Throwback Review: «Ladies Night» de Atomic Kitten

Ladies NightEn el año 2002, el trío británico Atomic Kitten, formado por Natasha Hamilton, Liz McClarnon y Jenny Frost (quien sustituyó a Kerry Katona tras su marcha durante la promoción del primer álbum) publicó su segundo álbum de estudio, Feels So Good, el cual fue #1 en Reino Unido y resultó un éxito comercial gracias a la gran acogida de los singles ‘The Tide Is High’, ‘It’s OK!’ y ‘The Last Goodbye’, todos los cuales ocuparon el top 3 en la lista británica. En 2003 Atomic Kitten hicieron su debut en Estados Unidos publicando un álbum que estaba formado por canciones pertenecientes a sus dos primeros trabajos, sin embargo pasó desapercibido ya que el pop británico no suele ser muy bien recibido en general en tierras americanas. A finales de aquel año, el trío de Liverpool publicó Ladies Night, su tercer álbum de estudio y el último de su carrera, ya que tras él publicaron un grandes éxitos y se separaron de manera temporal. Ladies Night es un álbum eminentemente pop formado por un compendio de temas up-tempo de estilo dance-pop y Disco y medios tiempos pop/R&B, siguiendo la estela de su anterior álbum ‘Feels So Good’. Las componentes de Atomic Kitten participaron de manera individual en la composición de 8 de los 15 temas y la producción corrió a cargo de Ash Howes y Martin Harrington con producción adicional de Rick Nowels, Richard Stannard, Julian Gallagher y The True North. Ladies Night debutó en el #5 de la lista británica de álbumes y aunque las ventas fueron inferiores a las de sus dos anteriores álbumes, acabó siendo certificado platino en Reino Unido. En el resto del mundo tuvo un desempeño muy moderado y apenas fue top 15 en Alemania, Suiza y Austria. El single presentación del álbum fue If You Come To Me, un medio tiempo pop/R&B compuesto y producido por Richard Stannard y Julian Gallagher (responsables de muchos de los hits de Spice Girls) y cantado de manera melancólica por las componentes del trío mientras piden a sus parejas que no se marchen y permanezcan con ellas. ‘If You Come To Me’ tuvo un buen desempeño comercial: debutó en el #3 de la lista británica (el sexto single top 5 del grupo en Reino Unido) y fue top 10 en Alemania e Irlanda. Tras el buen recibimiento de ‘If You Come To Me’ llegó el segundo single, Ladies Night, un marchoso tema dance-pop, Disco y funk que se trataba de una versión del éxito de Kool & The Gang. El famoso grupo de los años 70 pidió a Atomic Kitten que versionaran ‘Ladies Night’ para su álbum tributo y tras dar su aprobación, las chicas incluyeron el tema en su tercer álbum e incluso lo titularon de la misma manera. Ladies Night debutó en el #8 en la lista británica (superando la posición de la versión original en Reino Unido) y también tuvo un buen desempeño comercial en España, donde fue #3, sin embargo en el resto del mundo apenas fue top 40 en Alemania o Australia.

Coincidiendo con la publicación del Greatest Hits de Atomic Kitten, se lanzó como tercer y último single Someone Like Me, que se trata de una balada pop compuesta por Liz y cantada en su mayoría por ella en la que anima a una tercera persona a reponerse de los malos momentos. ‘Someone Like Me’ ocupó el #8 en la lista británica, convirtiéndose en el duodécimo single top 10 de Atomic Kitten en Reino Unido. Dentro de ‘Ladies Night’ abundan los medios tiempos pop/R&B como ‘Everything Goes Around’, que tiene una melodía muy similar a ‘If You Come To Me’ y resulta uno de los temas más destacados o ‘Believer’, dedicado a sus familiares más queridos que les han servido de inspiración. La parte más marchosa del álbum sigue la estela de ‘Be With You’ (perteneciente al anterior álbum y que vuelve a ser incluido en Ladies Night) y son bailables temas dance-pop influenciados por el sonido Disco, como por ejemplo ‘Someone Like You’, en el que Natasha participa como compositora. La vida comercial de los mal llamados «grupos prefabricados» suele ser bastante corta y plagada de cambios de componentes y tras la separación de Spice Girls unos años atrás, Atomic Kitten vivieron su apogeo en el mundo de la música durante los primeros años de la década del 2000 (al igual que Blue, su equivalente masculino), sin embargo su separación llegó demasiado pronto y sus seguidores apenas pudimos disfrutar de su música. Aunque ‘Ladies Night’ es un buen álbum pop que contiene varios temas muy interesantes y en el que podemos deleitarnos con las excelentes voces de Natasha y Liz (el rango de Jenny es muy limitado y escaso), no llega al nivel de ‘Feels So Good’, ya que resulta menos pegadizo y repite su fórmula sin innovar lo más mínimo. Temas imprescindibles: Ladies Night, If You Come To Me, Everything Goes Around, Don’t Go Breaking My Heart, Somebody Like You, Someone Like Me y Believer. Puntuación: 7/10. 

Crítica de «Breezy» de Chris Brown

BreezySi hay algo que molesta profundamente a los fans de un artista es que su ídolo pase largos periodos sin publicar nueva música, sin embargo los seguidores de Chris Brown no pueden quejarse en este aspecto ya que es uno de los artistas más prolíficos y ágiles a la hora de publicar álbumes dentro del panorama musical actual. Indigo, el último trabajo discográfico del cantante americano, fue publicado en junio de 2019, se convirtió en su tercer álbum #1 en la lista americana, fue certificado platino en Estados Unidos debido a sus altas cifras de streaming (ya que estaba formado por más de 30 canciones) y contó con el hit single ‘No Guidance’ junto a Drake. Tras Indigo, Chris lanzó un proyecto colaborativo junto al rapero Young Thug del que destacó el single ‘Go Crazy’, gracias al cual anotó un nuevo top 5 a su extensa trayectoria musical. Exactamente 3 años después de Indigo, el cantante de Virginia ha publicado su décimo álbum de estudio, Breezy, cuyo título hace referencia al apodo con el que sus fans le conocen y su ‘nickname’ en las redes sociales. Al igual que sus dos últimos trabajos, Breezy destaca por su larga extensión y está formado por 24 temas (33 en la edición deluxe) compuestos por el propio Chris y encuadrados dentro del R&B con influencias Hip Hop, pop y Soul. Chris Brown declaró que este álbum incluiría «material de R&B puro» en un intento por volver al sonido de sus orígenes musicales. Como es habitual, encontramos una larga lista de artistas invitados, entre los que se encuentran Lil Wayne, H.E.R., Anderson Paak, Ella Mai, Jack Harlow, Tory Lanez, Lil Baby, Yung Bleu o Fivio Foreign. El single presentación de Breezy, Iffy, llegó el pasado mes de enero y se trataba de un marchoso tema R&B/pop producido por OG Parker en el que Chris presume del dinero, coches y joyas que posee pero también habla de su afición al baloncesto, deporte que practica desde pequeño y nombra a su ídolo Kobe Bryant, fallecido hace un par de años. Iffy tuvo un rendimiento moderado en las listas de venta y apenas ocupó el top 75 de Billboard, por ello ha quedado relegado al final del ‘track listing’ de Breezy. El segundo single ha sido Warm Embrace, una romántica balada inspirada en el R&B de los años 80 y producida por el legendario Teddy Riley en la que Chris vuelve a sus raíces y habla del amor y admiración que siente por su chica y los momentos que comparten juntos. El videoclip de ‘Warm Embrace’ ha atraído la atención del público debido a la participación de la cantante Normani, con quien Chris realiza un baile de lo más sexy. Pese a que Breezy es el primer álbum de Chris que no cuenta con un single top 40 que respalde su lanzamiento, se espera que anote otro top 10 en la lista americana de álbumes debido al alto streaming conseguido por su largo ‘track listing’.

