otros de los singles más destacados del álbum fueron Firework, una de las producciones de StarGate para el álbum y que se ha convertido en uno de los temas más representativos de la carrera de Katy, Last Friday Night, con el que Katy volvía a su lado más fiestero y divertido, E.T., que resultaba uno de los temas más originales y diferentes del disco debido a su gran componente electrónico, su influencia del sonido Trap/Hip-Hop y contaba con la participación del rapero Kanye West o el emotivo The One That Got Away, que hablaba sobre la perdida de un antiguo amor y es uno de mis temas favoritos del disco. Sin duda, Teenage Dream es el trabajo más sólido de la trayectoria musical de Katy Perry y uno de los álbumes pop más influyentes de la historia del pop. Puntuación: 8/10.

e754d-kylieaphrodite9. Aphrodite de Kylie Minogue.

Durante la década del 2000, Kylie Minogue protagonizó uno de los regresos más importantes del mundo del pop gracias a Light Years, el cual devolvió a la diva australiana la popularidad perdida tras varios años infructuosos a nivel comercial, y se superó con Fever, con el que regresó a los primeros puestos de las listas de ventas gracias al hit ‘Can’t Get You Out of My Head’ que la catapultó de nuevo al olimpo de las cantantes más importantes del pop. Aunque sus siguientes trabajos, Body Language y X, no lograron igualar el desempeño comercial de Fever, Kylie continuó generando singles de éxito en Reino Unido, Europa y Australia, sus mercados estrella. Con una popularidad en alza y en uno de sus mejores momentos personales y profesionales, la diminuta cantante comenzó la década del 2010 publicando su undécimo álbum de estudio, Aphrodite. Tras el coqueteo con el sonido R&B y electro-pop en Aphrodite y X, Kylie regresó a sus orígenes musicales y nos ofreció un álbum más parecido al estilo de Light Years encuadrado en el dance-pop y Disco con cierto toque electro-pop. La veterana cantante trabajó con importantes nombres de la industria musical como Stuart Price (responsable del éxito de Confessions de Madonna), Calvin Harris, Fraser T Smith, Starsmith o Xenomania para crear uno de los mejores álbumes de Kylie dentro de su extensa trayectoria musical. El single presentación de Aphrodite fue All The Lovers, un magnífico tema electro-pop producido por Stuart Price que fue aclamado por la crítica por sus letras, su gran producción y el gran estribillo, en el que Kylie afirmaba que sus anteriores parejas no se pueden comparar a su actual relación, que por entonces era el modelo español Andrés Velencoso. All The Lovers obtuvo un gran acogida comercial (ocupó el top 10 en Reino Unido, España o Francia), fue catalogado como un clásico de Kylie y se convirtió en un ‘fan favorite’. Este álbum está lleno de interesantes temas up-tempo dirigidos a las pistas de baile como Get Outta My Way, que fue lanzado como segundo single, Closer, Cupid Boy o Looking For an Angel, por ello considero Aphrodite como uno de los mejores trabajos de Kylie Minogue y un merecedor ocupante de esta lista a los álbumes pop más influyentes de la anterior década. Puntuación: 8/10.

aa678-21adele8. 21 de Adele.

Adele pasó de ser prácticamente una desconocida para el público internacional (no en Reino Unido, donde ya era conocida con su anterior trabajo) a convertirse en la artista revelación del año 2011 gracias a su disco segundo disco de estudio, titulado 21. Este álbum, que mezcla Soul, pop y R&B, está lleno de canciones melancólicas provocadas por la depresión que sufrió tras la ruptura de la cantante con su pareja. Adele compuso las letras de todas las canciones que componen 21 bajo la producción de Paul Epworth, Rick Rubin o Ryan Tedder y además de sus grandes habilidades como compositora destacaba su maravillosa y personal voz, haciendo de la cantante británica una de las más completas y talentosas de las últimas décadas. Uno de los temas más up-tempo y marchosos del disco, Rolling In The Deep, fue elegido como primer single y además de recibir excelentes críticas de los expertos musicales logró ocupar el #1 en las listas de venta de Estados Unidos o Canadá y #2 en Reino Unido, sin embargo el segundo single, Someone Like You, consiguió superar el éxito del primer single y se ha convertido en una de las canciones más exitosas de la historia de la música tras vender más de 15 millones de copias. Esta preciosa balada de desamor inspirada en una relación fallida logró un premio Grammy a mejor actuación pop del año y también recibió una nominación a single británico del año en los premios BRIT. El tercer single single fue Set Fire to the Rain’, otro de los puntos fuertes de 21 y personalmente mi favorito. Este tema también consiguió gran éxito y aunque no entró al top 10 en la lista de Reino Unido, se convirtió en el tercer #1 consecutivo en Estados Unidos, donde Adele gozó de un éxito tremendo. Entre lo más destacado de 21 por su gran calidad se encuentran ‘Rumour Has It’, otro de los temas up-tempo del disco y la balada pop/Soul producida por Ryan Tedder ‘Turning Tables’. El éxito comercial de 21 fue descomunal: lideró las listas de ventas de prácticamente todo el mundo, se convirtió en el disco más vendido de la historia en Reino Unido, fue #1 en Estados Unidos durante 24 semanas y superó los 30 millones de ejemplares vendidos a nivel mundial. Dentro de una década dominada por el sonido electrónico y el abuso del Auto-Tune es de agradecer que aparecieran álbumes melódicos y acústicos como 21, donde el centro de las canciones es la fantástica voz de Adele y no existe ningún truco de producción. Puntuación: 8/10.

sia_1000_forms_of_fear7. 1000 Forms of Fear de Sia.

