Crítica de “My Dear Melancholy” de The Weeknd

B9430F13-06CC-4A21-9831-C876F61EC4B0-600x600A finales del año 2016, el cantante The Weeknd publicó su tercer disco de estudio, Starboy, el cual recibió grandes críticas de los expertos musicales por su evolución musical, debutó en el #1 de la lista americana de álbumes (su segundo trabajo que llega a lo más alto en Estados Unidos) y contó con exitosos singles como Starboy, el cual llegó al #1 en los principales mercados musicales, I Feel It Coming o Party Monster. A nivel internacional, el álbum Starboy logró una gran acogida comercial, ya que ha vendido más de tres millones y medio en todo el mundo y ha sido uno de los discos más exitosos de los años 2016 y 2017. En sus dos primeros álbumes y los mixtapes que lanzó previamente, el cantante canadiense exploraba el R&B alternativo y estaban formados por canciones de sonido oscuro y melodías dispersas, sin embargo gracias al éxito internacional del single Can’t Feel My Face (que contaba con un sonido más accesible a todo el publico gracias a su estilo electro-pop y Disco) en Starboy decidió decantarse por este sonido más comercial, y aunque podemos considerarlo un álbum R&B, contaba con influencias pop y electro-pop, y permitió a The Weeknd abrirse a un mayor público y convertirse en uno de los cantantes más populares dentro de este género. Starboy era un gran álbum en el sentido más estricto de la palabra, ya que estaba formado por 18 temas, de los que no sobraba casi ninguno, y también se caracterizó por su longevidad en las listas de venta debido a la gran cantidad de singles extraídos, los cuales dominaron las radios y los charts de todo el mundo.

Aunque en los últimos meses surgieron rumores de que The Weeknd estaba trabajando en su siguiente álbum, el pasado 30 de marzo lanzó por sorpresa My Dear Melancholy, que no se trataba de un álbum completo, sino de un “Extended Play”, el primero que publica el cantante de Toronto. Este EP está formado por 6 canciones, todas ellas compuestas por The Weeknd junto a Frank Dukes, productor musical asociado a artistas de Hip-Hop y R&B como Drake, Rihanna o Kanye West entre otros, pero más conocido por ser el responsable del último disco de Camila Cabello, aunque también han participado otros famosos productores como Mike Will Made It o Skrillex. En este trabajo, The Weeknd regresa a sus raíces musicales y explora el sonido de su primer álbum Kiss Land o sus anteriores mixtapes, ya que las 6 canciones presentes en este EP son downtempo, de naturaleza oscura, con melodía dispersa y encuadradas dentro del R&B alternativo. Aunque la promoción de este disco ha sido escasa debido a la naturaleza sorpresiva de este lanzamiento, The Weeknd ha grabado los videoclips promocionales (de manera vertical y lanzados vía Spotify) de dos temas de EP: Try Me y Call Out My Name. Mi tema favorito de “My Dear Melancholy” es precisamente Call Out My Name, una sombría balada downtempo que habla de un romance acabado y tiene todas las posibilidades de ser el single oficial del EP, ya que es el tema más destacado y recuerda a grandes temas del cantante como The Hills o Acquainted. En resumen, este trabajo podemos considerarlo como un aperitivo del siguiente álbum de estudio de Abel Tesfaye, pero destaca por su vuelta al enigmático y misterioso sonido R&B alternativo con el que le conocimos y que mejor se adapta a la fantástica voz de The Weeknd. Puntuación: 7’5/10.

Anuncios

Crítica de “Sex & Cigarettes” de Toni Braxton

toni-braxton-sex-cigarettes-1-thatgrapejuice-600x595Sex & Cigarettes es el título del octavo álbum de estudio de la artista de R&B/Soul Toni Braxton, el siguiente que publica tras “Love, Marriage & Divorce”, el disco que publicó junto al cantante y productor musical Babyface, y el primero en solitario desde “Pulse”, que fue lanzado en 2010. Durante los años 90, Toni Braxton fue una de las cantantes más exitosas dentro del género R&B gracias a sus dos primeros álbumes, Toni Braxton y Secrets, los cuales recibieron grandes críticas de los expertos musicales por sus románticas baladas y su inconfundible voz grave, y vendieron más de 5 millones de copias en Estados Unidos, convirtiendo a Toni en una de las artistas de música negra más importantes de los 90. The Heat, su tercer álbum, en el que incorporó un sonido más moderno y up-tempo, también tuvo buena acogida entre el público, sin embargo tras él, la mayor de las hermanas Braxton inició una espiral decreciente en su éxito comercial, ya que sus posteriores álbumes resultaron un fracaso de ventas, a lo que se unieron además graves problemas de salud, numerosos cambios de casa discográfica y bancarrota económica, haciendo pasar a Toni Braxton por sus momentos más bajos de popularidad y éxito.

Su nuevo trabajo discográfico, Sex & Cigarettes, está compuesto únicamente por 8 temas, muy por debajo de los estándares actuales dentro de la música ya que podríamos considerarlo un EP, algo que resulta decepcionante si tenemos en cuenta los años que ha estado alejada del panorama musical, sin embargo todos los temas presentes tienen una gran calidad y merece la pena por escuchar una vez más su profunda y sensual voz. Este álbum esta compuesto por baladas y medios tiempos de estilo R&B/Soul, y varios de los temas han sido compuesto por la propia Toni Braxton. El single presentación del álbum fue el tema Deadwood, una balada R&B que pese a ser muy interesante no ha logrado buena acogida entre el público. El segundo single previo a la publicación del álbum ha sido Long As I Live, un medio tiempo R&B y el mejor tema que ha lanzado Toni desde hace años. Este single ha estado acompañado de un fantástico videoclip en el que Toni muestra su espectacular físico a los 50 años y hace una coreografía acompañada de alguna de sus hermanas. No hay duda que el fenómeno del “ageism” está presente en la industria musical y ha afectado seriamente a las ventas y popularidad de muchos artistas veteranos, ya que han sido desplazados en las radios en favor de los cantantes más jóvenes y actuales, sin embargo la experiencia es un grado y Toni es una artista plenamente consagrada en el mundo de la música y el entretenimiento (debido a su reality show que protagoniza junto a sus hermanas) y pese a que ya no es la super estrella que era en los años 90 y ha pasado por severos problemas que han mermado su popularidad, sigue manteniendo su asombrosa voz y una elegancia que pocos cantantes actuales poseen. Entre los temas más interesantes del álbum se encuentran la dramática balada “Sex & Cigarettes”, en la que habla sobre la infidelidad de su hombre, el medio tiempo “Sorry” o el tema “Coping”, que comienza como una balada pero se transforma en un tema más marchoso. En resumen, Sex & Cigarettes es un buen álbum, muy esperado por los seguidores de la cantante que llevábamos muchos años sin material nuevo de la diva del R&B/Soul, y aunque los 8 temas presentes en el álbum son muy interesantes, resultan un tanto escasos tras la larga espera. Puntuación: 7’5/10. Sex & Cigarettes – Amazon