Coincidiendo con la publicación de Breezy, Chris Brown ha lanzado el tercer single, Call Me Every Day, que se trata de un tema mid-tempo R&B con influencia del sonido Afrobeat producido por su habitual colaborador Roccstar, que cuenta con la participación del cantante nigeriano Wizkid y destaca por su uso de saxofón y ritmos caribeños. La primera parte de Breezy está compuesta por temas encuadrados dentro del Trap y el Hip Hop como ‘Till The Wheels Fall Off’, que cuenta con la colaboración de Lil Durk y en el que Chris canta y rapea sobre su ascenso a la fama y las dificultades que se ha encontrado en la vida, ‘Psychic’, en el que participa el rapero Jack Harlow, cuya popularidad ha subido como la espuma durante los últimos meses o ‘Possessive’, en el que Chris advierte a su chica que puede ser un poco posesivo y agresivo pero tiene buenas intenciones y supone nada más y nada menos que la vigésimo quinta colaboración con su amigo Lil Wayne. Entre los temas más marchosos del álbum se encuentran ‘Forbidden’, un tema pop/R&B up-tempo que destaca por su gran uso de instrumentos en vivo y recuerda al estilo de su single ‘Fine China’ del álbum X. La segunda parte del álbum baja el ritmo y está formada por medios tiempos y baladas R&B con influencia Soul como ‘Luckiest Man’, en la que Chris muestra su lado más romántico declarando su amor a su pareja y diciendo que es el hombre más feliz del mundo al haberla encontrado o ‘Sleep at Night’, la balada Soul más tradicional del álbum y en la que podemos confirmar que Chris es un talentoso vocalista y compositor. Es justo reconocer la agilidad de Chris Brown a la hora de publicar álbumes, ya que desde su debut en el mundo de la música en 2005, Chris Brown ha lanzado 10 álbumes de estudio (todos ellos top 10 en la lista americana incluyendo tres #1) además de numerosas mixtapes y álbumes colaborativos con otros artistas, por lo que podemos considerar su carrera profesional como una de las más sólidas y consistentes dentro del R&B contemporáneo y todo ello pese a las continuas polémicas en las que se ha visto envuelto. Puede que Breezy no sea el mejor álbum de su carrera, pero es una digna adición a su más que notable catálogo musical y resulta admirable el hecho de que lleve ofreciendo tres álbumes seguidos con más de 30 canciones, lo cual es un regalo para sus seguidores. Temas imprescindibles: Warm Embrace, Forbidden, Sleep at Night, Iffy y Psychic. Puntuación: 7/10.  

Throwback Review: álbum «Britney»

Britney_Spears_-_BritneyBritney Spears se hizo un importante hueco en el panorama musical de finales de los años 90 gracias al enorme éxito cosechado por el single ‘…Baby One More Time’, el cual alcanzó el #1 en más de 40 países del mundo y fue uno de los temas más populares de la época. El álbum de título homónimo que incluía este hit-single además de ‘Sometimes’ y ‘(You Drive Me) Crazy’, también tuvo un desempeño comercial sin precedentes y superó los 25 millones de copias en todo el mundo, haciendo de la joven Britney una de las cantantes más prometedoras del momento. Un año más tarde, Britney Jean Spears publicó «Oops!… I Did It Again», su segundo álbum de estudio, encuadrado en el clásico sonido pop que triunfaba durante aquellos años, con el que continuó su imparable conquista del mundo gracias al éxito del tema que daba título al álbum, ‘Lucky’ y ‘Stronger’. En octubre del 2001, la joven cantante publicó su tercer álbum de estudio, titulado simplemente Britney, que hacía referencia al carácter personal de sus canciones y reflejaba el periodo vital por el que estaba pasando la cantante en esa época. Aunque está encuadrado dentro del pop y el dance-pop como sus dos anteriores trabajos, «Britney» es un álbum más variado musicalmente y profundiza en el sonido R&B, además de incorporar ciertos elementos electrónicos, funk y pop/rock. Britney Spears siguió confiando en sus habituales colaboradores Max Martin y Rami (quienes fueron responsables de la mayoría de sus éxitos y produjeron 4 temas para este álbum) o Darkchild, sin embargo se unió a nuevos productores como The Neptunes, que aportaron un sonido más moderno y vanguardista al álbum. La cantante de Louisiana asumió un mayor papel creativo que en sus dos anteriores trabajos y en «Britney» participó en la composición de 6 temas del álbum y cabe destacar que su novio por entonces, Justin Timberlake compuso y co-produjo otro tema. Podemos considerar «Britney» como un disco de transición entre la primera etapa de Britney Spears, en la que era una adolescente y mostraba su lado más dulce e inocente y su paso a la madurez, incorporando una imagen más sexy y provocativa. Por ello en «Britney» podemos encontrar tanto canciones que recuerdan a la época «Oops!» (las producidas por Max Martin que seguían fieles a su anterior sonido) y nuevos temas con letras más sugestivas, en las que Britney habla de su sexualidad. «Britney» debutó en el #1 de la lista americana de álbumes con más de 740 mil copias en su primera semana (las segundas mayores cifras de una artista femenina por detrás de su propio «Oops!») y acabó siendo certificado cuádruple platino por ventas superiores a los 4 millones de copias, lo que suponían unas cifras de venta notoriamente inferiores a las de sus dos anteriores trabajos, sin embargo todavía se podía considerar un gran éxito comercial. Al debutar «Britney» en lo más alto de la lista americana de álbumes, siguiendo los pasos de «…Baby One More Time» y «Oops!… I Did It Again», Britney Spears se convirtió en la cantante más joven en tener 3 álbumes #1 en Estados Unidos. A nivel internacional, el álbum también tuvo un desempeño comercial muy positivo y fue #1 en Alemania o Canadá y top 5 en Reino Unido, Australia, España, Francia y la mayoría de países del mundo. Aunque fue lanzado a finales de octubre, «Britney» acabó el 2001 como el quinto álbum más vendido del año y supera los 10 millones de copias a nivel mundial, convirtiéndose en el tercer trabajo más exitoso de la cantante. Este álbum fue promocionado con la exitosa gira ‘Dream Within a Dream’, que podemos considerar su «primer gran tour» y con el que recorrió de manera extensa toda Norteamérica. «Britney» fue nominado a mejor álbum vocal de pop en los premios Grammy del año 2002 y uno de sus singles, ‘Overprotected’, también fue nominado a mejor actuación vocal femenina, aunque no consiguió ninguno de los dos galardones.

Cuando todos esperábamos un nuevo ‘Oops!’ o un tema de la factoría Max Martin, Britney inició su nueva era con un sonido totalmente diferente al que estábamos acostumbrados. El single presentación del álbum fue I’m a Slave 4 U, un tema urban-pop con gran influencia R&B producido por The Neptunes que incorporaba su habitual uso de sintetizadores y moderna producción. Chad Hugo y Pharrell Williams (los dos componentes de The Neptunes) compusieron y produjeron este tema con Janet Jackson en mente, sin embargo al ser rechazado por la hermana de Michael para su álbum «All For You», fue ofrecido a la discográfica de Britney, quienes aceptaron encantados. ‘I’m a Slave 4 U’ destaca por la manera susurrada de cantar de Britney (inspirada en Janet) y sus letras de naturaleza sexual en las que habla de sentirse liberada y dar rienda suelta a sus fantasías. ‘I’m a Slave 4 U’ recibió opiniones muy variadas por parte de los expertos musicales y el público, ya que por una parte se alabó su nueva dirección musical y su mayor madurez sin embargo se criticó su imagen más sexualizada, en contraposición a la antigua imagen de «chica de al lado». En Estados Unidos, ‘I’m a Slave 4 U’ tuvo un rendimiento comercial moderado y apenas ocupó el #27 (una de sus peores posiciones en la lista americana hasta la fecha) sin embargo en Europa y el resto del mundo gozó de gran éxito: fue top 5 en Reino Unido o Alemania y top 10 en Canadá, Australia, Francia o España. Como segundo single internacional se lanzó Overprotected, un tema pop y dance-pop producido por Max Martin y Rami que pertenecía al lado del álbum que continuaba con el habitual estilo de Britney y recordaba a anteriores temas up-tempo como ‘Stronger’. Overprotected resultaba uno de los temas más interesantes de «Britney» (personalmente mi favorito) debido a su naturaleza bailable, su pegadiza melodía y sus reveladoras letras en las que Britney declara que está harta de ser controlada y sobreprotegida y quiere ser libre y sentirse ella misma. Unas letras que hoy en día cobran un nuevo significado debido a la tutela a la que se vio sometida la cantante por parte de su padre y el excesivo control que ejerció sobre ella. Overprotected resultó un éxito comercial en Reino Unido e Italia, donde ocupó el top 5 y fue top 20 en España, Francia o Australia. En Estados Unidos, Overprotected fue lanzado en forma de remix con producción adicional de Darkchild, quien incorporaba un sonido R&B más moderno y contó con un videoclip exclusivo para la versión «Darkchild remix». El rendimiento comercial de Overprotected en Estados Unidos fue mediocre y ocupó la parte baja de la lista americana.