Aunque ya era una afamada compositora solicitada por los mejores cantantes y productores, durante el año 2014 Sia Furler pasó de ser una artista minoritaria y desconocida por el gran público a convertirse en una de las cantantes más importantes del mundo de la música y ocupar las primeras posiciones en las listas de venta con 1000 Forms of Fear, su sexto álbum de estudio pero el primero que despuntó a nivel internacional. La gran acogida que obtuvo la cantante australiana fue sin lugar a dudas gracias al tema Chandelier, el primer single extraído del disco y con el que Sia consiguió una presencia máxima en las radios de todo el planeta. Gracias a la espectacular y personal voz de Sia, sus llamativas letras y su pegadizo estribillo, Chandelier logró un tremendo éxito en todo el mundo y aunque no alcanzó el #1 prácticamente en ningún país fue top 10 en todos los principales mercados musicales. 1000 Forms of Fear estaba formado por baladas y medios tiempos de estilo pop y electro-pop compuestos por la propia Sia bajo la producción de Greg Kurstin. Aunque Chandelier fue sin duda el single más popular del disco también destacan ‘Elastic Heart’, un tema synth-pop con influencia Trap que inicialmente formó parte de la banda sonora de la película «Los Juegos del Hambre» junto al cantante The Weeknd pero más tarde fue lanzado como single en una versión cantada en su totalidad por Sia, «Fire Meet Gasoline», mi canción favorita del álbum, o «Big Girls Cry», en la que habla de su batalla contra sus adicciones al alcohol y las drogas. 1000 Forms of Fear nos dio a conocer a Sia, una artista extremadamente talentosa pero a la vez muy excéntrica ya que durante la promoción del disco decidió no mostrar su rostro y se centró en el aspecto visual de su arte mediante complejas coreografías en sus videoclips y actuaciones en directo realizadas por la bailarina Maddie Ziegler. Sin duda 1000 Forms of Fear es uno de los mejores y más originales discos de la pasada década, aclamado por los críticos musicales, #1 en las listas de ventas de Estados Unidos, Australia o Canadá y que recibió 4 nominaciones a los premios Grammy. Puntuación: 8/10.

24cf3-loud6. Loud de Rihanna.

Desde sus inicios en el mundo de la música, Rihanna se ha caracterizado por su frenético ritmo de trabajo y prácticamente cada año ha lanzado un disco pero lo más destacable es que a diferencia de otros cantantes que han iniciado una espiral decreciente en su éxito comercial a lo largo de su carrera, a la cantante de Barbados le ha ocurrido lo contrario y álbum tras álbum ha conseguido aumentar su popularidad y acogida comercial. Su tercer álbum A Girl Gone Bad, con el que su música viró del reggae al pop/R&B más comercial, se convirtió en su espaldarazo definitivo para elevarla al olimpo del pop gracias a temas como Umbrella o Don’t Stop The Music. Tras la etapa oscura que supuso su siguiente disco Rated R, posterior al maltrato sufrido por su entonces novio Chris Brown, Rihanna volvió a dar un giro a su música y nos sorprendió con un trabajo que nada tenía que ver con Rated R, tanto en temática como en su imagen. A finales de 2010 vio la luz Loud, un álbum más alegre, divertido y positivo, formado por un compendio de temas up-tempo de estilo dance-pop y medios tiempos R&B, aunque también podíamos encontrar influencias reggae y pop/rock. Gracias al excelente rendimiento comercial de los singles lanzados, Loud superó ampliamente las ventas de su anterior disco y casi iguala las de A Girl Gone Bad, el mayor éxito de su carrera. Ocupó el top 5 en Estados Unidos, Australia, Francia o Alemania y fue #1 en Canadá y Reino Unido, donde tuvo un rendimiento excepcional, vendió casi 2 millones de copias y se convirtió en uno de los discos más vendidos del 2010 y 2011. Pocos álbumes han tenido una elección de singles tan acertada: el adelanto de Loud fue Only Girl (In The World), un bailable y marchoso tema dance-pop muy en la línea de “Don’t Stop The Music”, producido por el dúo noruego StarGate, colaboradores habituales de Rihanna. Este single fue un auténtico éxito en todo el planeta y ocupó el #1 en más de 10 países. El segundo single, What’s My Name, contaba con la colaboración del rapero canadiense Drake y se trataba de un tema electro-R&B de sonido caribeño que logró nuevamente el #1 en las listas de Estados Unidos y Reino Unido. El tercer sencillo, S&M, era otro potente tema dance-pop dirigido a las pistas de baile que causó gran controversia por su naturaleza erótica y su temática sadomasoquista pero se convirtió en el tercer single consecutivo de Loud en liderar la lista americana. La magnífica racha de singles siguió con la balada rockera California King Bed o Man Down, un pegadizo tema reggae que recuperaba las raíces caribeñas de la cantante. Sin duda Loud es uno de mis discos favoritos de Rihanna y uno de los trabajos pop más influyentes de la pasada década. Puntuación: 8/10.

Jennifer5. Love? de Jennifer Lopez.