The Best of R&B: “Survivor” de Destiny’s Child

unnamedUno de los grupos femeninos más importantes de la historia de la música, y concretamente dentro del género R&B, son sin lugar a dudas Destiny’s Child, quienes comenzaron como cuarteto en su álbum debut de título homónimo con las componentes Beyoncé Knowles, Kelly Rowland, LeToya Robertson y LaTavia Luckett bajo el mando de Matthew Knowles (padre de Beyoncé y tutor legal de Kelly) pero durante su trayectoria han sufrido numerosos cambios en sus integrantes, creando una gran confusión entre el público pero también aumentando considerablemente su popularidad. Tras el moderado éxito del primer disco de Destiny’s Child en Estados Unidos, el grupo publicó en 1999 su segundo álbum, titulado The Writing’s On The Wall, el cual disparó la fama del grupo gracias a una acertada selección de singles que triunfaron en la lista de venta americana y aumentaron su presencia internacional. Bills Bills Bills y Say My Name, primer y tercer single del álbum respectivamente, fueron #1 en Estados Unidos y también ocuparon buenas posiciones en las listas de venta alrededor del mundo. Ambos temas los considero una auténtica joya del R&B de finales de los 90 y principios de la década pasada e imprescindibles dentro de la historia de la música negra. En este álbum participaron algunos de los mejores productores del momento como Darkchild, Missy Elliott o She’kspere, recibió buenas críticas por parte de los expertos musicales y gozó de gran éxito en tierras americanas, ya que fue un ejemplo de longevidad en la lista de venta de Estados Unidos, donde vendió más de 6 millones de ejemplares y fue certificado 8 veces platino por más de 8 millones de copias distribuidas. Además del gran éxito comercial que consiguió, este álbum destacó sin duda por la controversia que causaron los cambios de componentes del grupo durante su promoción. LaTavia y LeToya intentaron demandar al manager del grupo y padre de Beyoncé por su desproporcionado porcentaje de beneficios y por el excesivo protagonismo de Beyoncé y Kelly, quienes acaparaban el micrófono y eran las voces principales en todas las canciones de Destiny’s Child, relegando a LeToya y LaTavia a meras coristas. Pero lo más sorprendente ocurrió cuando vio la luz el videoclip promocional de Say My Name y ninguna de las dos integrantes aparecían, siendo sustituidas por dos nuevas componentes: Michelle Williams y Farrah Franklin, aunque ésta última fue vista y no vista, ya que sólo formó parte de Destiny’s Child durante 5 meses y únicamente participó en los videoclips de Say My Name y Jumpin Jumpin, abandonando el grupo por no soportar el estrés y su escasa participación en las decisiones del grupo. Tras la marcha de Farrah, Destiny’s Child pasó a ser un trío y se convirtió en la formación más estable y recordada del famoso grupo.

En el año 2000, Destiny’s Child participaron en la banda sonora de la película “Los Angeles de Charlie” con el tema Independent Women, que fue el trampolín definitivo para afianzar la fama del grupo en todo el mundo, ya que este single no sólo resultó un tremendo éxito a nivel internacional sino que el tema superó la popularidad de la propia película. Este tema co-producido por la propia Beyoncé junto a Cory Rooney y cuyo título completo es Independent Women Part I (puesto que dos versiones de la canción fueron grabadas), alcanzó el #1 en la lista de ventas americana durante 11 semanas consecutivas, convirtiéndose en el tercer #1 del grupo en Estados Unidos y uno de los mayores hits del año. Este single no sólo triunfó en tierras americanas sino que fue un éxito a nivel mundial, ya que consiguió el primer #1 del grupo en Reino Unido y ocupó el top 10 en Australia, Canadá o España. Durante los meses siguientes, las tres componentes del grupo grabaron el que sería su tercer disco de estudio, Survivor, que se puso a la venta en mayo del 2001. Este álbum fue compuesto en su totalidad por Beyoncé (a diferencia de The Writing’s on the Wall en el que participaron Kelly, LeToya y LaTavia en la composición de varias de las canciones) y está co-producido por Beyoncé junto a Rob Fusari y Anthony Dent principalmente. Aunque podemos encuadrarlo dentro del sonido R&B contemporáneo, Survivor tiene un mayor componente pop que su álbum predecesor y es más accesible para el público en general, ya que tiene más temas up-tempo, aunque predominan los medios tiempos y cuenta con varias baladas. Survivor debutó en el #1 de la lista de ventas de Estados Unidos con más de 650 mil copias, convirtiéndose en el primer álbum #1 del grupo y logró la cifra de ventas más alta de un grupo femenino en la historia de la música americana. A nivel internacional, Survivor fue #1 en más de 10 países incluidos Reino Unido, Canadá o Alemania. Gracias a la magnífica acogida de los singles lanzados, Survivor vendió 3’7 millones de copias en Estados Unidos (donde fue certificado 4 veces platino) y más de 12 millones en todo el mundo, logrando el récord de ser el disco de un grupo femenino más vendido de la década del 2000.