El segundo single en tierras americanas y tercero a nivel internacional fue I’m Not a Girl, Not Yet a Woman, una clásica balada pop compuesta y producida por Max Martin y Rami en cuyos créditos también aparecía la cantante Dido como compositora. En este tema, Britney hablaba de lo complicado que resulta la época de la pubertad y su paso hacia la madurez. Este tema recibió buenas impresiones de los críticos musicales por sus personales letras, la gran ejecución vocal de Britney y su magistral producción. ‘I’m Not a Girl, Not Yet a Woman’ era además el tema principal de la película Crossroads que vio la luz a principios del año 2002 y estaba protagonizada por Britney. Aunque ‘I’m Not a Girl’ sólo fue interpretado durante la promoción de «Britney» y en la gira que acompañó al álbum (debido a sus letras referentes a una etapa concreta de su vida), esta balada es una de las mejores de toda su trayectoria. Este single logró gran éxito en Reino Unido, donde fue #2 y en el resto del mundo tuvo un buen desempeño comercial y alcanzó el top 10 en Australia o Alemania y top 20 en España e Italia. En Estados Unidos y Canadá, donde ‘I’m Not a Girl’ fue lanzado como segundo single, no entró en las listas de venta y se convirtió en uno de los singles menos exitosos de Britney Spears y el segundo en no aparecer en el Billboard Hot 100, tras ‘Don’t Let Me Be The Last To Know’ de su anterior álbum.

En sus dos primeros álbumes, Britney Spears versionó una canción famosa (‘The Beat Goes On’ de Sonny & Cher y ‘Satisfaction’ de los Rolling Stones) aunque estas versiones no fueron bien recibidas por los expertos musicales y precisamente han sido las canciones más criticadas de sus respectivos álbumes. Para el álbum «Britney» la cantante decidió versionar el famoso himno rockero I Love Rock’n’Roll, que fue lanzado como cuarto single en Europa y Australia aprovechando su aparición en la película Crossroads. Esta versión del grupo Arrow y popularizada más tarde por Joan Jett fue producida por Darkchild, quien también se encargó de la versión de ‘Satisfaction’, pero en esta ocasión fue mejor recibida por parte de los críticos musicales ya que se mantenía bastante fiel a la versión de Joan Jett. I Love Rock’n’Roll es una de las pocas incursiones de Britney en el pop/rock pero el público reaccionó de manera positiva y alcanzó el #7 en Alemania y #13 en Australia y Reino Unido. Como quinto y último single del álbum se lanzó Boys, la segunda contribución de The Neptunes al álbum y al igual que ‘I’m a Slave 4 U’ fue compuesta para Janet Jackson, de ahí que la influencia de la veterana cantante se notara ampliamente en el tema, sobre todo en la manera de cantar de Britney. Boys es un tema up-tempo de estilo R&B y funk en el que Britney utiliza la técnica ‘sing-rap’ y cuyas letras hablan de ligar con un chico que te gusta mientras ofreces tu lado más provocativo. Boys fue lanzado en forma de remix junto a Pharrell Williams (uno de los integrantes de The Neptunes) con una producción algo más lenta y un mayor componente R&B/Hip-Hop, convirtiéndose en una de las canciones más urbanas de Britney hasta la fecha. Pese a ser el quinto single extraído, Boys resultó un éxito moderado debido a su incursión en la banda sonora de la película «Austin Powers» y ocupó el top 10 en Reino Unido e Irlanda y top 20 en Australia, Alemania y España. Sin ser uno de los mejores singles de Britney o resultar especialmente exitoso, Boys es sin duda una de las canciones favoritas de la cantante y lo ha interpretado en todas sus giras de conciertos desde entonces: Onyx Hotel, Circus, Femme Fatale y Piece of Me.

En mi opinión, las mejores canciones del álbum son las producidas por Max Martin y Rami, como ‘Cinderella’, un enérgico tema de estilo dance-pop similar a ‘Stronger’ en el que Britney reflexiona sobre un antiguo novio que no supo valorarla y apreciarla, y ‘Bombastic Love’, un pegadizo tema pop up-tempo en el que la voz de Britney luce especialmente. Uno de mis temas favoritos es ‘Let Me Be’, un marchoso tema pop/R&B producido por Darkchild en el que la cantante pide ser tratada como adulta y que se tomen en cuenta sus propias opiniones. También destacan ‘Anticipating’, un bailable tema dance-pop con influencia Disco que recuerda a ‘All For You’ de Janet y fue lanzado como último sencillo promocional en Francia o ‘When I Found You’, una balada synth-pop en la que declara que ha encontrado el amor más profundo. La edición internacional del álbum incorpora varias joyas como ‘Before The Goodbye’, un tema que contiene varios cambios de ritmo y empieza como un medio tiempo pop/R&B para convertirse más adelante en un trepidante tema dance-pop con gran componente electrónico. En resumen, «Britney» mantuvo el buen nivel de los dos primeros álbumes de Britney Spears y estaba compuesto por conjunto muy sólido de canciones que combinaban el clásico estilo pop de sus comienzos con un nuevo sonido más urbano y moderno. Además es considerado un disco transicional que refleja el momento vital que atravesaba Britney, la cual pasó de dulce adolescente a una mujer cómoda con su propia sexualidad. Sin duda «Britney» es uno de los álbumes pop más importantes de la década del 2000 e indispensable dentro del amplio catálogo musical de la Princesa del Pop. Temas imprescindibles: Overprotected, Cinderella, Let Me Be, I’m Not a Girl Not Yet a Woman, Bombastic Love, Anticipating, When I Found You y Before The Goodbye. Puntuación: 8’5/10.

Crítica de «Harry’s House» de Harry Styles

Harry's HouseEl cantante inglés Harry Styles publicó en diciembre de 2019 su segundo álbum de estudio, Fine Line, el cual se convirtió en uno de los trabajos más importantes de los años 2019 y 2020 gracias a una gran selección de singles entre los que se encontraban ‘Adore You’, ‘Lights Up’, ‘Golden’ o ‘Watermelon Sugar’, el más exitoso de todos ellos y que alcanzó el #1 en Estados Unidos y fue top 5 en los principales mercados musicales. Fine Line recibió buenas opiniones de los expertos musicales por su estilo atemporal, la ejecución vocal de Harry y su variedad musical que incluía pop/rock, folk, Soul, funk o indie pop y recibió numerosas nominaciones al los premios Grammy y Brit. El segundo álbum de Harry Styles obtuvo un excepcional desempeño comercial en todo el mundo: debutó en el #1 de la lista americana de álbumes (su segundo #1 consecutivo) y fue certificado tres veces platino por ventas superiores a los tres millones de copias, también alcanzó el #1 en Australia, Canadá, Suecia o Irlanda y en Reino Unido fue #2 y vendió más de 600 mil copias entre copias físicas y streaming. Fine Line tuvo una vida comercial inusualmente larga hoy en día (ya que actualmente prima el streaming y el rendimiento individual de los singles por encima del desempeño de los álbumes) lo que nos devolvió a las épocas donde se lanzaban hasta 7 singles y la vida comercial de los álbumes superaba los dos años. Durante el confinamiento por la pandemia del coronavirus el ex-componente de One Direction compuso canciones para su nuevo proyecto musical, que ha visto la luz este mes de mayo. Su tercer álbum de estudio se titula Harry’s House y está formado por 13 temas encuadrados dentro del synth-pop y pop/rock con influencias funk, R&B y Soul compuestos por el propio Harry Styles bajo la producción de sus habituales colaboradores Tyler Johnson y Kid Harpoon, quienes se encargaron de la mayoría de los temas presentes en Fine Line. Este álbum destaca por la influencia del sonido retro de los años 70 y 80 en varias de las canciones.

