Archivo de la etiqueta: Kesha

Crítica de “Rainbow” de Kesha

Kesha_-_Rainbow_(Official_Album_Cover)Tras un largo periodo de tiempo apartada del mundo de la música, aunque no de los medios de comunicación ya que su vida personal y profesional ha estado muy expuesta debido al publicitado enfrentamiento con su antiguo productor Dr. Luke, la cantante americana Kesha ha regresado este año con su tercer álbum de estudio, llamado Rainbow, que se puso a la venta el pasado mes de agosto. Gracias a las buenas críticas recibidas de los temas que hemos podido escuchar hasta el momento y al apoyo masivo del público en su conflicto con Dr. Luke, Rainbow debutó en el #1 de la lista americana de álbumes, convirtiéndose en el segundo trabajo discográfico de Kesha que llega a lo más alto de Billboard tras Animal, el disco debut de la cantante. Su anterior álbum Warrior fue #4 en la lista de ventas de Estados Unidos y obtuvo unas ventas significativamente más bajas que las de Animal, aunque hay que tener en cuenta que Kesha siempre se ha caracterizado por ser una artista que vende más singles que discos. En el resto del mundo, Rainbow también ha recibido una gran respuesta comercial y ha ocupado buenas posiciones en las listas de venta, destacando el #1 en Canadá y el top 5 en Reino Unido y Australia. Rainbow supone un cambio radical en el estilo musical de Kesha con respecto a sus dos álbumes predecesores, los cuales estaban encuadrados en el electro-pop y el dance-pop (con una ligera influencia rock en Warrior) y compuestos por marchosos y bailables temas up-tempo, sin embargo para este nuevo álbum, la cantante ha dejado atrás los sintetizadores y el abuso del Auto-Tune para dar forma a un álbum más orgánico e instrumental y encuadrado en el pop, aunque con influencias pop/rock, Country y la música folk. El cambio de estilo musical no ha sido el único punto de divergencia con respecto a los anteriores discos de Kesha, ya que la cantante ha dejado atrás su imagen de party-girl y sus habituales letras acerca de salir de fiesta y pasarlo bien para adoptar en este álbum un mensaje feminista, inspirador y de empoderamiento, con letras más emotivas y profundas que reflejan todos los acontecimientos que ha vivido Kesha los últimos años.

El single presentación del álbum ha sido Praying, y desde el momento que lo escuchamos nos sorprendió por la enorme diferencia con respecto a los primeros singles de Kesha, ya que en este caso se trataba de una emotiva balada pop con influencia Soul y Gospel que recibió grandes críticas por su inspirador mensaje y su voz, que aparece más clara y nítida que nunca debido a la ausencia de Auto-Tune. Aparte de este single, Kesha lanzó varios sencillos y videoclips promocionales de otras canciones para mostrar la variedad de estilos que existían dentro del álbum, entre los que se encuentran el marchoso tema Woman, compuesto como respuesta a las famosas declaraciones misóginas de Donald Trump y que es un auténtico himno feminista, o Learn To Let Go, que contiene un mensaje de superar los problemas y obstáculos que se te presentan en la vida (en referencia a su batalla legal contra Dr. Luke), y resulta un tema recurrente en varias de las canciones del disco. Desde que Kesha irrumpió en el mundo de la música, algunos supimos que su imagen alocada y extravagante desaparecería con los años y su evolución natural sería convertirse en una cantante Country (debido a la influencia que este tipo de música ha tenido en Kesha al haber vivido en Nashville, la cuna de este género musical) o encuadrada en un estilo más adulto, por ello no nos ha sorprendido que la cantante haya madurado y su música haya evolucionado hacia un sonido pop más convencional. En resumen, aunque Rainbow sea su trabajo más maduro hasta la fecha y en él muestre su verdadera personalidad, comparándolo con sus discos predecesores, personalmente prefiero Animal (en concreto la re-edición Animal+Cannibal) ya que es un disco más divertido, bailable y lleno de pegadizas canciones con las que bailar y pasarlo bien, ya que como party-girl, Kesha cumplía perfectamente. Puntuación: 6/10. Rainbow – Amazon