Destiny's Child - Survivor (FanMade Album Cover) Made by JonathanLGardnerEl single presentación del álbum fue Survivor, un marchoso tema R&B/pop que resultaba altamente adictivo debido a su pegadiza melodía de violines y las maravillosas voces de Beyoncé, Kelly y Michelle. La idea de hacer un tema acerca de ser superviviente y superar las adversidades y la negatividad de ciertas personas vino de un chiste que hicieron en una radio estadounidense bromeando sobre cuál sería la siguiente componente de Destiny’s Child en abandonar el grupo, y esto sirvió de inspiración a Beyoncé para componer Survivor. Este tema resultó otro éxito para el trío originario de Houston, ocupando el #2 en Estados Unidos durante 7 semanas y siendo bloqueado de ascender a la posición de honor por el hit “All For You” de Janet Jackson, que ocupó el #1. En el resto del mundo también tuvo un gran rendimiento en las listas de venta, logrando el #1 en Reino Unido e Irlanda y el top 10 en Canadá, Australia y Alemania. Survivor estuvo acompañado de un espectacular videoclip ambientado en una isla desierta del Pacífico, donde Destiny’s Child aparecen en la playa tras naufragar, para más tarde explorar la isla y realizar una coreografía, compartiendo similitudes con el reality-show del mismo nombre. Survivor ganó numerosos premios, incluyendo mejor single R&B de un dúo/grupo en los Soul Train Awards y a mejor vídeo R&B en los MTV Video Music Awards. Tras el éxito de Survivor, Destiny’s Child lanzaron uno de los temas más bailables y marchosos del álbum: Bootylicious, que se trataba de un tema R&B/dance-pop up-tempo que hablaba de mover las posaderas de manera sexy y sentirse cómodo con tu propio cuerpo, y aunque creó cierta controversia por sus letras sexuales, más tarde fue considerado uno de los temas precursores del empoderamiento femenino y de lucir “un culo grande” sin ningún complejo, algo que se pondría de moda años después gracias a varias artistas y celebrities como Jennifer Lopez, Kim Kardashian o la propia Beyoncé. El término Bootylicious, formado por las palabras booty y delicious, logró tanta repercusión en Estados Unidos que fue incorporado al diccionario inglés Oxford y empezó a ser muy utilizado entre los jóvenes americanos, sobretodo entre el colectivo afroamericano y latino. Bootylicious fue un gran éxito en la lista de ventas americana, donde se convirtió en el cuarto single #1 para el trío y también fue un gran hit alrededor del mundo, logrando el #2 en Reino Unido y el top 5 en Irlanda, Australia y Canadá. El tercer single elegido fue Emotion, una versión del tema compuesto por Bee Gees. Esta balada R&B/Soul mostraba el lado más emotivo y sensible de Destiny’s Child, recibió buenas impresiones de los críticos musicales aunque resultó sensiblemente menos exitoso que los anteriores singles en las listas de venta, pero aún así fue top 10 en Estados Unidos y Reino Unido. Como último single se extrajo Nasty Girl, uno de los temas con mayor componente R&B del álbum, en el que Destiny’s Child critican a las chicas sin clase, horteras y chabacanas que nos rodean o nos podemos encontrar habitualmente en nuestro barrio o en la discoteca. Tuvo un impacto comercial mínimo ya que fue lanzado como single de manera muy limitada, aunque personalmente es uno de mis temas favoritos del álbum.

Aunque Beyoncé sigue siendo la voz principal en la mayoría de las canciones, la presencia de Kelly y Michelle incrementó de manera notoria en este álbum, siendo más equitativo el reparto de “solos” en las canciones, ya que se criticó el excesivo protagonismo de Beyoncé en los anteriores álbumes. Survivor está compuesto por 16 temas de los cuales apenas ninguno sobra, y entre los más destacados se encuentran “Fancy” y “Dance With Me”, dos medios tiempos de estilo R&B, o los marchosos temas dance-pop “Sexy Daddy” y “Happy Face”, los más bailables del álbum y que encajaban más con los gustos europeos. El álbum posee baladas muy interesantes como “Dangerously In Love”, una emotiva balada R&B cantada en su totalidad por Beyoncé y que fue la inspiración para su álbum debut en solitario, al que tituló de la misma manera que dicha canción. Aunque The Writing’s on the Wall es mi disco favorito de Destiny’s Child y es considerado un auténtico referente en la música R&B de la década pasada, Survivor también lo encuentro uno de los mejores álbumes de este género, ya que mantiene el espíritu R&B típico del grupo, pero añade un toque dance-pop que lo hizo más accesible y comercial, y permitió al trío triunfar definitivamente en todo el mundo. En resumidas cuentas, Survivor es un gran álbum y un digno sucesor del extraordinario The Writing’s on the Wall, compuesto por una magnífica selección de singles y un conjunto de canciones muy interesantes acompañadas de las maravillosas voces de Kelly, Beyoncé y Michelle, las cuales individualmente destacan, pero en conjunto harmonizan a la perfección. Sin duda uno de mis discos imprescindibles que me emociona cada vez que lo escucho. Puntuación: 9/10. Survivor – Amazon