El single presentación del álbum fue As It Was, un marchoso tema synth-pop y dance-pop con influencias de la música de baile de los años 80 y que guarda similitudes con el estilo de ‘Blinding Lights’ de The Weeknd, que ha servido de inspiración a numerosos temas desde entonces. En un tono melancólico y triste que se contrapone con el sonido alegre y los sintetizadores de los años 80, Harry habla de los sentimientos de soledad que ha vivido en el pasado y todas las transiciones personales por las que ha pasado hasta llegar a su «actual yo». As It Was ha recibido buenas impresiones de los expertos musicales, quienes han alabado su naturaleza bailable y la nueva dirección musical adoptada por Harry y en el terreno comercial ha resultado un auténtico éxito comercial: supera los 500 millones de reproducciones en Spotify y ha alcanzado el #1 en las listas de venta de más de 20 países incluyendo Reino Unido, Australia, Francia, Alemania o Estados Unidos. Coincidiendo con la publicación del álbum, se ha lanzado como segundo single Late Night Talking, un original tema de sonido retro que combina Soul, R&B y dance-pop y habla de las conversaciones hasta altas horas de la noche que se tienen con la persona que te gusta. Este pegadizo tema inspirado en el R&B/Soul de los años 70 resulta todo un acierto en su elección como single ya que es una de las mejores canciones del álbum. Entre los temas más interesantes del álbum se encuentran ‘Music For a Sushi Restaurant’, un original tema funk de sonido retro en el que relata su deseo por una relación y cuyo título surgió un día que Harry se reunió con su manager en un restaurante de sushi de Los Ángeles, ‘Grapejuice’, un tema mid-tempo pop/rock que habla de disfrutar de la vida con tu pareja y una buena botella de vino, ‘Daylight’, un tema pop/rock con gran uso de guitarra que habla de una pareja que lo apartó de su lado o ‘Cinema’, un tema funk up-tempo que recuerda el estilo de Bruno Mars. Mientras que la primera mitad de Harry’s House resulta más entretenida al estar compuesta por temas marchosos y pegadizos, la segunda mitad es más plana, aburrida y abundan las baladas y el relleno. En resumen, Harry’s House mantiene el buen nivel de Fine Line y sigue apostando por canciones atemporales que se alejan de las modas actuales, se inspiran en la música de los años 70/80 y están acompañadas por la agradable voz de Harry Styles y una elegante producción. Temas imprescindibles: As It Was, Late Night Talking, Cinema, Grapejuice y Music For a Sushi Restaurant. Puntuación: 7/10.

Throwback Review: álbum «Chris Brown»

Chris_Brown_coverDurante los primeros años de la década del 2000 se lanzaron algunos de los mejores álbumes R&B de todos los tiempos y las listas de venta estaban copadas por artistas de origen afroamericano como Usher, Alicia Keys, R.Kelly, Ashanti, Ciara, Brandy o Mary J Blige. En el año 2005 se uniría a esta impresionante lista de talentosos artistas un jovencito de apenas 16 años pero que daría mucho que hablar en los siguientes años (no sólo por su música) y pasaría a formar parte de la realeza del R&B americano. Me estoy refiriendo a Chris Brown, quien dio sus primeros pasos en el mundo de la música prácticamente a la vez que Ne-Yo, otra de las promesas del pop/R&B de la década del 2000 y con el que entraría en competencia durante sus primeros años de carrera. A finales del 2005 vio la luz del álbum debut del cantante de Virginia, titulado simplemente Chris Brown, el cual está encuadrado dentro del R&B contemporáneo con gran influencia Hip Hop y cuenta con una gran nómina de productores musicales implicados entre los que destacan Scott Storch, Dre & Vidal, Sean Garrett, Bryan-Michael Cox, The Underdogs o Cool & Dre. Teniendo en cuenta la edad de Chris durante la grabación del álbum, las letras de las canciones hablaban de los primeros coqueteos con las chicas, amores adolescentes, las relaciones con la familia y resultar «guay» ante los amigos, una temática que cambiaría en los siguientes trabajos del cantante, quien se adentraría en unas letras más maduras y de carácter sexual, además de convertirse en un auténtico «enfant terrible» de la música. El joven Chris Brown era un portentoso cantante muy influenciado por la música de Michael Jackson y Usher (sus mayores ídolos y referentes musicales) y gracias al éxito de sus primeros singles se ganó el título de «príncipe del R&B» debido a su magnífica voz, su gran talento como bailarín y presencia escénica. Respaldado por un single de gran éxito, «Chris Brown» debutó en el #2 de la lista americana de álbumes (#1 en el componente R&B/Hip-Hop de Billboard) y fue certificado doble platino por ventas superiores a los dos millones de copias en Estados Unidos, convirtiéndose en el primero de los numerosos álbumes multi-platino que publicaría el cantante. A nivel internacional el álbum tuvo un desempeño moderado y apenas ocupó el top 40 en Reino Unido y Australia, sin embargo la popularidad de Chris Brown ascendería considerablemente con sus siguientes trabajos discográficos, en los que iniciaría un viraje hacia el sonido dance-pop.

En verano del 2005, Chris Brown lanzó su primer single, Run It!, que se trataba de un marchoso tema que fusionaba R&B y Crunk (un subgénero del Hip Hop muy popular por entonces), producido por Scott Storch y que seguía la estela de otros singles de estilo Crunk lanzados anteriormente como ‘Yeah!’ de Usher o ‘Goodies’ de Ciara. Run It! resultó un gran éxito y fue uno de los singles más populares del año en Estados Unidos, donde ocupó el #1 durante 5 semanas consecutivas e hizo de Chris el tercer artista más joven de la historia en alcanzar la posición de honor en la lista americana. En el resto del mundo ‘Run It!’ también tuvo gran éxito y alcanzó el #1 en Australia y ocupó el top 5 en Reino Unido, Irlanda o Alemania. Run It! contaba con la colaboración del rapero Juelz Santana pero también contó con un remix muy popular junto a Bow Wow y Jermaine Dupri. Coincidiendo con la publicación del álbum se lanzó como segundo single Yo (Excuse Me Miss), un tema R&B up-tempo producido por Dre & Vidal en el que Chris habla de las inseguridades que siente al intentar acercarse a una chica que le gusta. Este single también tuvo un desempeño positivo en las listas de venta y ocupó el #7 en Estados Unidos y fue top 15 en Reino Unido y Australia. Como tercer single se lanzó Gimme That, un pegadizo tema R&B con influencia Hip Hop producido por Scott Storch, quien imprimió su característica producción a través de una adictiva e hipnótica melodía de violines. En Gimme That, Chris intenta ligar con una mujer mayor que él mientras presume de su estatus y le dice que aunque sólo tiene 16 años tiene mucho que ofrecerle. Este single fue lanzado en forma de remix con la colaboración del rapero Lil Wayne, quien se convertiría a lo largo de los años en íntimo amigo de Chris y habitual colaborador, ya que han trabajado juntos en más de 10 ocasiones y ha aparecido en la mayoría de sus álbumes. Gimme That también tuvo un buen desempeño comercial: alcanzó el #15 en Estados Unidos y fue el tercer single platino consecutivo de Chris Brown.