Anuncios

Praying, el regreso de Kesha

f36275f8821d8d3b2db55e0cf9231d13.1000x1000x1En 2012 la cantante Kesha publicó su segundo álbum de estudio, titulado Warrior, en el que experimentó con la música rock y colaboró con artistas de ese género, aunque podemos considerarlo un disco de estilo electro-pop y dance-pop muy similar a su primer trabajo discográfico. El single presentación del álbum, Die Young, sonó con fuerza en las radios de todo el mundo durante ese año y tuvo una buena acogida en las listas de venta, destacando el #2 que consiguió en Estados Unidos o el top 10 en Reino Unido, Canadá y Australia, pero el resto de singles no corrieron la misma suerte y las ventas del álbum fueron bastante bajas. En 2013 Kesha colaboró con el rapero Pitbull en el single “Timber”, que fue uno de los temas más importantes del verano y logró el #1 en más de 10 países, y debido a la química surgida entre ambos artistas, se embarcaron en una gira conjunta por Estados Unidos. Tras la promoción de Warrior, la cantante pasó por una etapa personal muy delicada ya que ingresó en rehabilitación por problemas de salud relacionados con su peso. Además de sus problemas de salud, la complicada relación de Kesha con Dr. Luke, (el productor ejecutivo de sus álbumes y responsable de sus mayores éxitos) se agravó y la cantante le acusó de acoso sexual, maltrato psicológico y abuso emocional ya que la obligó a perder peso y vestir de manera más sexy y provocativa para poder competir con otras compañeras de profesión (sonado fue el comentario de Dr. Luke que comparaba el cuerpo de Kesha con una nevera). Kesha inició una demanda judicial contra Dr. Luke para desvincularse de su discográfica pero le fue negada. Durante estos años no hemos podido escuchar nueva música de la cantante porque su contrato con la discográfica de Dr. Luke no le permitía lanzar nuevos temas de otros productores a pesar de que Kesha había grabado numerosas canciones mientras estuvo en rehabilitación. Pero después de haber pasado por uno de sus peores momentos personales y profesionales y haber tocado fondo, Kesha ha levantado cabeza y ha regresado al panorama musical tras 4 años de sequía musical.

Praying ha sido el tema de regreso de Kesha y suena muy diferente a lo que estamos acostumbrados con la cantante ya que no se trata de un marchoso tema electro-pop típico de Kesha como “We R Who We R” o “Tik Tok”, sino que se trata de una balada pop con influencias Soul y Gospel en la que su voz no aparece sintetizada como es habitual y podemos apreciarla de una manera más natural. Prestando atención a la letra de Praying (“No eres tan guapa, no eres tan talentosa, tienes suerte de tenerme, no vales nada sin mi”) no es difícil observar que alude a su relación profesional con Dr. Luke, el cual supuestamente abusó de Kesha y maltrató psicológicamente. Este single ha recibido grandes elogios por parte de los críticos musicales por el carácter inspirador de la canción, su profundo mensaje y por la voz de la cantante, que aparece sin su habitual Auto-Tune. Pocos días después de lanzar el single y el videoclip de Praying, Kesha desveló otra canción que formará parte de su nuevo disco, Woman, la cual también es muy diferente al habitual repertorio de Kesha, y se trata de un marchoso tema folk y Country que nos demuestra que el nuevo trabajo va a sonar muy diferente a Animal y Warrior, y mostrará las verdaderas aspiraciones musicales de la artista, con gran influencia del sonido Country, género que influenció a Kesha durante su juventud. El tercer álbum de estudio de Kesha se llamará Rainbow, se pondrá a la venta el mes de agosto, contará con nuevos productores implicados tras la nefasta experiencia de Kesha con Dr. Luke en el pasado y marcará una nueva etapa musical y personal para la cantante, quien ha abandonado el símbolo $ en su nombre artístico y ha dejado atrás toda la negatividad y el drama.