Savior

iggy-azalea-savior-artworkEl 2014 fue uno de los mejores años para Iggy Azalea a nivel profesional ya que los singles lanzados de su primer álbum tuvieron una gran acogida en las listas de venta de todo el mundo y la situaron como una de las raperas revelación del año y una amenaza importante para Nicki Minaj, por ello tenía un futuro prometedor. Su estilo musical resultó un soplo de aire fresco dentro del mundo del Rap (sobretodo dentro del Hip-Hop femenino) ya que combinaba el Hip-Hop con melodías electrónicas más accesibles al público en general, con gran influencia del dance-pop y electro-pop, por lo que su estilo podíamos definirlo como pop-rap. The New Classic, su álbum debut, fue #3 en la lista americana, la mejor posición para una artista de Hip-Hop femenino tras Roman Reloaded de Nicki Minaj, acabó siendo certificado platino, y tanto Fancy (que fue #1 en estados Unidos) como Black Widow fueron hits en todo el mundo. Tras la buena acogida del álbum, la rapera australiana decidió re-editarlo bajo el nombre Reclassified, y siguió desgranando singles que tuvieron buena acogida en Estados Unidos. Tras cancelar la gira promocional de su primer álbum, en 2016 la rubia rapera regresó al panorama musical con Team, el single presentación de su segundo disco de estudio, titulado Digital Distortion. Team era un tema Hip-Hop down-tempo con sonido electrónico en el que Iggy cantaba y rapeaba, y pese a tener un gran potencial no obtuvo el rendimiento comercial esperado y apenas ocupó el top 50 en Estados Unidos, por ello el lanzamiento de Digital Distortion se aplazó e Iggy siguió grabando temas para el álbum. Un año después regresó con Mo Bounce, un tema Hip-Hop electrónico que fracasó en las listas de venta pero acaparó la atención su videoclip, en el que Iggy mostraba sus generosas posaderas haciendo twerking. La que fuera protegida del rapero T.I. siguió lanzando singles en un intento de reflotar su carrera, en concreto Switch, un bailable tema pop-rap con influencia latina y caribeña que contaba con la colaboración de la cantante brasileña Anitta. Cuando su carrera se encontraba pendiendo de un hilo, Iggy Azalea ha regresado en 2018 con el enésimo single presentación de su segundo álbum de estudio, cuya publicación ha sido retrasado en infinidad de ocasiones. Savior es el último intento de la rapera australiana por reactivar su carrera, pero a diferencia de lo mediocre que han resultado sus dos últimos singles, en este caso Savior es una canción que llama la atención desde el primer momento, ya que se trata de un pegadizo tema Hip-Hop/dance-pop con gran influencia del Tropical House, el sonido de moda que muchos artistas mainstream han adoptado recientemente, y cuenta con la colaboración del rapero Quavo, pero que en este caso en vez de rapear canta, lo que hace del tema muy accesible al público en general. En mi opinión es uno de los mejores temas que he escuchado recientemente y es el adecuado para relanzar la maltrecha carrera musical de Iggy Azalea. Savior no sólo es una gran canción, sino que está acompañado de un espectacular videoclip ambientado en una catedral y cargado de connotaciones religiosas, tomando gran inspiración de “Like a Prayer” de Madonna, pero con un toque moderno y actual. Tras el rendimiento moderado de los últimos singles lanzados, Iggy Azalea ha abandonado el proyecto Digital Distortion y ha comentado que su esperado segundo disco se titulará Surviving The Summer.

No Excuses

fotonoticia_20180301160122_640La cantante americana Meghan Trainor publicó su esperado segundo álbum de estudio Thank You en el año 2016, tras la excepcional acogida que tuvieron tanto su primer disco Title como todos los singles extraídos. Muchas expectativas estaban puestas en este álbum tras ser una de las artistas revelación del 2014 gracias a temas como All About That Bass o Lips Are Movin. Thank You tuvo un debut muy positivo en las listas de venta pero tras la buena acogida inicial del álbum y el single No, los siguientes singles no tuvieron tanto éxito y aunque el álbum gozó de una buena respuesta comercial, no logró repetir la tremenda longevidad de Title. Desde sus inicios en el mundo de la música, la joven cantante demostró que era una artista muy talentosa que tocaba varios instrumentos y componía sus propias canciones, pero sobretodo supuso un soplo de aire fresco en el aburrido panorama musical gracias a su estilo retro, que se inspiraba en el doo-wop, R&B y el Soul de los años 50 y 60. Durante los últimos meses la cantante de Massachusetts ha estado muy ocupada ya que ha compaginado la grabación de su nuevo álbum con su participación como jueza en el enésimo concurso musical de búsqueda de talentos de la televisión americana, “The Four: Battle For Stardom”, en el que comparte el panel de jueces junto a los raperos y productores musicales DJ Khaled y Sean Combs. Una vez finalizada la primera temporada de The Four, Meghan ha lanzado su nuevo single, un año después de su participación en la banda sonora de la tercera entrega de Los Pitufos con el tema “I’m a Lady”. El single presentación de su tercer trabajo discográfico es No Excuses, un marchoso tema que combina pop, Funk y Soul, y que no se desmarca demasiado del habitual estilo retro de la cantante presentado en su disco debut. Meghan Trainor, que ha regresado a su look de rubia, vuelve a mostrar su lado feminista con No Excuses, en el que pide respeto a su pareja y pone de manifiesto el empoderamiento de las mujeres.

Crítica de “All Your Fault Part 1” y “All Your Fault Part 2” de Bebe Rexha

a120629f7e231a821793a21cb654ef75.1000x1000x1En el año 2015, la cantante americana Bebe Rexha lanzó su primer Extended Play (EP), titulado I Don’t Wanna Grow Up, el cual recibió opiniones principalmente positivas por parte de los expertos musicales por su moderno sonido electro-pop y dance-pop y por el balance entre temas destinados a las pistas de baile y la crudeza y emotividad en las letras de las canciones, pero pasó inadvertido en las listas de venta, aunque tímidamente empezó a ser conocida en el panorama pop americano. Este EP estaba compuesto por la cantante neoyorquina bajo la producción de The Monsters and The Strangerz, Jason Evigan y The Messengers, y contó con dos singles promociónales: “I Can’t Stop Drinking About You”, que tuvo un desempeño muy mediocre en la lista americana y “I Gonna Show You Crazy”, que tuvo un moderado recibimiento en varios países europeos. Tras este EP, la cantante de ascendencia albanesa destacó por su faceta como compositora y empezó a componer y ser requerida por otros artistas, como David Guetta, para el que compuso el hit dance “Hey Mama” en el que también puso su voz acompañada por Nicki Minaj, o el rapero G-Eazy, con el que colaboró en el single top 10 “Me, Myself & I”, que ha resultado un gran éxito en Estados Unidos durante los últimos meses. Gracias a su gran química con la reina del Hip-Hop, Bebe Rexha decidió colaborar nuevamente con Nicki Minaj para su nuevo tema, No Broken Hearts, que se esperaba que fuera el trampolín definitivo para triunfar en todo el mundo y el single presentación de su nuevo álbum. Este medio tiempo electro-pop pese a tener un gran potencial, resultar muy pegadizo, original y destacar por el particular acento de Bebe y el magistral rap de Nicki, tuvo un desempeño moderado en las listas de venta, aunque el videoclip recibió gran atención por parte del público y sobrepasó los 200 millones de reproducciones en YouTube gracias a la presencia de Nicki (que es garantía de éxito) y por los escuetos y atrevidos modelitos de Bebe Rexha, quien aparte de ser una talentosa cantante y compositora, también tiene un físico espectacular y sabe cómo explotarlo. I Don’t Wanna Grow Up – Amazon

