The Best of R&B: ‘FanMail’ de TLC

5c268-tlcfanmailCuando el grupo femenino TLC publicó en 1999 su tercer álbum FanMail venían de lograr su mayor éxito con CrazySexyCool, el cual fue aclamado por los expertos por su carácter social y reivindicativo y vendió 9 millones de copias en Estados Unidos y más de 20 en todo el mundo. Debido a los casi 5 años de diferencia entre uno y otro, FanMail marcaba una gran evolución con respecto a su antecesor y mientras que el segundo álbum de TLC estaba encuadrado en el R&B y el Hip Hop con gran influencia de un sonido urbano tan característico de los 90 como es el New Jack Swing, FanMail viró hacia el pop y el sonido electrónico, aunque en esencia era un álbum de estilo R&B. FanMail estaba producido principalmente por su habitual colaborador Dallas Austin, aunque contaba con producción habitual de Jermaine Dupri y Babyface, quienes ya participaron en su anterior álbum, además de She’kspere y el dúo formado por Jimmy Jam y Terry Lewis. FanMail debutó en el #1 de la lista de ventas de Estados Unidos, convirtiéndose en el primer disco del grupo en liderar la lista americana y acabó siendo certificado 6 veces platino con ventas superiores a los 5 millones y medio de ejemplares. TLC siempre se han caracterizado por tener un mayor impacto comercial en Estados Unidos que en el resto de mercados sin embargo el álbum consiguió ocupar el top 10 en Canadá, Alemania o Reino Unido y superó los 10 millones de copias en todo el mundo.

El single presentación del álbum fue No Scrubs, un pegadizo tema R&B compuesto por Kandi Burruss y She’kspere (quienes fueron responsables de otros hits de la época como ‘Bills Bills Bills’ de Destiny’s Child) y que contaba con su habitual sonido R&B tan típico de aquella época. ‘No Scrubs’ se convirtió en uno de los temas más populares del año 1999 y destacó por el uso de la palabra ‘scrub’, con la que se referían a un chico que no trabaja ni tiene aspiraciones en la vida e intenta aprovecharse de las mujeres. Este single ocupó el #1 en Estados Unidos durante 4 semanas (se convirtió en el tercer #1 de TLC en la lista americana) además de en Australia y Canadá y el top 10 en los principales mercados como Reino Unido, Francia o Alemania. ‘No Scrubs’ ganó dos premios Grammy: mejor canción R&B del año y mejor actuación R&B por un dúo/grupo. Como segundo single se lanzó Unpretty, un medio tiempo R&B con influencia pop/rock que contaba con gran sonido acústico y alternativo y estaba compuesto por T-Boz y producido por Dallas Austin. En ‘Unpretty’ TLC animaba a las mujeres a no ser tan exigentes con su propio físico para agradar a los hombres y resultaba un himno de auto-aceptación. Este single también resultó un éxito y consiguió el cuarto #1 de TLC en Estados Unidos. Como tercer y último single se lanzó Dear Lie, una emotiva balada R&B compuesta nuevamente por T-Boz (e interpretada en su mayoría por ella) y producido por Babyface que tuvo un impacto comercial mínimo. No fue una decisión muy acertada elegir ‘Dear Lie’ como single ya que en el álbum encontramos temas mucho más interesantes como ‘I’m Good at Being Bad’, la aportación de Jimmy Jam y Terry Lewis al álbum, con letras muy explícitas y que contenía rap por parte de Left Eye, ‘If They Knew’, un marchoso tema R&B up-tempo, ‘Silly Ho’, un extraño pero pegadizo tema electro-pop/R&B con letras feministas o la otra balada producida por Babyface ‘I Miss You So Much’.

Fanmail fue el último álbum de TLC como trío ya que en 2002, poco antes de que viera la luz el siguiente disco del grupo falleció Lisa ‘Left Eye’ Lopes en un accidente de tráfico. Pese a la trágica desaparición de Left Eye, Chilli y T-Boz siguieron adelante con el proyecto. En resumen, FanMail es un álbum muy interesante que resultaba diferente a los anteriores trabajos de TLC al incorporar un sonido pop más futurístico pero capturaba la esencia del grupo y se convertía en uno de los álbumes R&B más destacados de finales de los 90. Temas imprescindibles: Unpretty, If They Knew, I’m Good at Being Bad, pero sobretodo No Scrubs, uno de los mejores temas R&B de todos los tiempos. Puntuación: 8/10.