Para mostrar la variedad presente en el álbum, el joven cantante lanzó como cuarto single Say Goodbye, una emotiva balada R&B producida por Bryan-Michael Cox en la que Chris intenta encontrar en momento más adecuado para romper con una chica con la que está saliendo. Say Goodbye alcanzó el #10 en la lista americana (su tercer top 10 del álbum) y fue certificado doble platino por ventas superiores a los dos millones de copias físicas y digitales. De manera limitada, en tierras americanas se lanzó como quinto single Poppin’, un marchoso tema R&B producido por Dre & Vidal en cuyas letras Chris elogia el físico de una chica que le gusta. Debido al carácter limitado de su lanzamiento y la ausencia de videoclip, Poppin’ tuvo un rendimiento moderado y apenas ocupó el top 50 en la lista americana. Dentro de «Chris Brown» destacan ‘Ain’t No Way (You Won’t Love Me)’, la única canción del álbum que contiene ciertos matices sexuales y en la que Chris asegura que no defraudará a su chica o ‘What’s My Name’, que contiene el clásico sonido R&B de la época y en el que el joven cantante presume de su nuevo estilo de vida y sus posesiones para intentar ligarse a una chica. En resumen, «Chris Brown» es uno de los álbumes debut más sólidos de un artista R&B y con él demostró que era un vocalista talentoso y un artista muy profesional pese a ser apenas un adolescente. Este álbum marcó el inicio de la frenética carrera profesional de uno de los cantantes más importantes (y polémicos) de la música americana, además de ser el trabajo más encuadrado dentro del R&B de toda su trayectoria. Temas imprescindibles: Gimme That, Run It!, Yo (Excuse Me Miss), Say Goodbye, What’s My Name y Just Fine. Puntuación: 7’5/10. 

Crítica de «Familia» de Camila Cabello

FamiliaEl ‘boom latino’ que llevamos presenciando durante los últimos años ha provocado que muchos artistas saquen a relucir sus raíces hispanas en un intento por encajar en el nuevo mercado musical, plagado de artistas de reggaeton que están apoyados por un público esencialmente adolescente y juvenil, quienes son responsables de la mayor parte del consumo de música en la actualidad. Un ejemplo reciente es el de Selena Gomez, de ascendencia mexicana, que decidió que el año pasado era el momento idóneo para reivindicar sus orígenes latinos y publicó un trabajo en español. Camila Cabello, ex-integrante del grupo femenino Fifth Harmony, siempre ha estado orgullosa de sus raíces latinas y en sus dos álbumes en solitario ha incorporado el sonido Latin-pop a varios de sus singles, como por ejemplo ‘Havana’ o ‘Señorita’, los cuales acumulan altísimas cifras de reproducciones en las plataformas musicales. Romance, su segundo álbum de estudio, vio la luz a finales del 2019 tras una sucesión de varios singles que no acabaron de enganchar al público, como ‘Liar’, un pegadizo tema Latin-pop que tenía un gran potencial o el oscuro medio tiempo synth-pop ‘Shameless’, los cuales apenas pisaron el top 50 de la lista americana. Finalmente Camila consiguió su esperado hit con el sexto single, ‘My Oh My’, un marchoso tema pop de aroma urbano en el que participaba el rapero DaBaby y con el que anotó el primer top 20 del álbum y acabó convirtiéndose en el single más exitoso de la era Romance. La estrategia comercial de su nuevo álbum ha sido (afortunadamente) diferente a la llevada a cabo con Romance, ya que en vez de lanzar numerosos singles hasta que «sonara la flauta» y consiguiera respaldo suficiente como para lanzar el álbum, en este caso sólo han sido lanzados con anterioridad dos singles y espaciados en el tiempo. El tercer álbum de estudio de Camila Cabello se titula Familia y está compuesto por 12 temas en inglés y español encuadrados dentro del pop y el Latin-pop con influencias synth-pop y R&B compuestos por la propia Camila bajo la producción de Ricky Reed, Mike Sabath y Scott Harris entre otros. La cantante de ascendencia cubana compuso el álbum durante el confinamiento por la pandemia del coronavirus y el hecho de estar aislada de su familia y amigos le hizo darse cuenta de que sus seres queridos son su prioridad. Una vez que pudo pasar tiempo junto a su familia en Miami, Camila reconectó con sus raíces hispanas (pudo practicar el español y degustar la comida típica cubana) lo que le inspiró a incorporar un mayor componente latino a su nuevo álbum. Además de pasar tiempo en familia y disfrutar de los pequeños placeres, la otra fuente de inspiración para la composición del álbum ha sido la ruptura sentimental de Camila con el cantante Shawn Mendes, con el que rompió tras dos años y medio de relación juntos y un hit para la posteridad como es ‘Señorita’.

En julio del año pasado llegó el single presentación del álbum, Don’t Go Yet, que se trata de un tema up-tempo de estilo Latin-pop con elementos tropicales y de salsa en el que Camila habla sobre la necesidad de tener a tu amor cerca y no querer alejarse de él. El videoclip de ‘Don’t Go Yet’ destacó por por su gran colorido y peculiares coreografías, estaba inspirado en las telenovelas mexicanas y Camila adoptaba el look y estilo de la famosa artista texana Selena Quintanilla, quien ha sido fuente de inspiración para un sinnúmero de cantantes latinas durante las últimas décadas. Sin duda Don’t Go Yet ha supuesto un regreso de lo más interesante ya que resulta bailable, pegadizo y cargado de ritmos latinos pero sin caer en el desgastado sonido reggaeton que inunda el panorama musical actual. Pese al gran potencial de ‘Don’t Go Yet’, su impacto comercial ha sido muy tibio y apenas ha ocupado el top 50 en importantes mercados como Estados Unidos, Australia, España o Reino Unido, aunque acumula más de 250 millones de reproducciones en Spotify. El pasado mes de marzo se lanzó el segundo single, Bam Bam, que se trata de un bailable tema pop y Latin-pop que cuenta con la participación del omnipresente Ed Sheeran, con el que ya colaboró anteriormente en ‘South of the Border’, perteneciente al último álbum del cantante británico. ‘Bam Bam’ comienza como un tema pop con guitarra acústica para más adelante ir incorporando elementos latinos y palabras en español como «así es la vida, así» y trata el tema de su ruptura sentimental aunque contiene un mensaje positivo, esperanzador y de aceptación. Por su parte ‘Bam Bam’ ha tenido un desempeño comercial más positivo y ha alcanzado el #10 en Reino Unido y el top 25 en Estados Unidos, Australia o Alemania.

Coincidiendo con la publicación de Familia se ha lanzado el tercer single, Psychofreak, que en esta ocasión deja a un lado los sonidos latinos y resulta una apuesta más adecuada para el mercado anglosajón. ‘Psychofreak’ es un oscuro tema synth-pop con influencia R&B en el que habla de su salud mental, miedos e inseguridades y cuenta con la colaboración de la excéntrica cantante Willow, hija del actor Will Smith, quien actúa como voz de la conciencia de Camila y añade puntos extra a la canción. Muy interesantes resultan sus letras en las que Camila relata detalles de su pasado, como que se ha sentido un «bicho raro» y no encaja en este mundo, además de detallar su salida de Fifth Harmony diciendo que «el barco se estaba hundiendo» pero no culpa al resto de chicas de su marcha del grupo. Sin duda ‘Psychofreak’ es uno de los temas más importantes del álbum y una gran elección como single por mostrar una faceta diferente de la cantante. Dentro de ‘Familia’ destacan ‘Quiet’, un tema mid-tempo synth-pop que habla de cómo la cercanía a tu pareja ayuda a lidiar con la ansiedad, ‘No Doubt’, un animado tema Latin-pop y reggaeton que relata una relación obsesiva y controladora o ‘Boys Don’t Cry’, una balada synth-pop con influencia R&B que habla de la masculinidad tóxica. Entre los temas más interesantes cantados en español se encuentran ‘Hasta Los Dientes’, un tema pop up-tempo con influencia Disco que cuenta con la participación de la cantante argentina María Becerra y detalla nuevamente la obsesión y los celos que se sienten cuando estás en una relación o ‘Celia’, un tema Latin-pop que cuenta la historia de un chico que se enamora de una chica cubana y de la cultura latina. Mientras que en ‘Romance’ Camila tropezaba en la misma piedra e incorporaba numerosas baladas que resultaban aburridas y planas, en Familia ha aprendido la lección y encontramos menos temas lentos, de entre los que destaca ‘Everyone At This Party’, una balada folk con guitarra acústica que relata las secuelas producidas por su ruptura sentimental.