Tras tres álbumes de estudio comercialmente exitosos y varios singles #1 en las listas de venta de todo el mundo, Jennifer Lopez pasó de ser una famosa actriz a formar parte del olimpo del pop como una de las cantantes más importantes a principios de la década del 2000. Sin embargo a partir de su cuarto álbum Rebirth, Jennifer inició una espiral decreciente en su éxito comercial y con Brave tocó fondo ya que dicho álbum resultó un sonado fracaso y los niveles de popularidad de la cantante neoyorquina descendieron de manera notoria. En 2009 J.Lo empezó a trabajar en su nuevo trabajo discográfico y lanzó el single anticipo, ‘Louboutins’, cuya promoción fue bastante accidentada, no logró captar la atención del público y supuso uno de los mayores flops del año, lo que llevó a su discográfica Epic a romper su contrato con la cantante de origen puertorriqueño y dejó el futuro del álbum en el aire. Tras este nuevo traspiés, Jennifer Lopez volvió al estudio de grabación y en 2011 vio la luz su séptimo álbum de estudio, Love?, cuyo título hacía referencia a lo confuso que resultaba el amor para ella tras haber sufrido numerosas relaciones fallidas. Love? estaba formado por un compendio de nuevas canciones de sonido dance-pop y electro-pop junto al productor RedOne (responsable del éxito de Lady Gaga) y varios descartes de las sesiones originales del álbum de estilo R&B/pop. Cuando muchos daban por acabada su carrera musical, J.Lo resurgió como el ave fénix con el single On The Floor, que se trataba de un bailable y pegadizo tema dance-pop con influencias latinas que sampleaba la melodía de la lambada. Este marchoso tema producido por RedOne y con la colaboración del rapero latino Pitbull fue uno de los singles más exitosos del año, ocupó el #1 en más de 20 países de todo el mundo y logró numerosos premios. Aunque las canciones de estilo dance-pop y electro-pop dominan Love?, también podemos encontrar temas con influencia R&B como «I’m Into You», un sensual medio tiempo con melodía caribeña que contaba con la colaboración del rapero Lil Wayne y fue lanzado como segundo single del álbum. Love? marcó el inicio de Jennifer Lopez dentro del sonido dance-pop, con el que lograría otros éxitos como ‘Dance Again’, perteneciente a su primer disco de grandes éxitos. Aunque la J.Lo más urbana de sus inicios siempre será mi favorita, Love? es uno de mis discos preferidos de la veterana cantante y merece formar parte del listado a los mejores álbumes de la década 2010-2019 ya que fue el responsable de devolver de nuevo a Jennifer Lopez a la cima de las listas de venta y está lleno de interesantes canciones como Hypnotico, Invading My Mind, One Love o Papi. Puntuación: 8’5/10.

britney-spears-glory4. Glory de Britney Spears.

En el año 2013 Britney Spears publicó su octavo disco de estudio Britney Jean, el cual pese a la mayor implicación de la cantante en la composición y su carácter personal y autobiográfico, recibió ciertas críticas negativas por hecho de haber dejado la entera producción en manos de Will.I.Am, el cual le dio su toque Dance machacón a las canciones up-tempo del álbum, que resultaban básicas y genéricas. Además Britney Jean tuvo un impacto comercial inferior a sus últimos trabajos que fueron #1 en Estados Unidos y cosechó unas ventas muy bajas por la ausencia de promoción por parte de Britney, la cual se embarcó en su residencia de conciertos en Las Vegas. En agosto de 2016, mientras la princesa del pop se encontraba inmersa en su exitosa residencia «Piece of Me» vio la luz su noveno álbum, titulado Glory, el cual también sufrió una escasez de promoción debido a los compromisos de Britney en la ciudad del pecado. Glory se alejaba del sonido electrónico y los temas up-tempo de estilo Dance de su anterior trabajo discográfico para centrarse en un pop más alternativo y diverso con influencias R&B, synth-pop o reggae y un ritmo más calmado. Al igual que con su último disco, Britney tuvo una mayor participación en el proceso creativo y para la producción de Glory contó con nombres menos conocidos en la industria musical como Mattman & Robin, BloodPop o Ian Kirkpatrick, pero que fueron responsables de uno de los mejores álbumes pop del año. Dentro de Glory abundan medios tiempos y baladas como Make Me…, el primer single del álbum, que tenía una gran influencia R&B y contaba con la colaboración del rapero G-Eazy, o Slumber Party, un tema de carácter muy sensual y con aroma reggae, aunque también podíamos encontrar temas más up-tempo como el marchoso «Do You Wanna Come Over?». Podemos considerar a Glory como un importante paso adelante con respecto al «maldito» Britney Jean ya que recibió criticas muy positivas de los expertos musicales (de las mejores de su carrera) por su ejecución vocal y su versatilidad como cantante y además consiguió unas buenas posiciones en las listas de ventas, entre ellas el #2 en Reino Unido y España o #3 en Estados Unidos y Alemania. Mientras que Britney Jean ha envejecido bastante mal con el paso de los años, Glory se mantiene fresco y actual ya que no siguió una senda musical en concreto y podemos considerarlo un disco atemporal, diverso y lleno de canciones originales, por todo lo cual está situado en la parte alta de este repaso a los mejores álbumes de la década que acaba de terminar. Puntuación: 9/10.

Robyn-Body-Talk-Pt-33. Body Talk de Robyn.

Robyn se convirtió en una de las cantantes de pop más populares durante la década de los 90 y principios de la década del 2000 no sólo en su Suecia natal sino también en otros países europeos como Reino Unido e incluso contó con un par de hits en Estados Unidos. Tras varios años en silencio, Robyn se tomó su tiempo preparando un proyecto muy original y complejo que consistía en tres mini álbumes o EP’s que componen una trilogía y culminaban en un álbum que contenía las mejores canciones de los tres mini álbumes, llamado Body Talk. En junio de 2010 se puso a la venta el primer EP, Body Talk Part I, que destacaba por contener el single Dancing On My Own, el cual se convirtió en uno de sus temas más famosos y su primer single #1 en la lista de ventas de Suecia, además de ocupar el top 10 en Reino Unido, Dinamarca y Noruega. Este pegadizo tema electro-pop habla de la soledad de la cantante en la pista de baile mientras observa a su pareja engañarle con otra mujer. «Dancing On My Own» está co-producido por Robyn y Patrik Berger y es el ejemplo perfecto del estilo electro-pop que triunfaba en el año 2010. Este primer EP fue bastante exitoso en Europa y estaba producido en su mayoría por el músico sueco Klas Ahlund. Tres meses después llegó Body Talk Part II, con Hang With Me como single presentación, que se trataba de un interesante tema electro-pop y aunque no logró despuntar en el resto del mundo como Dancing On My Own, fue #2 en su nativa Suecia. Esta segunda entrega contenía un sonido más electrónico, era más marchosa que la primera parte e incluía grandes canciones como «Love Kills» o «U Should Know Better», con influencia del sonido Hip Hop y que contaba con la colaboración del rapero Snoop Dogg. En noviembre llegó el álbum completo, Body Talk, que recogía los singles y las mejores canciones de las dos primeras entregas y 5 nuevos temas, los cuales también se pusieron a la venta el mismo día de manera separada como el EP Body Talk Part III. El single presentación fue Indestructible, una auténtica joya electro-pop que ya apareció en una versión acústica en la segunda entrega. Entre los temas nuevos destacaba el magnífico «Time Machine», que supuso la esperada colaboración de Robyn con su viejo conocido Max Martin o el marchoso «Call Your Girlfriend», el segundo single y una de las mejores canciones del disco. Para este álbum, la rubia cantante mostró su lado más original y extravagante, con unos videoclips muy atrevidos e impactantes y un look muy desenfadado aunque con el toque habitual de tristeza que suele tener la cantante sueca. En resumen, Body Talk fue un proyecto muy interesante, original, ambicioso y repleto de buenas canciones de estilo electro-pop y dance-pop, donde destaca la maravillosa voz de Robyn y la magistral producción de Klas Ahlund. Sin duda uno de los mejores álbumes electro-pop de todos los tiempos, de ahí que forme parte de este repaso a los mejores álbumes de la década pasada. Puntuación: 9/10.