The Best of R&B: ‘Never Say Never’ de Brandy

Never Say NeverCon tan sólo 15 años, Brandy hizo su debut en el mundo de la música con su álbum de título homónimo, el cual recibió buenas críticas por su talento vocal y pese a debutar en una discreta posición de la lista americana, acabó vendiendo más de dos millones de copias en Estados Unidos y contó con 3 singles top 10 en Billboard. Este álbum estaba encuadrado dentro del R&B y Hip-Hop/Soul característico de los años 90 y tanto la música como el estilo de Brandy fue comparada con Janet Jackson, Aaliyah y Mary J Blige. Tras este álbum, Brandy Norwood desarrolló su faceta de actriz y participó junto a Whitney Houston en la adaptación de la película ‘Cinderella’ pero sin duda destacó por su papel protagonista en la serie adolescente ‘Moesha’, que resultó un gran éxito entre el colectivo afroamericano durante los 90. En 1998, 4 años después de su disco debut, Brandy regresó al mundo de la música con su segundo álbum de estudio, titulado Never Say Never, en el que asumió un mayor papel sobre el control creativo de su música, compuso la mitad de las canciones presentes y se unió a Rodney Jerkins (más conocido como Darkchild) y su equipo, LaShawn Daniels y su hermano Fred Jerkins III, además del afamado productor David Foster. ‘Never Say Never’ estaba encuadrado dentro del R&B, pop y Soul, profundizaba en el sonido adult-contemporary e incorporaba numerosas baladas influenciadas por Mariah Carey y Whitney Houston y se alejaba del estilo Hip-Hop/Soul de su álbum debut. Respaldado por varios singles de gran éxito, el segundo álbum de Brandy logró una gran acogida comercial en Estados Unidos, debutó en el #2 de la lista americana, se mantuvo durante meses en el top 20 y acabó siendo certificado cinco veces platino por ventas cercanas a los 5 millones de copias. En el resto del mundo Brandy aumentó su popularidad en gran medida y el álbum ocupó el top 20 en los principales mercados musicales y vendió más de 14 millones de ejemplares.

El single presentación del álbum fue The Boy Is Mine, un medio tiempo R&B a dúo con la cantante Monica y producido por Darkchild, aunque la parte de Monica fue grabada de manera separada en Atlanta bajo la supervisión de su productor Dallas Austin. Inspirada por el dueto ‘The Girl Is Mine’ de Michael Jackson y Paul McCartney, Brandy compuso el tema pensando en dos chicas que se pelean por el mismo hombre y quiso colaborar con la prometedora cantante Monica, quien únicamente había visto en un par de ocasiones pero pensó que podía ser una buena idea para zanjar los rumores de su posible enemistad. ‘The Boy Is Mine’ resultó uno de los temas más populares del año, alcanzó el #1 en la lista americana de singles y se mantuvo en la posición de honor durante 13 semanas, convirtiéndose en una de las canciones que más semanas permanecía en el #1 en Estados Unidos de la historia de la música. En una época en la que sólo existía el formato físico, Brandy y Monica pueden presumir de haber vendido más de dos millones y medio de CD singles de ‘The Boy Is Mine’ en Estados Unidos y acabó convirtiéndose el single más vendido de 1998. En el resto del mundo este single también tuvo un gran impacto comercial y ocupó el #1 en Canadá, #2 en Reino Unido o Francia y top 5 en Alemania. Este tema recibió numerosos galardones, entre ellos un premio Grammy a mejor actuación vocal R&B de un dúo/grupo y también fue nominado a mejor grabación del año, pero tuvieron la mala suerte de competir contra el hit ‘My Heart Will Go On’ de Céline Dion. Aunque nunca fue confirmado por ninguna de ellas, desde un principio se habló de una gran rivalidad entre ambas artistas ya que terminaron grabando el tema por separado debido a sus diferencias y sólo realizaron una actuación juntas en los premios MTV (en la que se mostraron visiblemente distantes y se comentó que tuvieron una fuerte discusión antes de salir al escenario) pese al tremendo éxito del tema. Dicha rivalidad fue más allá cuando Monica tituló su segundo álbum ‘The Boy Is Mine’, algo que molestó a Brandy, quien había compuesto la canción. 14 años más tarde Monica y Brandy volvieron a trabajar juntas en el tema ‘It All Belongs To Me’ y comentaron que durante esa época eran jóvenes e inmaduras y aunque no sentían celos o envidia, “apenas podían estar juntas en la misma habitación”, pero tras su reunión resolvieron sus diferencias y ahora son amigas.