En Familia, Camila Cabello por fin se ha dado cuenta de lo que el público espera y quiere de ella, que no son precisamente las intensas baladas que muestran su faceta de cantautora (y que abundaban en Romance) sino marchosas y divertidas canciones Latin-pop que resaltan a la perfección su carismática personalidad, simpatía y talento. Familia supone un evidente paso adelante con respecto a Romance ya que resulta más animado, entretenido y agradable de escuchar gracias a canciones de inspiración latina pero sin caer en el desgastado sonido reggaeton que lleva saturando el panorama musical desde hace unos años. En mi opinión, Familia es el mejor trabajo discográfico de Camila Cabello hasta la fecha y creo que es la dirección que debería tomar en un futuro, ya que contiene un compendio perfecto entre pegadizos temas latinos que contentarán al público masivo y canciones de estilo synth-pop/R&B más del gusto internacional y dirigidas a los fans que la siguen desde sus inicios en Fifth Harmony. Temas imprescindibles. Don’t Go Yet, Psychofreak, Quiet, No Doubt, Hasta Los Dientes, Celia y Bam Bam. Puntuación: 7’5/10.

Throwback Review: «Justified» de Justin Timberlake

JustifiedLa historia del pop está repleta de casos en los que un componente de una ‘boy band’ o ‘girl band’ destaca por encima de los demás y debido a las diferencias con el resto del grupo, sus distintas aspiraciones musicales o simplemente la ambición le hacen abandonar el grupo al que pertenece y lanzarse en solitario. Existen numerosos ejemplos como Robbie Williams en Take That, Geri Halliwell en Spice Girls, Beyoncé en Destiny’s Child, Nicole Scherzinger en Pussycat Dolls o más recientemente Zayn en One Direction. El protagonista de este post perteneció a N’Sync, una de las ‘boy bands’ más relevantes de finales de los años 90 y principios de la década del 2000 (quizás la más importante por detrás de Backstreet Boys), cuando el fenómeno fan vivía su momento de apogeo. Me estoy refiriendo sin duda a Justin Timberlake, quien durante sus días en N’Sync destacó por encima de sus compañeros por su gran carisma, simpatía y sus dotes como cantante, compositor y ‘showman’, por ello resultaba una evolución natural que se lanzara como artista en solitario. En 2001, tras la gira promocional que acompañó a ‘Celebrity’, el exitoso tercer álbum de N’Sync, el grupo decidió tomarse un respiro a petición de Justin, quien tenía intención de grabar un álbum en solitario y ese respiro se convirtió más tarde en una separación definitiva. En noviembre del 2002 vio la luz el primer álbum como solista de Justin Timberlake, titulado Justified, que se convirtió en uno de los debuts más importantes de un cantante perteneciente a una ‘boy band’ en la historia de la música y prácticamente equiparable al éxito de Beyoncé con su primer álbum ‘Dangerously In Love’. Justified está encuadrado dentro del R&B, género que Justin siempre quiso adoptar y fue incorporando gradualmente durante sus días en N’Sync, especialmente en Celebrity, que prácticamente se trataba de un álbum hecho por y para el lucimiento de Justin. Justified está compuesto por 13 temas encuadrados dentro del R&B con influencias pop, funk, Soul y Hip Hop compuestos por el propio Justin bajo la producción de The Neptunes (dúo formado por Pharrell Williams y Chad Hugo), Timbaland y Scott Storch. Durante los primeros años de la década del 2000 The Neptunes estuvieron detrás de un buen puñado de éxitos mundiales como ‘I’m Slave 4 U’ de Britney Spears o ‘Girlfriend’ de N’Sync y fueron los responsables de modernizar el pop/R&B de aquella época, creando un moderno sonido urban-pop que se caracterizaba por un gran uso de sintetizadores y la aparición de Pharrell en muchas de las canciones que producía. Justified debutó en el #2 de la lista americana de álbumes con casi 440 mil copias vendidas en su primera semana y acabó vendiendo 4 millones en Estados Unidos y más de 10 en el resto del mundo, convirtiéndose en uno de los mayores éxitos del año.

El single presentación de Justified fue Like I Love You, un marchoso tema R&B/dance-pop con influencia Hip-Hop y funk producido por The Neptunes que contaba con la colaboración del grupo Clipse, quien aportaban un rap aunque no aparecían en los créditos de la canción. Michael Jackson fue la fuente de inspiración para Justin en este álbum (especialmente los discos Off The Wall y Thriller) y casualmente algunos de los temas producidos por The Neptunes para Justified estaban originalmente pensados para aparecer en el disco ‘Invincible’ del rey del pop, pero al ser rechazados por éste fueron a parar al álbum debut de Justin. ‘Like I Love You’ recibió buenas críticas de los expertos musicales por la evolución musical del artista, su versatilidad vocal, su mayor madurez y la naturaleza sexual de sus letras. El primer single en solitario de Justin obtuvo un buen desempeño comercial: alcanzó el #2 en Reino Unido, fue top 10 en Australia y resultó moderadamente exitoso en Estados Unidos y Canadá, donde ocupó el #11. Como segundo single fue lanzado el que se convertiría en el tema más famoso y característico de la carrera de Justin Timberlake en solitario. Me refiero por supuesto a Cry Me a River, que se trata de una balada R&B mid-tempo de sonido oscuro y melodía inspirada en la música del Medio Oeste producida por Scott Storch y Timbaland (quien aporta sus habituales ‘beatbox’) que contiene una rica instrumentación formada por guitarra, piano eléctrico, sintetizadores, además de unos cantos gregorianos al principio de la canción. ‘Cry Me a River’ es uno de los temas más personales de Justified y habla de un hombre con el corazón roto que intenta pasar página tras la infidelidad de su última pareja, que no es otra sino su ex-novia Britney Spears. Este tema fue aclamado por la crítica por la magistral producción de Timbaland, sus letras autobiográficas y el amplio registro vocal del artista nacido en Memphis, además fue incluido en los listados de lo mejor del año e incluso apareció en el recopilatorio de las ‘500 canciones mejores de todos los tiempos’ de la prestigiosa publicación Rolling Stone. Cry Me a River resultó un éxito alrededor del mundo: fue #2 en Reino Unido y Australia o #3 en Estados Unidos y recibió numerosos premios, entre ellos un Grammy a mejor actuación vocal masculina de pop. El videoclip de ‘Cry Me a River’ fue uno de los más famosos del año, resultó muy controvertido por la aparición de una mujer muy similar a Britney y recibió varios galardones, entre ellos mejor video masculino y mejor video pop en los premios MTV.

En 2003, tras el éxito de ‘Cry Me a River’ llegó el tercer single, Rock Your Body, que se trata de un tema up-tempo de estilo dance-pop y R&B con influencia Disco producido The Neptunes, quienes incorporaban su habitual estilo con gran uso de sintetizadores. ‘Rock Your Body’ fue uno de los temas originalmente ofrecidos a Michael Jackson que tras ser rechazados por él pasaron a formar parte de Justified, algo que Justin nunca dejará de agradecer ya que se convirtió en otro éxito y uno de los temas más destacados del álbum. Este single fue el tercer #2 consecutivo del álbum en Reino Unido, alcanzó el #1 en Australia y fue top 5 en Estados Unidos. Cabe destacar que ‘Rock Your Body’ fue interpretado por Justin junto a Janet Jackson en la Super Bowl donde se produjo el infame y polémico ‘pezón-gate’. Como cuarto y último single se lanzó Señorita, un tema mid-tempo R&B con influencia Latin-pop y jazz en el que Justin intenta captar la atención de una chica que le atrae y se trata de otra producción de The Neptunes para el álbum. Aunque no es un tema de baja calidad en absoluto, personalmente considero que fue una decisión poco acertada el lanzamiento de Señorita como single ya que existen canciones notablemente superiores dentro del álbum y rompió la magnífica elección de singles lanzada hasta el momento. Con una escasa promoción a diferencia de los anteriores singles, Señorita tuvo un impacto comercial inferior y apenas ocupó el top 15 en Reino Unido y top 40 en Estados Unidos, aunque en Australia se convirtió en el cuarto single top 10 del álbum.