Crazy Kids

A pesar de que “Die Young” ha tenido bastante éxito en todo el mundo, ha ocupado buenas posiciones en las listas de venta y ha sido uno de los temas con mayor rotación en las radios los últimos meses, el rendimiento comercial del álbum Warrior ha sido muy negativo, ya que con la excepción de Norte América, a nivel internacional las ventas han sido muy bajas y ha sido incapaz de llegar al top 20 en muchos de los mercados importantes. Aunque en Estados Unidos la respuesta hacia el disco ha sido mejor (llegó al #6) las ventas distan mucho de las de Animal, el primer disco de estudio de Kesha. “C’Mon” fue el segundo single extraído del disco, y a pesar de ser un buen tema, no ofrece nada nuevo y es una repetición de los singles de estilo electro-pop lanzados por la cantante anteriormente. Este single se ha convertido en uno de los menos exitosos de toda su carrera y en un intento de remontar las escasas ventas de Warrior se ha lanzado Crazy Kids, una de las canciones más destacadas del disco, pero en este caso se ha lanzado como single un remix del tema en el que aparece Will.I.Am.

La polémica y controvertida cantante muestra su lado más freak y recargada de complementos en el videoclip de Crazy Kids, y tras dejarse ver muy sexy en el videoclip de Die Young, Kesha ha vuelto a su imagen de “diva basurilla” en el video de Crazy Kids en el que Will.I.Am no ha podido aparecer por problemas de agenda. Aunque Ke$ha insistió en que este álbum tenía una gran influencia del sonido Rock, ninguno de los singles lanzados hasta ahora refleja esta influencia, ya que se encuentran dentro de la zona de confort de la cantante, es decir el electro-pop y dance-pop. Kesha ha recorrido los últimos meses Europa y Estados Unidos presentando su nueva música con el Warrior Tour, su segunda gira mundial y la más espectacular hasta la fecha, aunque no ha conseguido llenar en la mayoría de sus shows y ha recibido críticas por las habilidades vocales de la cantante, que abusa del Auto-Tune.

Crítica de “Warrior” de Kesha

File:Kesha Warrior.jpegCon su nuevo álbum, la excéntrica cantante Ke$ha prometía una evolución hacia el rock, estilo musical que afirmó que había estado escuchando durante la grabación del disco, y que el género cock-rock había sido una gran influencia para ella durante el proceso de grabación. Cuando escuchamos “Die Young” por primera vez pudimos apreciar un sonido más orgánico y con uso de guitarra, pero seguía teniendo el típico sonido electro-pop con el que conocimos a Kesha años atrás. Pero tras escuchar en profundidad Warrior, su nuevo trabajo, puedo corroborar que el cambio hacia el sonido rock no ha sido en absoluto tan radical como nos esperábamos tras las declaraciones de Kesha, ya que predomina el electro-pop y el dance-pop aunque es cierto que el uso del rock es notorio en algunos temas, pero con toques electrónicos que lo hacen más accesible a sus fans y al público en general.

Die Young, el primer single, ha tenido buena acogida en todo el mundo ya que era una apuesta segura por su similitud con temas de Animal, su álbum debut y con Cannibal, la re-edición de éste. Este bailable tema electro-pop ha logrado ser #2 en Estados Unidos, donde Kesha continúa con su sucesión de singles dentro del top 10 de la lista americana. Alrededor del mundo “Die Young” no ha logrado tan buenas posiciones, aunque ha sido top 10 en Reino Unido, Canadá y Australia. El videoclip de Die Young ha causado controversia por el uso de varios elementos relacionados con los Illuminati (que Rihanna ha introducido en varios de sus videoclips) pero en el caso de Kesha resulta forzado y con el único propósito de causar polémica y dar que hablar. El segundo single desprendido del álbum ha sido C’Mon, un pegadizo tema dance-pop que ha tenido un desempeño moderado en las listas de venta y ha sido incapaz de repetir el éxito del primer single. C’Mon es otro de los temas que apenas se diferencia de los incluidos en Animal y aunque es pegadizo y marchoso, ha recibido críticas por ser una apuesta poco arriesgada ya que Kesha todavía no está mostrando nada del tan nombrado sonido rock con el que ha experimentado.