14614170850342. Electra Heart de Marina and the Diamonds.

La cantante galesa Marina and the Diamonds hizo su debut en el mundo de la música en el año 2010 con The Family Jewels, que recibió buenas críticas de los expertos musicales por las originales letras de sus canciones y la personal voz de Marina, que contaba con registros muy diversos. El segundo álbum de estudio de Marina Diamandis llegó en 2012 y se trataba de un álbum conceptual acerca de las diferentes vertientes que tiene una mujer y cuyo personaje principal era Electra Heart, la cual reúne los estereotipos femeninos de la cultura del Sueño Americano y describe los altibajos que sufre toda mujer, como las rupturas amorosas y las complejas relaciones con los hombres. Durante la promoción de este álbum Marina lució una estética retro, muy ‘girlie’, que representaba a perfección la imagen de Electra Heart. Con respecto a su anterior disco la principal diferencia es la evolución musical ya que Electra Heart profundiza en el sonido electro-pop, tan de moda durante esos años aunque Marina incorporaba un sonido pop/rock más indie y alternativo, con influencia de la música electrónica de los años 80 y 90. Este sonido más comercial se debió a la colaboración de Marina con algunos de los mejores productores musicales del panorama musical como Rick Nowels, Dr. Luke o Greg Kurstin, quienes le dieron al disco un toque más bailable y marchoso aunque además de enérgicos temas electro-pop y dance-pop también hay varias baladas que muestran el lado más vulnerable y emotivo de la cantante. La elección de los singles no pudo ser más acertada ya que los tres sencillos lanzados son los temas más sobresalientes de este proyecto tan original. Primadonna fue el primer single extraído y el tema que mejor acogida recibió en las listas de venta y está basado en sus propias experiencias amorosas y en la imagen que su ex-pareja tenía de ella. Este magnífico tema destaca por el amplio registro vocal de Marina, que alterna registros muy altos en el estribillo y bajos durante las estrofas de la canción. Power & Control, el segundo single, era una auténtica joya electro-pop y fue muy bien recibido por los expertos musicales y considerado como el mejor tema del álbum. Como tercer y último single se lanzó How To Be Heartbreaker, un pegadizo y original tema electro-pop y pop/rock con unas letras sorprendentes acerca de cómo ser el perfecto rompecorazones. Con Electra Heart, Marina and the Diamonds consiguió el #1 en la lista de ventas británica y aunque su rendimiento fue moderado en el resto del mundo, el álbum logró entrar en el top 40 de la lista americana. En definitiva, Electra Heart es uno de los mejores álbumes de la pasada década por numerosos motivos, como el magnífico conjunto de canciones presentes, la gran elección de los singles, la inconfundible voz de Marina que tiene infinidad de matices, su gran talento como compositora que siempre sorprende gracias a unas letras originales e imaginativas y su peculiar estilo que no deja indiferente a nadie. Puntuación: 9/10.

Femme Fatale1. Femme Fatale de Britney Spears.

Tras pasar unos duros momentos personales y profesionales durante la promoción de Blackout (a pesar de ser calificado como uno de los mejores álbumes pop de la historia de la música por los expertos) Britney Spears remontó durante la era Circus, en la que recuperó el éxito perdido, mejoró su imagen pública y recobró el estatus de pop star. Britney comenzó la década de la mejor manera posible y en 2011 publicó Femme Fatale, su séptimo álbum de estudio y uno de los más sólidos de su amplio catálogo musical. En Circus, Britney se reunió con su habitual colaborador Max Martin tras dos discos sin trabajar juntos y en Femme Fatale se convirtió en el productor ejecutivo del álbum junto a Dr. Luke, quien también participó en varios temas de Circus (incluido el exitoso tema que da título al disco). Aunque Max Martin y Dr. Luke se encargaron de la mayoría de temas de Femme Fatale, también participaron otros importantes nombres como Darkchild, StarGate, Bloodshy (la mitad de Bloodshy & Avant, responsables de su hit Toxic), Will.I.Am o Fraser T Smith, los cuales crearon un álbum dirigido a las pistas de baile formado por temas up-tempo de estilo dance-pop y electro-pop. Sin duda el punto fuerte del álbum fue la gran elección de los singles lanzados, quizás la mejor de toda la carrera de Britney. El enérgico ‘Hold It Against Me’ fue el single presentación del álbum y logró el #1 en lista americana (el cuarto single #1 para Britney y segundo consecutivo tras ‘3’) sin embargo el single más memorable de la era Femme Fatale fue Till The World Ends, aclamado por la crítica y que se convirtió en uno de los temas más radiados del 2011. La excelente racha de singles continuó con el pegadizo tema dance-pop ‘I Wanna Go’, que resultó el tercer top 10 consecutivo de Britney en la lista americana y «Criminal», un original tema mid-tempo de estilo folk con melodía de flauta que en ausencia de baladas era el tema más calmado del álbum. Femme Fatale debutó en el #1 en la lista americana, convirtiéndose en el sexto álbum de Britney Spears que llegaba a la posición de honor de Billboard y acabó siendo certificado platino por más un millón de ejemplares distribuidos. Con 6 álbumes #1 en Estados Unidos, Britney entró en el selecto club de cantantes femeninas con más discos #1 junto a Mariah Carey y Janet Jackson (más tarde se uniría Beyoncé). En el resto del mundo Femme Fatale también logró una buena acogida comercial: fue #1 en Canadá y Australia y top 10 en los principales mercados musicales como Reino Unido, Alemania o España. Pese a que fue muy criticado el hecho de que Britney no participara en el proceso de creación de Femme Fatale y fuera una marioneta en manos de los productores, lo cierto es que el equipo que trabajó en este álbum creó uno de sus mejores álbumes de su carrera y personalmente el mejor que ha publicado durante la anterior década, de ahí que sitúe al séptimo disco de Britney en la posición de honor de esta lista. Puntuación: 9/10.