81goA709-8L._SL1425_Poco a poco, la cantante de Brooklyn empezó a ser más conocida en el mundo de la música pese a sus tímidos comienzos y siguió siendo requerida su presencia en temas de otros artistas como “In The Name of Love” del Dj Martin Garrix, que también tuvo buena acogida en todo el mundo. Mientras colaboraba con otros artistas, Bebe Rexha empezó a trabajar en su álbum debut, pero decidió lanzar antes varios EP como anticipo de dicho trabajo. A finales de 2016, la cantante neoyorquina lanzó un nuevo single, titulado I Got You, como single presentación de All Your Fault Part 1, el primero de los EP que tenía preparada Bebe como aperitivo antes de la publicación de su primer disco de estudio, en una estrategia promocional muy similar a la utilizada por la cantante sueca Robyn con su álbum Body Talk. “I Got You” se trataba de un pegadizo tema electro-pop con influencia Dancehall que logró la mejor posición en la lista americana para Bebe en solitario, donde ocupó el top 50, además de ocupar buenas posiciones en otros países europeos. All Your Fault Part I estaba formado por 6 temas compuestos por Bebe, encuadrados en el sonido electro-pop y dance-pop con influencia R&B y Hip-Hop, producidos por StarGate y The Invisible Men entre otros, y contaba con la participación de los raperos Ty Dolla $ing en el tema “Bad Bitch” y G-Eazy en el segundo sencillo promocional del EP, llamado F.F.F. (las siglas de Fuck Fake Friends), una auténtica declaración de intenciones contra los haters, los “amigos falsos” y la gente que nos decepciona o falla en nuestra vida cotidiana. All Your Fault Part 1 – Amazon

U5du7t2z2uD1Vaft4AGry9CTKzsaRgZ_1680x8400Unos meses más tarde de la publicación de la primera entrega de All Your Fault, concretamente en el mes de agosto del año pasado, la cantante de ascendencia albana por parte de padre, desveló la segunda entrega en forma de EP, llamada All Your Fault Part 2. Este EP también cuenta con 6 temas, pero resulta más variado y ecléctico que la primera parte, y aunque podemos encuadrarlo dentro del estilo habitual de Bebe Rexha, el electro-pop, contiene influencias R&B, Hip-Hop y Country. Como single presentación del EP se lanzó The Way I Are (Dance With Somebody), un medio tiempo R&B/electro-pop que contaba con la colaboración del rapero Lil Wayne y sampleaba el famoso tema “I Wanna Dance With Somebody” de la legendaria Whitney Houston. Y ya en el 2018, cambiando radicalmente de estilo y mostrándonos una faceta diferente de Bebe, la rubia cantante nos ha ofrecido el segundo single del EP, llamado Meant To Be, un tema que se adentra en territorio Country, un estilo musical que Bebe Rexha no había tocado previamente pero que han adoptado últimamente varios artistas mainstream muy importantes. Este medio tiempo Country-pop cuenta con la participación del dúo Florida Georgia Line, pertenecientes a dicho género musical. Pese a ser muy diferente a su estilo habitual, este single ha supuesto el empujón definitivo para la cantante nacida en Nueva York, ya que ha recibido buenas críticas y ha resultado un gran éxito, ocupando el top 10 en la lista americana y convirtiéndose en su single más exitoso en solitario. Este EP cuenta con varias colaboraciones de raperos, como las de 2 Chainz y Gucci Mane en el tema “That’s It”, que cuenta con gran influencia R&B/Hip-Hop. Sin lugar a dudas, las dos entregas de “All Your Fault” me han sorprendido muy gratamente debido a las habilidades de Bebe Rexha como cantante y compositora, y le ponen el listón muy alto de cara a su primer álbum de estudio, el cual esperamos con gran expectación ya que ha sido una de las artistas revelación del año pasado. All Your Fault Part 2 – Amazon

Crítica de “Starboy” de The Weeknd

starboy1En el año 2015 el cantante americano Abel Tesfaye, conocido artísticamente como The Weeknd publicó su segundo álbum de estudio, “Beauty Behind The Madness”, el cual estaba encuadrado dentro del género R&B alternativo, aunque también contenía algunos temas que resultaban más accesibles a un público no acostumbrado a este tipo de música. Gracias al gran éxito del single “Can’t Feel My Face” logró captar la atención de un público más amplio, ya que se trataba de un marchoso tema dance-pop/Funk producido por Max Martin que supuso un cambio radical de dirección musical con respecto a su estilo habitual, pero que permitió al cantante canadiense ser conocido en todo el mundo, ya que hasta entonces su particular estilo R&B alternativo había tenido buena acogida en Estados Unidos pero el público masivo no conocía sus canciones. Tanto “The Hills” como “Can’t Feel My Face”, segundo y tercer single del álbum respectivamente, consiguieron el #1 en la lista americana de singles. Por su parte, el álbum también logró llegar a lo más alto de la lista de Estados Unidos, vendió más de 3 millones de copias, recibió grandes elogios por parte de los críticos musicales por su enigmático sonido y la magnífica voz de The Weeknd, y ganó un premio Grammy al mejor álbum de estilo urbano del año.