Justified se puede escuchar prácticamente del tirón ya que está compuesto por un conjunto muy sólido de canciones, entre las que destacan ‘(Oh No) What You Got’, un marchoso tema con percusión tribal que cuenta con la clásica producción de Timbaland, ‘Last Night’, una de las canciones más bailables y up-tempo del álbum, que destaca por su uso de violines y contiene el habitual sonido de sintetizadores típico de The Neptunes o ‘Take It From Here’, que forma parte de los momentos más calmados del álbum y destaca por su tono melancólico. El álbum debut de Justin Timberlake esta formado principalmente por temas up-tempo y mid-tempo pero también encontramos un par de baladas (quizás los temas más flojos del disco) como ‘Still on My Brain’, influenciada por el Soul y bajo la producción de The Underdogs. Mientras que ‘Future Sex/Love Sounds’ es mi álbum favorito de Justin, ‘Justified’ también se encuentra entre los imprescindibles de su discografía por la gran elección de singles, su magnífico compendio de marchosos temas up-tempo dirigidos a las pistas de baile y medios tiempos más reflexivos e introspectivos, la excelente producción de Timbaland, Scott Storch y The Neptunes y la versatilidad vocal de Justin. Temas imprescindibles: Cry Me a River, Rock Your Body, Like I Love You, Last Night, (Oh No) What You Got y Nothin’ Else. Puntuación: 8’5/10.

Crítica de «Slut Pop» de Kim Petras

Slut PopLa cantante alemana Kim Petras publicó en julio de 2019 su álbum debut, Clarity, el cual estaba formado por un conjunto sólido de canciones pop y dance-pop que recibió buenas críticas de los expertos musicales por su naturaleza desenfadada, su moderna producción y su influencia de numerosos estilos musicales como Trap, R&B o Hip Hop. En octubre del mismo año, la cantante nacida en Colonia publicó su segundo álbum de estudio, Turn Off The Light, que se trataba de un original proyecto de naturaleza oscura y misteriosa inspirado en Halloween que recogía varios temas lanzados originalmente en el EP del mismo nombre que vio la luz en 2018 además de nuevas canciones. Tras varios singles sueltos que finalmente no han formado parte de su nuevo trabajo, Kim Petras lanzó a principios de febrero un nuevo EP, titulado Slut Pop, el cual está formado por 7 temas de estilo dance-pop y electro-pop de apenas dos minutos de duración producidos en su totalidad por su habitual colaborador Dr. Luke (esta vez bajo su propio nombre y sin ningún seudónimo). Slut Pop está compuesto por canciones muy explícitas en las que la cantante no duda en relatarnos todas sus fantasías sexuales con pelos y señales, aunque según sus propias palabras este EP está inspirado en las vidas de las trabajadoras sexuales y contiene letras llenas de «empoderamiento y positivismo sexual». La mayoría de las canciones presentes resultan muy similares entre sí en cuanto a producción, ya que están encuadradas dentro de un dance-pop y electro-pop machacón típico de la década del 2010 que Dr. Luke ha utilizado mil veces anteriormente en sus producciones para Kesha, Britney Spears o Katy Perry. Además las letras de alto voltaje sexual se repiten una y otra vez a lo largo del EP, poniendo de manifiesto la hipersexualidad de la cantante y su deseo por complacer a los hombres en canciones con títulos tan explícitos como ‘Treat Me Like a Slut’, ‘XXX’, ‘Superpower Bitch’, ‘Throat Goat’ o ‘Your Wish Is My Command’. En resumen, pese a su brevedad (apenas supera los 15 minutos de duración), ‘Slut Pop’ resulta repetitivo, vulgar y no aporta nada a la carrera de Kim Petras, cuyos dos primeros álbumes de estudio eran más que dignos. Esperemos que la joven cantante se centre de cara a sus próximos proyectos y vuelva a la senda del pop desenfadado que inició con Clarity. Puntuación: 5/10.

Crítica de «Dawn FM» de The Weeknd

Dawn FMThe Weeknd publicó su último álbum de estudio, After Hours, en marzo de 2020, cuando muchos países comenzaban el largo periodo de confinamiento por la pandemia del coronavirus, pero lejos de convertirse en un «trabajo maldito» por ser lanzado en tan fatídica fecha, resultó el disco más importante del año (con el permiso de ‘Future Nostalgia’ de Dua Lipa) gracias al éxito descomunal de sus singles ‘Blinding Lights’, ‘In Your Eyes’ y ‘Save Your Tears’, que acabaron entre los más escuchados del 2020 y nos ayudaron a hacer más ameno el duro confinamiento. Durante el 2021 dichos singles continuaron su imparable éxito en las radios, plataformas musicales y listas de ventas de todo el mundo, por ello la discográfica del cantante de Toronto, en una maniobra muy astuta, aprovechó para publicar un álbum de grandes éxitos (o más bien un ‘After Hours’ ampliado con algunos de sus hits anteriores) llamado ‘The Highlights’, que resultó bastante exitoso pese al poco sentido que tienen en la actualidad este tipo de álbumes debido al auge de las playlist en las plataformas musicales. El pasado 7 de enero Abel Tesfaye publicó su quinto álbum de estudio, Dawn FM, convirtiéndose en uno de los trabajos más tempranos de este 2022 recién inaugurado y seguramente uno de los que más dará que hablar teniendo en cuenta el largo recorrido que tuvo su anterior trabajo discográfico. Dawn FM está compuesto por 16 temas encuadrados dentro del synth-pop y el dance-pop que siguen la estela musical de ‘After Hours’, pero todavía se aprecian más las influencias de la música electrónica de los años 80, además de ciertos elementos funk, Disco o New Wave y destaca por el hecho de que abandona el sonido R&B que le ha acompañado desde sus inicios en el mundo de la música. Aparte de la clara influencia que ha tenido en el álbum la música de baile de los 80, se puede apreciar cómo el legado de Michael Jackson ha inspirado a The Weeknd, concretamente los discos ‘Off The Wall’ y ‘Thriller’. Dawn FM supone una continuación de ‘After Hours’ y se trata de un álbum conceptual en el que «el oyente viaja a través de un túnel oscuro mientras escucha sus canciones en la radio Dawn FM hasta llegar a la luz», lo que podríamos interpretar como que la oscuridad y los pensamientos atormentados y autodestructivos que el cantante tenía durante la era ‘After Hours’ han terminado y ahora llega el «amanecer», que representa el comienzo de una nueva vida más alegre. Sin embargo, al igual que todos los álbumes concebidos y grabados durante la pandemia del coronavirus, se puede apreciar un cierto poso de angustia y melancolía. Para la creación de ‘Dawn FM’ The Weeknd ha seguido confiando en Max Martin y Oscar Holter, que tantas alegrías le han dado (fueron responsables de todos los macro-hits del álbum anterior) pero se ha unido a otros productores de la talla de Tommy Brown (conocido por su trabajo junto a Ariana Grande), Calvin Harris, Swedish House Mafia o Oneohtrix Point Never entre otros. El concepto de estar «escuchando la radio mientras viajas por el oscuro túnel» está presente a lo largo de todo el álbum, ya que contiene los típicos «jingles» de las radios, además de varios «speeches» de personajes famosos como el célebre músico Quincy Jones (cuya presencia no es casual, ya que fue el responsable de muchos de los éxitos de Michael Jackson, quien es una referencia para Abel en el álbum) o el actor Jim Carrey.