Crítica de ‘Witness’ de Katy Perry

Katy_Perry_-_Witness_(Official_Album_Cover)Uno de los mayores flops del 2017 ha sido Witness, el quinto álbum de estudio de la cantante Katy Perry. Es cierto que ha sido #1 en la lista de ventas americana (el tercer #1 consecutivo en Billboard para la artista californiana) con unas cifras de venta muy positivas en su primera semana, pero tras la promoción inicial, el álbum inició una caída libre en las listas de venta debido a una campaña de publicidad poco acertada y una elección de singles nada afortunada, lo que ha provocado que uno de los discos más prometedores del 2017 haya acabado convirtiéndose en una de las mayores decepciones pop del año. El single presentación del álbum fue Chained To The Rhythm, un pegadizo tema dance-pop con influencia Dancehall y Disco compuesto por Katy Perry junto a Sia, producido por su habitual colaborador Max Martin y que cuenta con la colaboración del artista de reggae Skip Marley, nieto del legendario Bob Marley. ‘Chained To The Rhythm’ recibió buenas opiniones por parte de los expertos musicales por el cambio de dirección musical de Katy y por sus letras, en las que toma conciencia social y se atreve a hablar de temas políticos, ya que hasta entonces estábamos acostumbrados a una Katy Perry más superficial en su mundo fantástico de colores. A pesar de haber ocupado el top 5 en las listas de venta de Estados Unidos, Australia, Reino Unido o Canadá, este tema no fue el éxito que todos esperaban y distaba mucho de la repercusión que suelen tienen los primeros singles de sus anteriores álbumes. El hecho de no haber llegado a lo más alto en ningún mercado musical importante ha sido visto como el inicio de una tendencia decreciente en el éxito comercial de la cantante, acostumbrada a encadenar singles #1 en las listas de venta. El segundo single fue Bon Appétit, un extraño tema electro-pop y dance-pop con influencia del sonido Trap que cuenta con la colaboración de Migos, un grupo de Hip-Hop de Atlanta. Aunque es un tema pegadizo y bailable, Bon Appétit recibió críticas muy negativas por ser un producto sub-estándar de baja calidad y por su alto contenido erótico, ya que en la letra de la canción, Katy compara su cuerpo con un menú en el que su amante puede elegir cualquier plato que desee, incluidas sus partes íntimas, lo cual resulta incómodo y vulgar para el oyente. Tras el flop que supuso Bon Appétit, una desesperada Katy Perry decidió quemar su último cartucho y lanzó Swish Swish, uno de los temas más bailables y enérgicos del álbum (y el mayor representante del estilo EDM presente en el disco) que contaba con la colaboración de la rapera Nicki Minaj, quien suele asegurar al menos que los videoclips de los temas donde aparece tengan cierta repercusión y muchas reproducciones en YouTube. Swish Swish es el enésimo tema que habla de sobreponerse a los abusones o haters que nos intentan hundir, aunque en este caso a través de metáforas relacionadas con el mundo del baloncesto. El tercer single de Witness ha sido más exitoso que Bon Appétit (no era muy difícil) pero aún así ha logrado un desempeño comercial muy moderado, convirtiendo a Witness en la era menos exitosa de Katy en las listas de ventas.

Witness se puso a la venta en junio del año pasado y fue el sucesor del exitoso Prism, publicado en 2013 y que contó con los singles #1 ‘Roar’ y ‘Dark Horse’. El nuevo álbum de Katy Perry ha estado acompañado de un radical cambio de look por parte de la cantante, quien ha dejado atrás su larga melena morena para adoptar un look muy ‘ochentero’, con el pelo muy corto y rubio, como muestra el artwork del álbum, el cual no ha acabado de gustar a sus seguidores por resultar bastante desconcertante e inquietante. Mientras que los primeros álbumes de la cantante californiana estaban encuadrados en el pop/rock con gran influencia dance-pop, progresivamente ha ido profundizando en la música electrónica y ha lanzado singles dirigidos a los clubs, perdiendo sus orígenes rockeros con gran uso de instrumentación en favor de un uso desmedido de sintetizadores y Auto-Tune. Witness podemos considerarlo un álbum electro-pop y dance-pop formado por temas up-tempo dentro del EDM (Electronic Dance Music) además de un par de baladas insípidas. Katy Perry ha seguido confiando en su habitual colaborador Max Martin (dejando a un lado a Dr. Luke), quien le ha proporcionado la mayoría de sus singles #1 y ha sido el responsable de 5 temas de Witness incluyendo los tres primeros singles, pero también ha trabajado con Mike Will Made It, Oscar Holter o Jeff Bhasker y otros productores menos conocidos. Dentro de un disco mediocre como Witness podemos destacar temas interesantes como ‘Roulette’, un tema dance-pop y electro-pop producido por Max Martin e inspirado en la música de los años 80 o Hey Hey Hey, en el que habla del empoderamiento femenino y explica que es una mujer fuerte a pesar de su imagen frágil. Este tema se ha convertido en el cuarto single aunque ya sin esperanzas de incrementar las bajísimas ventas del álbum y se trata de un medio tiempo electro-pop compuesto por Sia y producido por Max Martin. Dentro de un álbum dominado por los temas up-tempo hay que destacar ‘Save As Draft’, una balada synth-pop muy del estilo de las baladas previas de la cantante como ‘Unconditional’, aunque no ofrece nada nuevo u original al panorama musical.