Apenas un año después de la publicación de su segundo álbum, The Weeknd publicó su tercer trabajo discográfico, titulado Starboy, que debutó en lo más alto de las listas de ventas de Estados Unidos, Australia y Canadá, convirtiéndose en el segundo #1 consecutivo del cantante en dichos terriotrios, además de ocupar el top 10 en Reino Unido y Alemania. Aunque Starboy no abandona el sonido R&B presente en los anteriores trabajos de The Weeknd, este álbum pierde el toque alternativo que tenía su música para adoptar un mayor componente electrónico que lo hace más accesible y up-tempo. Este álbum está compuesto por 18 temas compuestos por el propio The Weeknd y producidos en su mayoría por Doc McKinney, con producción adicional de Daft Punk, Cirkut, y Max Martin, quien fue el responsable de su hit Can’t Feel My Face. El single presentación fue la canción que daba título al álbum, Starboy, un tema R&B up-tempo con un gran componente electrónico producido por el dúo francés Daft Punk, quienes trabajan por primera vez con The Weeknd. Starboy es un tema marchoso, bailable, pero con el velo misterioso y enigmático presente en todos los temas del cantante, destaca por su temática sexual y por la magnífica voz del cantante, y con él The Weeknd demostró que su objetivo era decantarse por un sonido más accesible y comercial, al estilo de Can’t Feel My Face, con el que logró una gran respuesta por parte del público. Starboy tuvo un gran impacto en las listas de venta de todo el mundo, convirtiéndose en el tercer #1 del cantante en la lista americana y canadiense, además del #2 en Reino Unido y Australia. Para acompañar la promoción previa a la publicación del álbum, el cantante también lanzó el sencillo promocional False Alarm, un enérgico tema dance-punk que se desmarca del habitual estilo musical del cantante y destacó por su polémico videoclip, que contenía escenas de acción y resultaba altamente violento, además de mostrar el cambio de look recién adoptado por el cantante. El segundo single fue I Feel It Coming, un marchoso tema Disco, electro-pop y R&B que también contaba con la inconfundible producción de Daft Punk, quienes nos transportaban a una atmósfera electrónica y ambiental de las discotecas de los años 80. Este single recibió elogios de los críticos musicales y gozó de una buena respuesta comercial, ya que ocupó el top 10 en los principales mercados musicales.

Tras la buena acogida de los primeros singles, el cantante de Toronto siguió desgranando más canciones del álbum, como Party Monster, un tema mid-tempo que se mantenía fiel al sonido R&B alternativo y oscuro de sus anteriores trabajos y contenía influencias Trap, o Reminder, un bonito medio tiempo R&B (uno de mis temas favoritos del álbum) que estaba acompañado por su espectacular videoclip que recibió varias nominaciones a los MTV Video Music Awards. Aparte de los singles lanzados, que son los mejores temas del álbum, también destacan Rockin’, un marchoso tema electro-pop producido por Max Martin y que fue el último single extraído de manera internacional, “Secrets”, un pegadizo tema electro-pop con influencia Disco, el más up-tempo del álbum y que contiene inspiración de la música New Wave de los años 80, “Six Feet Under”, un tema down-tempo R&B alternativo reminiscencia de su anterior trabajo que cuenta con la colaboración del rapero Future, o la balada oscura “Die For You”, una de las canciones más personales y emotivas del álbum en la que habla de una relación amorosa fallida.

Starboy nos muestra una gran evolución musical por parte de The Weeknd, ya que explora un sonido más electrónico gracias a la producción de Daft Punk entre otros, aunque no abandona el típico sonido R&B con el que le conocimos, pero dejando a un lado el toque alternativo. Este álbum recibió en general buenas críticas por parte de los expertos musicales (a los que yo me uno), destacando la excepcional voz de The Weeknd y su talento como compositor y productor, aunque se mostraron algo reticentes con la nueva dirección musical del cantante, quien años atrás fue uno de los mayores representantes del sonido R&B alternativo que tan de moda se puso dentro de la música negra americana y muchos artistas mainstream intentaron copiar. Los pocos puntos en contra que podemos encontrar del álbum son su larga extensión, ya que quizás con 3 o 4 temas menos resultaría más redondo y perfecto, y que conforme avanza el álbum va perdiendo algo de fuerza. En resumen, Starboy es un buen álbum R&B moderno, en el que The Weeknd trata los temas de las relaciones amorosas, el sexo o de cómo afronta la fama y ser un personaje popular, y resulta uno de los mejores del año pasado (aunque fuera lanzado a finales de 2016) procedente de uno de los artistas más talentosos del panorama urbano. Puntuación: 8/10. Starboy – Amazon

Dancing, lo nuevo de Kylie Minogue

kylie-minogue-dancingDurante los últimos meses se ha producido un fenómeno en el panorama musical por el que varios cantantes muy populares han decidido dar un giro a su música y adoptar el estilo Country, un género que aunque es muy popular en Estados Unidos y Canadá, no ha acabado de triunfar en el resto del mundo, salvo casos puntuales. Un ejemplo reciente es el de Justin Timberlake, que ha decidido volver a sus raíces sureñas y explorar el género Country en su nuevo disco, aunque combinándolo con su habitual estilo musical. Lady Gaga también optó por abandonar su imagen frívola y extravagante y ofrecernos su lado más serio, maduro e introspectivo con Joanne, su último álbum, en el que exploraba el estilo Country en varias de las canciones presentes del disco, además de adoptar una imagen muy acorde con este género musical. Pero lo que no íbamos a imaginarnos nunca es que Kylie Minogue, quien siempre hemos relacionado con el dance-pop y electro-pop, y ha mostrado una imagen sexy y provocativa durante su carrera, tomaría un rumbo musical hacia el Country, ya que su estilo e imagen está muy alejado del que acostumbran los artistas de este género. Y más teniendo en cuenta que Kylie Minogue no es una cantante americana nacida en un estado sureño ni ha tomado nunca inspiración de este tipo de música. Por ello, ha sido una gran sorpresa cuando la cantante de Melbourne ha regresado este año con su nuevo single, Dancing, después de publicar varias imágenes en sus redes sociales en las que vestía un look muy Country con botas y sombrero vaquero. Sin abandonar totalmente su estilo, Dancing es un pegadizo tema dance-pop que explora el territorio Country-pop y encaja muy bien con la voz de Kylie. Este tema producido por Sky Adams comienza de manera muy pausada con una guitarra Country para luego transformarse en un marchoso tema dance-pop durante en el estribillo, y marca a la perfección la transición entre su pasado Dance y su nuevo sonido recién adoptado. Pese a haber recibido críticas principalmente positivas, este single ha tenido una mediocre respuesta comercial tanto en su Australia natal como en Reino Unido, su principal mercado musical, y apenas ha ocupado el top 50 en ambas listas de venta, convirtiéndose en su primer single menos exitoso. Dancing es el single presentación de su décimo-cuarto álbum de estudio de la cantante australiana, titulado Golden, y que se pondrá a la venta en el mes de abril. Golden destaca por el hecho de que todas las canciones está compuestas por la propia Kylie, algo que no ocurría desde su sexto disco de estudio, Impossible Princess. La cantante de 49 años empezó a trabajar en este álbum en Londres y Los Angeles, pero más tarde decidió viajar hasta Nashville (Tennessee), la cuna del género Country, para impregnarse de su sonido y de la cultura sureña, y según la propia cantante, componer y grabar las canciones de Golden en Nashville ha resultado una terapia para ella. Dancing – Amazon

