Crítica de «Nobody Is Listening» de Zayn

Nobody Is ListeningEnero suele ser un mes con escasas novedades discográficas ya que la mayor parte de los artistas eligen para el lanzamiento de sus álbumes los meses de noviembre y diciembre al beneficiarse de las altas ventas que se producen durante el periodo navideño, lo que supone un relativo alivio para la maltrecha situación que vive la industria musical. Aunque las grandes discográficas evitan el mes de enero para situar sus lanzamientos más importantes, encontramos una excepción en el caso de Zayn, quien ha hecho caso omiso de esta regla no escrita y ha publicado el 15 de enero su tercer álbum de estudio, titulado Nobody Is Listening. El nuevo trabajo de Zayn Malik toma el relevo de ‘Icarus Falls’, que vio la luz a finales de 2018 y resultó un rotundo fracaso comercial con respecto a su disco debut debido a su escasa promoción y la ausencia de hit singles, por ello muchas expectativas estaban puestas en él. A diferencia de «Icarus Falls», que era un disco doble con casi 30 canciones, el nuevo álbum del ex-componente de One Direction resulta muy breve, con tan sólo 11 temas que rondan los tres minutos de duración, sin embargo lo que no cambia es su estilo musical, que está centrado en el estilo urbano y el sonido R&B electrónico. «Nobody Is Listening» es un álbum de carácter introspectivo y está centrado en medios tiempos y baladas que encajan mejor con el tono reflexivo y meditativo de las letras. El sencillo presentación del álbum, Better, llegó el pasado mes de septiembre y se trataba de un medio tiempo R&B/pop que no se aleja demasiado del sonido habitual del cantante inglés y de lo que encontramos en el actual panorama urbano. Better ha obtenido un desempeño comercial muy negativo: apenas ha ocupado el top 60 en la lista de ventas de Reino Unido y sólo cuenta con 60 millones de reproducciones en Spotify, una cifra muy inferior a la de otros lead singles como Pillowtalk, que casi tiene 900 millones en la conocida plataforma musical. Una semana antes del lanzamiento del álbum llegó el segundo single, Vibez, un tema R&B influenciado por los ritmos Hip-Hop muy en la línea del estilo de Chris Brown o el Justin Bieber más reciente y que supone el tema más rítmico y comercial de disco.

Entre las canciones más interesantes de «Nobody Is Listening» se encuentran ‘Calamity’, que sirve como introducción al álbum y en la que Zayn comienza rapeando mientras explica el significado del título «nadie está escuchando» y todo lo que ha vivido durante estos últimos años, ‘Outside’, una bonita balada con melodía de guitarra en cuyos créditos de composición aparece el cantante americano Khalid y que destaca por voz el falsete de Zayn o ‘When Love’s Around’, que cuenta con la colaboración de la cantante americana Syd, quien aporta su voz dulce a este número de R&B con influencia reggae. En el tema mid-tempo ‘Sweat’ se introducen sintetizadores típicos de los años 80 mientras que en la balada que cierra el disco, ‘River Road’, el joven cantante ejerce de crooner y muestra su predilección por el sonido Jazz/Blues.

En sus carreras en solitario, los ex-componentes de One Direction han gozado de una respuesta por parte del público de lo más variada: mientras que Harry Styles ha triunfado en todo el mundo con su reciente álbum gracias a hit singles tan contundentes como ‘Adore You’ o ‘Watermelon Sugar’, Louis Tomlinson y Niall Horan han tenido un desempeño comercial más moderado pero siguen obteniendo buenos datos en Reino Unido y Liam Payne, quien a priori podríamos pensar que triunfaría en Estados Unidos gracias a su estilo urbano y su gran carisma, ha fracasado con su primer disco, cuya vida comercial ha sido mínima. Zayn Malik, por su parte, tras abandonar la famosa ‘boy band’, gozó de una gran acogida con su primer álbum a ambos lados del Atlántico, sin embargo su segundo trabajo resultó un rotundo fracaso comercial, agravado por los problemas de ansiedad y pánico escénico que sufrió el cantante de origen pakistaní. Con su tercer disco de estudio Zayn no aspira a repetir los resultados de «Mind of Mine» ya que su popularidad se ha reducido notoriamente durante los últimos años y el mercado musical sigue muy débil como consecuencia de la pandemia, además al haber situado su nuevo álbum en unas fechas tan poco agradecidas de cara a las ventas como es el mes de enero no es probable que alcance un gran éxito. Pese a todo, no nos encontramos ante un producto de baja calidad, ya que «Nobody Is Listening» cuenta con varias canciones interesantes que ponen de manifiesto una mayor madurez en las letras, pero su carácter personal, íntimo e introspectivo lo hacen poco accesible al gran público. Puntuación: 6’5/10.