La era Witness comenzó torcida, no sólo por su hilarante promoción sino debido a las polémicas declaraciones de Katy Perry, sus comentarios negativos hacia algunos compañeros de profesión, sus manifestaciones en temas políticos que no le han ayudado en absoluto y le han hecho ganarse muchas enemistades y por todo ello ha perdido la simpatía que el público sentía por ella, ya que años atrás era considerada la «novia perfecta de América». Centrándonos en el aspecto comercial, mientras que ‘One of the Boys’ y ‘Teenage Dream’ superaron los 6 millones de copias vendidas en todo el mundo y ‘Prism’, pese al lógico descenso en la venta de CD’s físicos, superó los 4 millones, Witness ha sido incapaz de repetir cifras tan altas de venta y ni siquiera ha llegado al millón de copias a nivel mundial, pero es más notorio el fracaso de este álbum si nos centramos en el mercado americano (el verdadero bastión de Katy Perry en cuanto a ventas) donde apenas ha vendido 300 mil copias, una cifra ridícula para una cantante como Katy, acostumbrada a ser #1 y vender millones de discos. En resumen, el globo del éxito de Katy Perry está deshinchándose ya que su nueva imagen y estilo musical no han acabado de gustar, su intento por hacerse la graciosa en videoclips y actuaciones empieza a desgastarse, la estrategia de promoción del álbum ha sido muy desafortunada y la elección de los singles no ha convencido ni a la crítica ni al público en general, haciendo de Witness uno de los discos menos memorables y quizás el mayor flop del 2017 para una estrella del pop de la talla de Katy Perry. Cabe destacar que Witness no ha logrado obtener ninguna nominación para los premios Grammy. Además, en comparación con Teenage Dream o Prism, Witness palidece claramente por no ofrecer temas originales, sorprendentes o llamativos, aunque es un disco más personal que los anteriores. Puntuación: 6/10.

Witness, el regreso de Katy Perry

Katy_Perry_-_Witness_(Official_Album_Cover)Durante los últimos años, Katy Perry se ha convertido en una de las cantantes de pop más exitosas e importantes del panorama musical, ha conseguido dos álbumes #1 en Estados Unidos con ventas multimillonarias y 9 de sus temas han sido #1 en la lista americana de singles (6 de ellos de un mismo álbum, Teenage Dream). En este 2017 la cantante californiana ha regresado con su nuevo single, Chained To The Rhythm, anticipo de su quinto álbum de estudio. Este tema pop con influencia Dancehall y Disco está compuesto por Katy Perry junto a Sia, ha sido producido por su habitual colaborador Max Martin y cuenta con la colaboración del artista de reggae Skip Marley (nieto del legendario Bob Marley). Chained To The Rhythm ha recibido buenas opiniones por parte de los expertos musicales por el cambio de dirección musical que ha tomado Katy y por sus letras, en las que toma conciencia social y se atreve a hablar de temas políticos, ya que hasta entonces estábamos acostumbrados a una Katy Perry más superficial en su mundo fantástico de colores. A pesar de haber ocupado el top 5 en las listas de venta de Estados Unidos, Australia, Reino Unido o Canadá, este tema no ha sido el gran éxito que todos esperaban, a diferencia de los primeros singles de sus anteriores álbumes, que siempre son #1. El hecho de no haber llegado a lo más alto en ningún mercado musical importante ha sido visto como el inicio de una tendencia decreciente en el éxito comercial de la cantante, acostumbrada a encadenar singles #1 en las listas de venta. El segundo single extraído del álbum ha sido Bon Appétit, un tema electro-pop y dance-pop con influencia del sonido Trap que cuenta con la colaboración de Migos, un grupo de Hip Hop de Atlanta. Aunque es un tema pegadizo y bailable, Bon Appétit ha recibido críticas por su alto contenido erótico ya que en la letra de la canción, Katy compara su cuerpo con un menú en el que su amante puede elegir cualquier plato que desee, incluidas sus partes íntimas, lo cual según varios expertos musicales resulta incómodo para el oyente debido a la temática tan sexual.

Su nuevo trabajo discográfico tiene por título Witness, se pondrá a la venta a principios de junio y será el sucesor de Prism, publicado en el año 2013 y que contó con los singles #1 Roar y Dark Horse. Este nuevo álbum ha estado acompañado de un radical cambio de look por parte de la cantante, quien ha dejado atrás su larga melena morena para adoptar un look muy ochentero, con el pelo muy corto y rubio, como muestra el artwork del álbum, que no ha acabado de gustar a sus seguidores por resultar bastante desconcertante e inquietante. Esta nueva era de Katy Perry no ha comenzado de la mejor manera posible, ya que sus polémicas declaraciones, los comentarios negativos hacia algunos compañeros de profesión y sus intervenciones en temas de política le han hecho ganarse muchas enemistades y perder la simpatía que el público sentía por ella, ya que años atrás era considerada la «novia perfecta de América». Katy Perry fue una de las muchas artistas que apoyaron la candidatura de Hillary Clinton para la presidencia de Estados Unidos y criticó abiertamente al candidato Donald Trump, lo cual le ha pasado factura. El globo del éxito de Katy Perry parece estar empezando a deshincharse ya que su nuevo estilo no está acabando de gustar, sus manifestaciones políticas no le han ayudado en absoluto y la elección de los singles no está convenciendo a sus fans, lo que unido a sus recientes polémicas no le están ayudando a comenzar con buen pie la era Witness. 