Crítica de “Man of the Woods” de Justin Timberlake

justin-timberlake-man-of-the-woods-coverEn el año 2013, Justin Timberlake publicó su tercer y cuarto álbum de estudio, The 20/20 Experience y The 20/20 Experience 2 of 2, que formaban parte de una saga y juntos daban la visión completa de este complejo y original proyecto. Ambos álbumes, sobretodo el primero, estaba encuadrado en el género Neo-Soul con influencias R&B y del Soul de los años 70, y se distanciaba del sonido dance-pop/R&B comercial de los anteriores trabajos discográfico del ex-líder de N’Sync. Ambos discos fueron #1 en Estados Unidos y también lograron una gran respuesta comercial en el resto del mundo, obtuvieron dos premios Grammy, y recibieron excelentes críticas por parte de los expertos musicales por la decisión de profundizar en el sonido Soul, la originalidad de este proyecto y por la magistral producción de Timbaland y Danja. Tras la exitosa gira que acompañó la promoción de ambos álbumes, Justin Timberlake se centró en vida personal y otras facetas como la actuación y estuvo alejado del panorama musical durante unos años. En 2016 participó en la banda sonora de la película Trolls con el tema Can’t Stop The Feeling, que marcaba una divergencia con respecto al estilo musical de sus dos últimos discos y se trataba de un marchoso tema funk/dance-pop producido por Max Martin que resultó un gran éxito en las listas de venta de todo el mundo, logrando el #1 en más de 20 países y pasando a la historia del mundo de la música como uno de las canciones más exitosas de todos los tiempos.

Cinco años después del lanzamiento de la primera entrega de The 20/20 Experience, Justin Timberlake ha regresado con su quinto álbum de estudio, titulado Man Of The Woods, un trabajo discográfico inspirado en sus raíces y en su familia (ya que el nombre de su hijo, Silas, significa “viviendo en el bosque”) y el más personal de toda su trayectoria. En su constante capacidad de re-invención, el cantante de Memphis ha vuelto a dar un giro radical a su estilo musical, ha tomado inspiración de sus raíces sureñas y nos ha ofrecido un álbum, que sin abandonar su habitual R&B/pop, se influencia de los estilos musicales presentes en Tennessee (su estado de origen) como el Country y el Blues, aunque con un toque electrónico moderno. En Man of the Woods, Justin Timberlake ha contado con sus habituales colaboradores Timbaland y Danja pero destaca por el hecho de que vuelve a trabajar con The Neptunes, responsables de la mayoría de los singles de su álbum debut, por lo que este álbum reúne a los mismos productores que crearon el disco Justified. Este álbum está compuesto por 16 temas, 4 de ellos producidos por Timbaland (tres junto a Danja), 9 de ellos por The Neptunes, además de dos temas firmados por Eric Hudson, y un interludio. Man of the Woods cuenta con dos artistas invitados, la cantante de R&B/Soul Alicia Keys y el artista Country Chris Stapleton. El single presentación del álbum ha sido Filthy, un marchoso tema electro-Funk con influencia R&B producido por Timbaland y Danja que ha generado opiniones muy dispares por parte de los críticos, ya que por una parte alaban su sonido futurístico y su carácter bailable, mientras que otros critican el tema por estar sobre-producido y que la voz de Justin resulta robótica y se oculta tras los sintetizadores. Filthy debutó en el #9 de la lista americana de singles, una posición muy alta debido al gran interés que tenían sus fans en este esperado regreso, pero tras su gran debut el tema ha experimentado una caída libre en la lista Billboard. Justin Timberlake declaró que antes del lanzamiento del álbum y su actuación en el medio tiempo de la Super-Bowl, lanzaría varios singles muy diferentes para mostrar la variedad musical presente en el álbum. Mucho más interesante resulta el segundo single del álbum, Supplies, un medio tiempo R&B perteneciente a la parte del disco producida por The Neptunes, y que comparte similitudes con el tema “TKO” perteneciente al álbum The 20/20 Experience 2 of 2. Este single marca la reunión de Justin y Pharrell Williams (el 50% de The Neptunes junto a Chad Hugo) tras 15 años sin colaborar, ya que su ultimo tema juntos fue el sencillo promocional I’m Lovin’ It. Sin duda este tema es uno de los puntos fuertes del álbum y personalmente mi favorito. Apenas una semana después de presentarnos Supplies y a unos días de la publicación de Man of The Woods, Justin nos sorprendió con Say Something, el tercer sencillo promocional, acompañado por el cantante y compositor Country Chris Stapleton. Este medio tiempo producido por Timbaland y Danja explora el sonido Country aunque cuenta con influencias R&B, y nos recuerda a “All Good Things (Come To An End)” de Nelly Furtado, y no es casualidad ya que dicho tema también fue firmado por Timbaland. Este single ha recibido buenas impresiones por parte de los críticos musicales debido a la naturaleza íntima y acústica del tema, por mostrar una mayor madurez en la música de Timberlake, y reflejar la influencia que la música Country ha tenido en el cantante debido a su procedencia de Tennessee, que se considera la cuna del género Country.