Entre los mejores temas del disco se encuentran “Crazy Kids”, un tema electro-pop que tiene muchas posibilidades de convertirse en single, “Supernatural”, “Thinking of You” o “Warrior”, otro marchoso tema electro-pop, y “All That Matters (The Beautiful Life)”, la aportación en solitario de Max Martin y que es el tema más dance del disco. También destaca la colaboración de Iggy Pop en “Dirty Love”, que es uno de los pocos temas en el que Kesha introduce elementos rock y lo hace con uno de sus ídolos que ha afirmado haber influenciado su pasión por este género. Warrior está enteramente producido por Dr. Luke, quien ya se encargó de la mayoría de temas de Animal y Cannibal, pero le ayudan en la producción y composición sus habituales colaboradores Benny Blanco, Cirkut y Max Martin. Únicamente hay dos temas ajenos a Dr. Luke, uno producido por Max Martin y otro de Greg Kurstin. En resumen, la evolución hacia el rock no ha sido tan llamativa como esperábamos, ya que sigue siendo un disco electro-pop y dance-pop, con el peculiar estilo de cantar-rapear de Kesha y letras facilonas de “party-girl” con las que la conocimos, pero es un buen álbum y por tanto, aunque sea menos arriesgado de lo que “nos lo pintaba” Kesha, lo preferimos así. Puntuación: 7/10. Warrior – Amazon

Ke$ha

TiK ToK, el single con el que conocimos a la cantante Ke$ha, ha tenido una buena acogida en todos los mercados musicales importantes como Estados Unidos, Canadá o Australia, donde ha sido #1, pero también ha recibido muchas críticas por su irritante sonido y lo repetitiva que resulta la canción. Algunos críticos musicales han alabado la naturaleza divertida y despreocupada de la canción mientras otros han criticado su escasa voz, que aparece sintetizada a lo largo de toda la canción gracias al famoso Auto-Tune y por la poca sustancia que tiene la letra de dicho tema. En los tiempos que corren, donde los artistas consagrados cada vez venden menos discos y la industria musical ha entrado en una espiral descendiente por la piratearía y las descargas ilegales, aparecen ciertos cantantes que intentan aferrarse a la efímera popularidad con polémicas y deslenguados comentarios, tales como Lady Gaga o nuestra protagonista Kesha. TiK ToK ha sido el primer single de su álbum debut, llamado Animal, casi enteramente producido por Dr. Luke, conocido por ser el responsable de éxitos como “Hot N Cold” de Katy Perry o “Circus” de Britney Spears, además de haber trabajado en varios temas de Pink o Kelly Clarkson. Gran parte del éxito de Ke$ha se ha debido al hecho de trabajar con los productores Dr. Luke y Max Martin, unos pesos pesados del pop, que todo lo que tocan se convierte en un hit de las pistas de baile y las listas de venta.En lo que respecta a su estilo musical, Kesha se ha subido al carro del sonido de moda, el electro-pop, además del dance-pop. Pero lo que distingue a la cantante es su manera de cantar-rapear, comparable al estilo de Fergie o Gwen Stefani. El segundo single extraído de Animal, “Your Love Is My Drug”, también ha gozado de moderado éxito en las listas de venta de todo el mundo, obteniendo sus mejores posiciones en Estados Unidos, Canadá y Australia, donde ha sido top 10.