Dark Horse

katy-perry-prism-photoshootKaty Perry publicó su último disco de estudio Prism el pasado mes de octubre y desde su lanzamiento ha logrado gran éxito en todo el mundo, incluyendo el #1 en las listas de venta de Australia, Reino Unido y Canadá entre otros. En Estados Unidos también logró el #1 y vendió más de 280 mil copias la primera semana a la venta, convirtiéndose en la artista femenina con mayores ventas en su primera semana de lanzamiento del 2013, hasta que en diciembre Beyonce le arrebató el título con su disco homónimo. Con Prism, Katy Perry sobrepasó las ventas de otras importantes cantantes femeninas de pop que también publicaron disco el año pasado como Miley Cyrus, Lady Gaga o Britney Spears. A pesar de las buenas ventas de Prism, que ya superan el millón de unidades en tierras americanas, este disco cosechó críticas negativas por parte de los expertos musicales, que lo encontraron poco original y arriesgado y tacharon a Prism de repetir la fórmula utilizada por Katy en su exitoso Teenage Dream. Katy Perry se unió a sus habituales colaboradores Max Martin y Dr. Luke para dar forma a la mayor parte de Prism y por ello muchas de las canciones recuerdan a los hits de Teenage Dream.

katy perry prismComo primer single, Katy lanzó «Roar», un tema muy pop y radio-friendly que logró gran éxito en las listas de todo el mundo, consiguiendo el #1 en Estados Unidos (el octavo #1 de la cantante), Reino Unido, Australia o Canadá entre otros países. Tras el enorme éxito de Roar y de su divertido videoclip, Katy cambió de registro y lanzó como segundo single «Unconditionally», una de las baladas más vulnerables y emotivas de la cantante dentro del disco, y que habla del amor incondicional en todas sus formas posibles. A pesar de que este tema recibió buenas críticas, Unconditionally tuvo un desempeño muy moderado en las listas de venta, obteniendo una de las peores posiciones de Katy en las listas de Reino Unido y Estados Unidos, donde apenas fue top 30. Además de los dos singles anteriormente mencionados, la cantante californiana lanzó dos singles promocionales para ayudar a las ventas de Prism y mostrar al público la diversidad musical presente en el disco. Estos singles promocionales eran «Walking on Air», uno de los temas más marchosos del álbum, y «Dark Horse», que posteriormente se convirtió en el tercer single oficial de Prism.

Dark Horse es uno de los temas que más llaman la atención del disco, por su original estilo musical, que toma influencia del sonido Trap, un subgénero del Hip Hop que está poniéndose muy de moda entre los artistas de pop y como ejemplo está el exitoso «Drunk In Love» de Beyoncé. Dark Horse mezcla sonido Trap y Hip Hop con otros estilos como R&B y la música electrónica y cuenta con la colaboración del rapero Juicy J. Este single ha encontrado una recepción muy variada por parte de la crítica: por una parte se alabó la diversidad de Katy con los singles elegidos de Prism y su experimentación con la música urbana, pero también fueron muy críticos con el rap de Juicy J. Pese a todo, Dark Horse ha supuesto otro éxito para la cantante: ha superado ampliamente el rendimiento de Unconditionally en las listas de venta y ha conseguido unas posiciones similares a las de Roar, su mayor éxito dentro de Prism. Este single ha supuesto otro #1 para Katy Perry en Estados Unidos y Canadá y ha obtenido el #4 en Reino Unido.

katy-perry-dark-horse-v2El videoclip de Dark Horse es otra super producción al estilo de Roar o California Gurls y en este caso la cantante se mete en el papel de «Katy Patra», una reina egipcia similar a Cleopatra. El videoclip está ambientado en el antiguo Egipto y ha recibido grandes elogios por parte de expertos en Egiptología por retratar fielmente la imagen del antiguo Egipto y los vestuarios, maquillaje y todos los detalles de esta época. Sin duda Dark Horse es uno de los puntos fuertes de Prism y una gran elección por parte de Katy como single, ya que nos muestra un punto diferente del estilo habitual de la cantante. Al igual que Roar es el California Gurls de este disco y Unconditionally comparte similitudes con Wide Awake o The One That Got Away, Dark Horse sería el equivalente del electrónico «E.T.» en Prism.

Prism

Prism. JPEGPrism es el título del cuarto álbum de estudio de la cantante californiana Katy Perry, recientemente publicado en todo el mundo y que ha llegado tres años después de su exitoso Teenage Dream, que contó con 6 singles #1 en la lista americana, vendió millones en todo el mundo y cuya longevidad en las listas de venta y en las radios fue muy notoria, haciendo de él uno de los discos más importantes de los años 2010 y 2011. Con Prism, Katy Perry ha querido repetir la fórmula de su Teenage Dream y se ha unido nuevamente a Max Martin y Dr. Luke, los productores que le ayudaron a conseguir que temas como «California Gurls», «Teenage Dream» o «Part of Me» fueran #1 y reinaran las listas de todo el planeta. Aunque ambos se encargan de la mayor parte de temas que conforman el álbum, Katy también ha trabajado con Stargate, Greg Kurstin y por primera vez con Bloodshy (la mitad de Bloodshy & Avant, colaboradores de Britney Spears, que le dieron éxitos como Toxic, tema que precisamente hizo que Katy quisiera trabajar con ellos). Tanto Max Martin como Bloodhsy o Klas Ahlund, quien también participa en Prism, son suecos y este hecho no es casual, ya que el sonido que buscaba Katy Perry para este trabajo era el dance y electro-pop de cantantes de origen sueco como Robyn. Las críticas hacia este nuevo trabajo han sido muy variadas, y aunque se alaba la madurez y vulnerabilidad que muestra Katy en Prism, predominan las opiniones negativas que observan una gran similitud entre Teenage Dream y Prism, y hacen que éste último resulte una copia de su predecesor y no ofrezca nada nuevo y fresco al público. Prism, al igual que Teenage Dream, está formado por marchosos temas pop-rock y electro-pop, con incursiones en la música dance y electrónica, además de emotivas baladas.