Man of the Woods es un disco muy ecléctico que combina géneros musicales tan diferentes como lo son el R&B y el Country (además de incorporar Funk y Blues) y más arriesgado resulta todavía que el álbum haya sido producido por Timbaland, Danja y The Neptunes, expertos en música Hip-Hop/R&B, sin embargo no suena en ningún momento chirriante o como un experimento, sino que se trata de un proyecto centrado, coherente y maduro, por lo que supone una gran adición al catálogo musical de Justin Timberlake. Entre los temas más interesantes del álbum se encuentran “Higher Higher”, un curioso híbrido Country/R&B/Blues que muestra a la perfección la evolución y variedad musical de este disco, “Man of the Woods”, que se trata de un marchoso tema Country/Folk con clara influencia del típico sonido de The Neptunes y uno de los highlights del álbum, “Morning Light”, una balada con aroma Blues/Soul en la que aparece Alicia Keys, “Midnight Summer Jam”, un tema up-tempo Funk muy pegadizo que combina los sintetizadores característicos de The Neptunes con sonidos tan diferentes como el de una armónica Country y resulta uno de los más bailables del álbum, “Wave”, un marchoso tema que mezcla el sonido Folk con un componente electrónico, o “Breeze off the Pond”, otro tema up-tempo Funk que podría encajar en la segunda parte de The 20/20 Experience. Uno de los pocos puntos en contra que podemos encontrar es que la estrategia comercial de lanzar varios singles muy seguidos con anticipación al lanzamiento del álbum no ha surtido mucho efecto ya que la recepción por parte del público de los singles ha sido bastante fría. Como gran seguidor de Justin Timberlake que me considero siempre es un placer escuchar por primera vez un álbum suyo, y más teniendo en cuenta que suele tomarse un largo tiempo de descanso entre disco y disco, pero si además es un disco tan interesante y elegante como Man of the Woods, todavía resulta más emocionante el regreso de JT. Aunque estemos a principios de año, seguro que este trabajo se convertirá en uno de los más importantes del 2018 y por ahora es mi favorito de este año recién comenzado, por su cambio de registro adoptando el sonido Country sin abandonar el R&B, por su sonido acústico y orgánico dentro de un panorama musical cada vez sobre-producido y lleno de sintetizadores, y por la capacidad de Justin para re-inventarse y experimentar con nuevos estilos. Además Man of the Woods es su disco más personal hasta la fecha, está inspirado en su familia y el nacimiento de su primer hijo, y en él declara ser “un hombre del bosque” que se siente orgulloso de sus raíces sureñas. Puntuación: 8/10. Man Of The Woods – Amazon

Crítica de “The Time Is Now” de Craig David

CraigDavid_TIN_Album_BuildTras varios años alejado del panorama musical, el cantante inglés Craig David regresó a finales del 2016 con Following My Intuition, su sexto álbum de estudio con el que logró su segundo #1 en la lista de ventas británica y recibió buenas críticas de los expertos musicales, quienes celebraron la vuelta del cantante a sus raíces Garage y alabaron su dirección musical. Dicho álbum podíamos considerarlo como una recopilación de los singles que lanzó Craig David junto a importantes DJ’s meses antes de su publicación, más que un proyecto centrado o un álbum convencional. Sin embargo, Following My Intuition estaba formado por un conjunto de buenas canciones dirigidas a los clubs que lograron captar la atención del público tras un periodo infructuoso para el cantante, que vio como su carrera musical iniciaba una espiral descendiente en su popularidad y éxito comercial. The Time Is Now es el título del séptimo disco de estudio de Craig David y se ha puesto a la venta a finales del mes de enero, apenas un año y medio después su último disco, un periodo muy breve en comparación con el gran lapso de tiempo que nos hizo esperar el cantante de Southampton cuando regresó con Following My Intuition. El nuevo trabajo de Craig David está compuesto por 12 canciones (15 en la edición deluxe), todas compuestas por él y bajo la batuta de productores británicos como Fraser T Smith o Steve Mac. Mientras que Following My Intuition profundizaba en el sonido Garage acompañado de House y Dance, en esta ocasión Craig David cambia de tercio y regresa a un R&B electrónico pero destaca la gran influencia del sonido Tropical House, el estilo musical que está de plena actualidad y que muchos artistas se han apresurado en adoptar. Este álbum, sin dejar de tener un claro sonido R&B “made in Britain”, está influenciado del R&B alternativo que está de moda actualmente en Estados Unidos.

El single presentación del álbum fue Heartline, un tema R&B up-tempo electrónico con influencia Tropical House y dance-pop, que tuvo un desempeño moderado en la lista de ventas británica. El segundo single ha sido I Know You, un medio tiempo R&B alternativo que cuenta con la colaboración de la banda inglesa Bastille y está producido por Fraser T Smith, quien ha sido el responsable de la mayoría de temas del álbum, ya colaboró en los primeros trabajos de Craig David, y es conocido por su trabajo para artistas británicos como Adele. Este tema ha logrado un mayor impacto comercial y ha sido top 10 en Reino Unido, la mejor posición de Craig David desde “When The Bassline Drops”, el single presentación de su anterior álbum. Mi tema favorito del álbum es el marchoso “Love Me Like It’s Yesterday”, el mejor ejemplo del sonido Tropical House presente en el álbum y uno de los temas más up-tempo. Otras de las canciones más interesantes del álbum son “Brand New”, un tema Tropical House con cierto aroma latino en el que el cantante dice unas palabras en español, “For The Gram” un marchoso tema R&B/Hip-Hop que habla de la gran influencia que tienen las redes sociales como Instagram en nuestros días, y en el que observamos una gran inspiración de la manera de cantar-rapear de Drake, o “Get Involved”, que tiene una gran inspiración del R&B actual americano. Aunque este álbum marca una divergencia con el anterior disco de Craig David ya que explora el sonido Tropical House, sigue ligado al R&B con el que hemos relacionado al cantante inglés desde sus inicios, pero sin el componente Garage que tenía Following My Intuition. En resumen, My Time Is Now es un disco muy diferente al anterior ya que se adentra en un sonido más actual y con influencia de artistas americanos como Drake, pero sigue mostrando la esencia de Craig David, con su agradable voz y canciones muy pegadizas. Puntuación: 7’5/10. The Time Is Now – Amazon