Tras el éxito masivo de ‘The Boy Is Mine’, como segundo single del álbum se lanzó Top of the World, un marchoso tema R&B/Hip-Hop up-tempo que contaba con la colaboración del rapero Mase y resultaba el tema con mayor componente urbano del álbum. Este single no fue lanzado en tierras americanas pero en Reino Unido consiguió gran éxito y Brandy logró nuevamente el #2 en las listas de venta. El tercer single elegido fue Have You Ever?, una emotiva balada R&B/Soul escrita por la afamada compositora Diane Warren y producida por David Foster que recibió buenas críticas por su componente lírico y la magnífica ejecución vocal de Brandy. Esta romántica balada resultó muy popular en Estados Unidos y alcanzó el #1, convirtiéndose en el segundo #1 consecutivo de Brandy en la lista americana. Como cuarto single se lanzó Almost Doesn’t Count, otra de las baladas más destacadas del álbum y que nuevamente tuvo una acogida muy positiva por parte del público (ocupó el top 20 en Reino Unido y Estados Unidos). El último single lanzado del álbum fue U Don’t Know Me (Like U Used To), un tema R&B up-tempo influenciado por el sonido Hip Hop que resultaba uno de los temas más rítmicos y urbanos del disco.

Entre las canciones más destacadas de ‘Never Say Never’ se encuentran ‘Angel In Disguise’, un medio tiempo R&B muy interesante que cuenta con una producción similar a ‘The Boy Is Mine’, tiene gran parte instrumental y hablada por parte de Brandy y relata cómo su pareja sigue pensando en otra mujer, ‘One Voice’, una gran balada Soul/R&B que termina con coros Gospel y nos muestra el gran talento vocal de Brandy o la versión del clásico de Bryan Adams ‘(Everything I Do) I Do It For You’. Personalmente le tengo un cariño especial a ‘Never Say Never’ porque fue uno de los primeros álbumes dentro del género R&B que compré e incluye ‘The Boy Is Mine’, mi canción favorita de todos los tiempos. A raíz de este álbum, me convertí en gran seguidor de Brandy y varios de sus discos posteriores, como ‘Full Moon’, ‘Afrodisiac’ o ‘Human’ se encuentran entre mis álbumes imprescindibles de R&B. Puntuación: 9/10. 

The Best of R&B: ‘The Writing’s on the Wall’ de Destiny’s Child

Destiny's ChildDurante la década de los 90 cuatro jovencitas de Houston, Texas, que deseaban triunfar en el mundo de la música se conocieron en diferentes concursos de talentos y decidieron formar su propio grupo, llamado inicialmente Girl’s Tyme. Me estoy refiriendo a Beyoncé Knowles, Kelly Rowland, LeToya Luckett y LaTavia Roberson, quienes más tarde pasaron a llamarse Destiny’s Child bajo la supervisión del Matthew Knowles (el padre de Beyoncé y tutor legal de Kelly) quien se convirtió en el manager del grupo y les consiguió un contrato con la discográfica Columbia. En 1998, cuando todavía eran menores de edad publicaron su primer disco de estudio, titulado Destiny’s Child, el cual tuvo un debut moderado en la lista americana pero acabó vendiendo un millón de copias de Estados Unidos y contó con el hit ‘No No No’, que alcanzó el #3. En julio de 1999, apenas un año más tarde de su álbum debut el cuarteto de Houston regresó con un proyecto mucho más ambicioso y maduro, llamado The Writing’s on the Wall, que se convertiría en el álbum más famoso y exitoso (también el más polémico) de toda su trayectoria. ‘The Writing’s on the Wall’ estaba formado por un compendio de medios tiempos, temas up-tempo y baladas de estilo R&B, con gran influencia pop y Soul que contaba con el clásico sonido con el que asociamos al R&B de finales de los 90 y principios del 2000. Las 4 componentes del grupo participaron en la composición de la mitad de los temas presentes en el álbum bajo la producción de She’kspeare, Missy Elliott, Darkchild o Daryl Simmons entre otros. El productor americano She’kspeare y la compositora Kandi Burruss (cantante del grupo de R&B Xscape) tuvieron un papel esencial en álbum ya que se encargaron de 5 de los temas presentes e imprimieron su clásico sonido R&B al disco, además destacan por ser los responsables de otros importantes hits de la época como ‘No Scrubs’ de TLC o ‘There You Go’ de Pink. El segundo álbum de Destiny’s Child recibió buenas críticas de los expertos musicales y recibió 6 nominaciones a los premios Grammy, entre ellos mejor grabación del año, mejor canción R&B y mejor canción del año por ‘Say My Name’.