El primer single del disco fue «Roar», un pegadizo tema power-pop que ha resultado muy exitoso en las listas de ventas y es el típico primer single divertido y alegre que nos ofrece Katy antes de ofrecernos otros temas con letras más profundas y un contenido más serio. Roar ha logrado de nuevo el #1 en Estados Unidos, y también ha llegado a lo más alto en Reino Unido y Canadá y su cómico videoclip, ambientado en la selva y con Katy en el papel de una versión femenina de Tarzan, ha causado sensación y ha logrado más de 200 millones de visitas en la popular página YouTube. Como segundo single, Katy ha lanzado «Unconditionally», una emotiva balada que habla del amor universal en todas sus vertientes, y que precisamente es el tema favorito de la cantante dentro de su nuevo álbum, aunque su rendimiento comercial ha sido bastante decepcionante en comparación a sus anteriores singles. Los sencillos promocionales «Dark Horse» y «Walking On Air» pese no haber sido lanzados de manera oficial han ocupado posiciones importantes en las listas de venta americanas. A pesar de que Prism fue #1 en Estados Unidos con 280 mil copias vendidas en su primera semana (las mayores cifras para una artista femenina durante este 2013, por delante de Lady Gaga y Miley Cyrus) y también logró la posición de honor en Reino Unido o Canadá, las ventas de este álbum están siendo menos consistentes que las de Teenage Dream y su impacto comercial ha sido más moderado sobretodo en el resto del mundo.

Roar, el regreso de Katy Perry

Hace unos días pudimos ver un video en el que Katy Perry quemaba una peluca azul, que fue el símbolo de la era Teenage Dream y utilizó en numerosas ocasiones durante la promoción de este disco. Con este video la cantante californiana pretende cerrar la etapa de Teenage Dream para dar paso a otra, la de su nuevo álbum Prism, que verá la luz este mismo año, aunque todavía no tiene fecha de lanzamiento definitiva. En otro vídeo que ha sido difundido, Katy asistía a un entierro y en el ataúd se podían ver elementos que han sido ultilizados tanto en el videoclip de «California Gurls» como en muchas de las actuaciones de Katy durante su «California Dreams Tour». Con estos videos podemos observar que Katy está dando carpetazo a su anterior álbum, que ha exprimido al máximo y con el que ha logrado tremendo éxito, seis singles #1, millones de discos vendidos, y sobretodo una presencia absoluta y continuada en las radios de todo el mundo durante los casi dos años que ha durado la promoción de Teenage Dream. ¿Está Katy Perry renegando de su pasado y de su imagen o simplemente está intentando cerrar una etapa para continuar con una nueva?.

El single adelanto del cuarto disco de estudio de Katy Perry se llama Roar y se ha filtrado en internet antes de lo previsto, lo mismo que le ha sucedido a Lady Gaga con su nuevo single. Aunque Katy pretrenda distanciarse de Teenage Dream lo cierto es que su nuevo tema no se diferencia en exceso de los temas que pertenecían a éste último, ya que cuenta con su clásico sonido pop con influencia pop-rock y la producción de Max Martin y Dr. Luke, que trabajaron ampliamente en Teenage Dream y lo seguirán haciendo en Prism. Las reacciones acerca de este tema han sido muy variadas, y entre ellas muchos han comentado que Katy Perry no ha arriesgado demasiado y ha ofrecido una apuesta segura pero sin el gancho que tenían The One That Got Away, Teenage Dream o Part of Me. Katy Perry ha comentado que su álbum Prism contendrá elementos más oscuros y será más «duro» que su anterior disco, que se caracterizaba por su sonido alegre, desenfadado y con un espíritu adolescente.

Teenage Dream: The Complete Confection

Las sesiones de grabación de Teenage Dream fueron muy fructíferas viendo el resultado comercial del álbum y el éxito de los singles publicados. A finales del mes de marzo, un año y medio después del lanzamiento oficial del disco, se lanzará la re-edición de Teenage Dream, con varias canciones inéditas, remixes de los singles y versiones acústicas. «Part of Me» fue uno de los temas descartados que no formaron parte de la edición estándar del disco y ahora Katy Perry recupera para la reedición, que se llamará Teenage Dream: The Complete Confection. Este tema es uno de los que Katy Perry grabó con sus colaboradores habituales Max Martin y Dr. Luke, quienes fueron responsables de la mayoría de los singles lanzados: California Girls, Teenage Dream, Last Friday Night y The One That Got Away. «Part of Me» fue presentada por primera vez en la reciente gala de los Premios Grammy, donde Katy cantó E.T. y este nuevo tema, y gracias a la actuación, el tema ascendió al #1 de la lista americana de singles, convirtiéndose en el sexto single del disco Teenage Dream que consigue llegar a lo mas alto (el único que no lo logró fue The One That Got Away, aunque fue top 5), todo un record en el mundo de la música actual. Este nuevo single comparte el estilo pop-rock y dance-pop de muchos de sus temas pasados y aunque no ofrece nada nuevo o original, sigue demostrando que Katy es una de las cantantes mas exitosas y famosas de esta década y que está presente continuamente en las listas de venta. La edición normal de Teenage Dream ha tenido una excelente acogida en todo el mundo, ya que ha sobrepasado los dos millones de copias en Estados Unidos y más de 700 mil en Reino Unido, haciendo de este álbum uno de los mas exitosos de los últimos años, teniendo en cuenta la brutal bajada de ventas de discos y singles físicos. Entre los temas inéditos se encuentran el single Part of Me, Wide Awake (ambos producidos por Dr. Luke) y Dressin’ Up, cuyo responsable es Tricky Stewart, que también participó en la edición normal de Teenage Dream.