El single presentación del álbum, Take My Breath, llegó en agosto del año pasado y suponía la transición perfecta entre su anterior trabajo y ‘Dawn FM’ ya que continúa el estilo bailable presente en singles como ‘Blinding Lights’ pero profundiza en el sonido psicodélico y el mayor uso de sintetizadores típicos de la música electrónica de los años 80. ‘Take My Breath’ es un tema up-tempo de estilo synth-pop, Disco y dance-pop con influencias de la música psicodélica de los 70, producido por Max Martin y Oscar Holter en el que el cantante relata una relación romántica que termina con una «asfixia erótica». Aunque no ha alcanzado las cotas de éxito de ‘Blinding Lights’ o ‘Save Your Tears’, ‘Take My Breath’ ha tenido un rendimiento comercial positivo y ocupó el top 10 en las listas de venta de Estados Unidos, Australia o Canadá. El hecho de haber sido lanzado cuando el remix de ‘Save Your Tears’ junto a Ariana Grande todavía estaba muy reciente y se encontraba en las primeras posiciones de las listas de venta, unido a las excesivas colaboraciones de The Weeknd en aquel momento han repercutido de manera negativa el desempeño de ‘Take My Breath’, que de haber sido lanzado en 2022 hubiera cosechado un mayor éxito. Además la presencia del cantante canadiense ha sido máxima y continua desde finales del 2019, lo que ha «saturado» en cierta manera al público. Coincidiendo con el lanzamiento del álbum se ha lanzado como segundo single Sacrifice, un marchoso tema electro-pop y dance-pop con gran influencia funk/Disco producido por Max Martin, Oscar Holter y Swedish House Mafia que destaca por su riff de guitarra electro-funk y el hecho de que The Weeknd canta con varios acentos, entre ellos el británico (algo que sucede en otras canciones del álbum).

Tras darnos la bienvenida a la radio ‘Dawn FM’ y al viaje que vamos a experimentar durante el álbum, llega la primera canción, ‘Gasoline’, que se trata de un tema electro-pop y dance-pop con un uso prominente de sintetizadores que le da un toque muy «ochentero» y en el que The Weeknd detalla una complicada relación con su pareja marcada por el abuso de drogas y cómo le ruega que no le abandone. Esta canción también destaca por el hecho de que Abel adopta nuevamente el acento británico al principio de los versos. Le sigue ‘How Do I Make You Love Me?’, otro marchoso tema dance-pop y electro-pop en el que Abel alterna su voz grave con el falsete y se pregunta qué tiene que hacer para que su amor dure. Uno de los temas más interesantes del álbum y con muchas posibilidades de convertirse en single es ‘Less Than Zero’, quizás la canción menos experimental y más comercial y accesible del álbum, que recuerda al estilo de los singles más famosos de su anterior álbum como ‘In Your Eyes’ o ‘Save Your Tears’. Este pegadizo tema synth-pop, dance-pop y New Wave con uso prominente de guitarra tiene el sello inconfundible de Max Martin y Oscar Holter y habla de cómo una antigua novia que tuvo ahora cree que él no vale nada. También merece la pena reseñar ‘I Heard You’re Married’, un tema synth-pop producido por Calvin Harris que cuenta con la participación del rapero Lil Wayne (la segunda colaboración entre ambos artistas) y en el que The Weeknd saca su orgullo propio al enterarse de que una chica con la que ha tenido una relación ahora está casada, o ‘Out of Time’, un tema mid-tempo pop/R&B de estilo retro en el que podemos apreciar una gran influencia de la música de Michael Jackson. Aunque la mayor parte del contenido de ‘Dawn FM’ es up-tempo y bailable, también hay espacio para temas más lentos, como por ejemplo ‘Is There Someone Else?’, que se trata de una balada mid-tempo producida por Tommy Brown que no abandona el uso de sintetizadores y el estilo electro-pop presente en el álbum, o ‘Here We Go… Again’, una bonita balada que habla de lo difícil que resulta escapar del lado oscuro del amor y cuenta con una innecesaria aportación del rapero Tyler The Creator.

No es difícil apreciar que el cantante canadiense ha ido reduciendo progresivamente la cuota de R&B alternativo (del que fue uno de sus mayores representantes) en sus últimos álbumes a la vez que incorporaba temas pop bailables y comerciales con los que ha ampliado su público y conseguido un éxito apabullante. Si en ‘After Hours’ estaban presentes las dos facetas del cantante (el R&B más oscuro y el dance-pop comercial), en Dawn FM ha profundizado en ésta última y nos ha presentado un conjunto de canciones synth-pop del tipo ‘Blinding Lights’ con gran influencia de la música electrónica de los años 80. En resumen, Dawn FM destaca por su pulida y refinada producción y contiene un conjunto muy sólido de canciones que podría exprimirse con numerosos singles a lo largo de este año. Como amante del R&B, pese a no encontrar canciones de este estilo en Dawn FM, debo reconocer que es uno de los mejores álbumes de su discografía y continúa el alto listón dejado por magníficos ‘Starboy’ y ‘After Hours’, lo cual es algo muy complicado. Temas imprescindibles: Take My Breath, Sacrifice, Less Than Zero, Gasoline y Out of Time. Puntuación: 8/10.

Crítica de «Keys» de Alicia Keys

KeysUno de los últimos lanzamientos del 2021 fue el octavo álbum de estudio de Alicia Keys, que tomaba el relevo a Alicia, el cual vio la luz en septiembre del 2020, fue top 5 en la lista americana de álbumes y contó con el modesto hit ‘Underdog’. Si el anterior álbum de la cantante neoyorquina tenía su nombre de pila, su nuevo trabajo se titula Keys, ya que tras el bloqueo creativo que sufrió durante la pandemia «encontró la llave para recuperar la paz que había perdido». Keys es un álbum doble compuesto por una parte llamada ‘originals’, donde podemos encontrar canciones melódicas y tradicionales que son la seña de identidad de la cantante, mientras que en ‘unlocked’ escuchamos versiones de esos temas pero con el toque experimental y electrónico de Mike Will Made It, quien se encarga de la producción de esta segunda parte. 10 de las canciones aparecen en ambas partes del álbum y cuentan con su versión ‘original’ y ‘unlocked’ además de otras 6 canciones sólo se encuentran en una versión. El concepto del nuevo trabajo de Alicia Keys no ha acabado de convencer al público por su extraña naturaleza y ha recibido críticas mixtas por parte de los expertos musicales. Hasta el momento, todos los álbumes de Alicia habían ocupado el top 5 en lista americana, sin embargo ‘Keys’ apenas ha ocupado el top 50 (convirtiéndose en la peor posición de toda su trayectoria profesional) y ha obtenido unas ventas ínfimas y escasas reproducciones en las plataformas musicales, marcando mínimos en la carrera de la veterana cantante. El single presentación del álbum fue LaLa, un medio tiempo R&B perteneciente exclusivamente al lado ‘unlocked’ y que contaba con la colaboración del cantante Swae Lee y tras él llegó el segundo single, Best of Me, que se trataba de un insípido tema mid-tempo R&B compuesto junto a Raphael Saadiq del que apenas se aprecian diferencias entre ambas versiones. Cuesta creer que la canción que abre la parte ‘originals’ del álbum (supuestamente el lado más «melódico y tradicional») sea ‘Plentiful’, un tema R&B con influencia Hip-Hop producido por su marido Swizz Beatz y que cuenta con la colaboración del rapero Pusha T, que resulta una apuesta interesante y una de las mejores canciones rítmicas de ‘Keys’, pero que encajaría mejor en la segunda parte, más sobreproducida y moderna. Sin embargo encontramos aciertos como ‘Dead End Road’, una balada tradicional R&B con influencia Gospel, reminiscencia de sus primeros trabajos y que sí representa la esencia «original» de su música. Otro de los temas más destacados es ‘Nat King Cole’, que aparece en ambas partes del álbum pero resulta más interesante en su versión ‘unlocked’, que cuenta con la participación del rapero Lil Wayne (quien en su verso se autodenomina ‘Nat King Kong’ haciendo un juego de palabras entre el célebre cantante de Jazz y el famoso gorila de la película). En resumen, Keys cuenta con varias canciones interesantes en las que podemos deleitarnos con la maravillosa voz de Alicia Keys y sus habilidades como compositora, pero como proyecto resulta confuso y poco centrado e inspirado, por lo que no resulta memorable dentro de la discografía de la cantante. En mi opinión hubiera resultado una opción más acertada elegir las mejores versiones de cada canción y ponerlas en un álbum más corto ya que en su conjunto resulta redundante y algo aburrido. Puntuación: 6/10.