Throwback Review: «Mind of Mine» de Zayn

ZaynEn la historia del pop ha resultado muy habitual que los componentes más carismáticos y líderes naturales dentro una famosa ‘boy band’ o ‘girl band’ abandonen la formación a la que pertenecen para desarrollar una carrera en solitario y mostrar su verdadera identidad. Existen ejemplos famosos como Robbie Williams en Take That o Geri Halliwell en Spice Girls y más recientemente el caso de Zayn Malik, componente de One Direction que abandonó el popular grupo en 2015, un año antes de su separación definitiva. Zayn alegó que necesitaba descansar de la estresante vida que llevaba junto a One Direction y pasar tiempo con su familia y amigos como lo hace un chico normal de 22 años, aunque más tarde expresó que la música que hacía junto a boy-band no reflejaba sus verdaderas aspiraciones como artista. En marzo de 2016, cuando One Direction acababa de anunciar su separación, el joven de ascendencia pakistaní publicó su primer álbum en solitario, llamado Mind of Mine, en el que se alejaba del estilo pop/rock y teen-pop que hacía junto a la boy-band para adentrarse en el R&B, que es el tipo de música que escuchaba de adolescente, con gran influencia del R&B alternativo. Con el primer single, Pillowtalk, Zayn mostraba una gran madurez y evolución musical gracias a sus letras más explícitas y estaba inspirado en su relación con Perrie, componente de la girl-band inglesa Little Mix, con la que rompió meses atrás. Este tema R&B alternativo de melodía dispersa recibió excelentes críticas de los expertos musicales, los cuales lo compararon con el estilo de Miguel o The Weeknd y tuvo un excelente rendimiento comercial: debutó en el #1 en Reino Unido y Estados Unidos, haciendo de Zayn el único cantante británico en debutar en lo más alto en estos ambos países. Como segundo single, el cantante inglés lanzó Like I Would, un tema electro-R&B y dance-pop que suponía un contrapunto más marchoso al carácter downtempo de Pillowtalk pero no resultó tan exitoso como este último. El tercer y último single extraído de “Mind of Mine” fue Wrong, uno de los temas R&B alternativo que abundan en el disco, pero en este caso con la colaboración de la cantante americana Kehlani, la cual pertenece al género al que Zayn se ha aproximado en su carrera como solista. Varios sencillos promocionales fueron lanzados con antelación a la publicación del disco como ‘Befour’, un tema R&B y synth-pop cuyas letras resultaban muy interesantes por revelar lo frustrado que se sentía cuando pertenecía a One Direction, o la balada R&B de desamor ‘It’s You’ en la que nuevamente hablaba de su ruptura con Perrie. Gracias a la gran acogida del primer single, Mind of Mine debutó en el #1 de la lista de ventas de Reino Unido, destronando a la mismísima Adele y también ocupó la posición de honor en Australia, Canadá o Estados Unidos, donde se convirtió en el primer cantante británico en lograr el #1 con su disco debut. Teniendo en cuenta que he hecho la crítica de “Mind of Mine” en retrospectiva, debo reconocer que es uno de los trabajos más consistentes de un miembro de One Direction en solitario (superior a los debuts de Harry Styles o Liam Payne) ya que está formado por un conjunto muy sólido de modernas canciones R&B y cuenta con la excelente voz de Zayn, además de su carisma y el misterioso velo que envuelve su personalidad de ‘alma atormentada’. Tras un impresionante debut, el segundo disco de Zayn Malik, Icarus Falls, supuso un fracaso comercial y ni el álbum ni los singles lanzados lograron una mínima parte del éxito conseguido con “Mind of Mine”. Puntuación: 7’5/10.