The Writing’s on the Wall debutó en un discreto #6 de la lista americana de álbumes y terminó la década de los 90 con unas ventas superiores al millón y medio de ejemplares, sin embargo tras el éxito de ‘Say My Name’ el álbum vivió una segunda juventud, sus ventas se dispararon y volvió a las primeras posiciones de la lista Billboard, alcanzando el #5. El segundo disco de Destiny’s Child destacó por su gran longevidad en las listas de venta ya que permaneció durante casi dos años en el top 40 y acabó siendo certificado 8 veces platino con unas ventas superiores a los 6 millones de copias en Estados Unidos. Aunque en el resto del mundo no tuvo tal grado de éxito, también ocupó el top 5 en Australia y Canadá y el top 10 en Reino Unido, donde superó el millón de ejemplares. ‘The Writing’s on the Wall’ fue uno de los álbumes de R&B más exitosos e importantes de la década del 2000. 

El single presentación del álbum fue Bills Bills Bills, una de las producciones de She’kspeare para el álbum y que se trataba de un pegadizo medio tiempo R&B de en el que relataban cómo sus hombres se aprovechan de todas sus posesiones pero son ellas las que pagan sus propias ‘facturas’. Este himno de auto-empoderamiento resultaba uno de los temas más destacados del álbum y se convirtió en el primer single #1 de Destiny’s Child en Estados Unidos. Gracias a este tema el grupo femenino comenzó a despuntar tímidamente en el resto del mundo y ocupó su mejor posición en Reino Unido, donde fue top 10. Además de recibir buenas impresiones de los expertos musicales y convertirse en uno de los temas más populares el año, ‘Bills Bills Bills’ logró una nominación a mejor canción R&B del año, nominación que volvería a conseguir ‘Say My Name’ un año más tarde. Desde un principio no pasó desapercibido para nadie el hecho de que tanto Beyoncé como Kelly acaparaban el protagonismo dentro del grupo y cantaban los ‘solos’ en todas las canciones, relegando a LeToya y LaTavia a meras coristas. Como segundo single del álbum se lanzó Bug a Boo, un tema R&B up-tempo compuesto por las 4 componentes del grupo junto a Kandi y She’kspeare que nuevamente trataba el tema de los ‘hombres parásitos’ que intentan aprovecharse de las mujeres. ‘Bug a Boo’ no fue tan popular como el single precedente y apenas ocupó el top 40 en la lista americana aunque nuevamente alcanzó el top 10 en Reino Unido.

Ya en el año 2000, Destiny’s Child regresaron con su tercer single, que resultaría uno de sus temas más icónicos y representativos de toda su carrera. Sin duda me refiero a Say My Name, un tema R&B mid-tempo con varios cambios de ritmo producido por Rodney Jerkins, más conocido como Darkchild, quien gracias a la popularidad del tema su fama se dispararía y se convertiría en uno de los productores más solicitados de la industria musical. Say My Name, gracias a su elevado ‘airplay’ y unas ventas muy altas de CD’s físicos ascendió en la lista de ventas americana hasta alcanzar el #1, posición en la que permaneció durante 3 semanas. A nivel internacional, ‘Say My Name’ supuso el mayor éxito de Destiny’s Child hasta el momento y alcanzó el #1 en Australia y el top 10 en Canadá y Reino Unido. En un principio, Beyoncé no quiso grabar el tema porque lo consideraba un ‘desastre’ sin embargo resultó uno de los temas más populares, exitosos y galardonados en la historia del grupo. Desde un principio ‘Say My Name’ me cautivó y se convirtió no sólo en mi canción favorita de R&B sino una de mis preferidas de todos los tiempos (junto a ‘The Boy Is Mine’ de Brandy & Monica). El lanzamiento de ‘Say My Name’ no estuvo exento de polémica ya que cuando se desveló su videoclip todos nos quedamos sorprendidos al ver que ni LeToya ni LaTavia participaban en él (a pesar de seguir apareciendo sus voces en el tema) y a su vez descubríamos que dos nuevas componentes formaban parte del grupo: Michelle Williams y Farrah Franklin. Más tarde LeToya y LaTavia anunciaron que habían abandonado Destiny’s Child y demandado a su manager por incumplimiento de contrato e impago de beneficios y le acusaron de favorecer a su hija Beyoncé y Kelly. Durante esta época, el grupo fue sometido a un gran escrutinio por parte de los medios de comunicación y criticaron el exceso de protagonismo de Beyoncé. Pese a estas controversias, la nueva formación de Destiny’s Child continuó con la promoción del álbum y lanzaron el cuarto single, Jumpin’ Jumpin’, un marchoso tema R&B up-tempo con influencia Hip Hop que resulto otro hit para el grupo: ocupó el #3 en Estados Unidos y el top 5 en los principales mercados como Reino Unido o Australia. Pese a que el grupo vivía su mejor momento profesional y el álbum gozaba de un gran éxito comercial, la polémicas no cesaban en torno a Destiny’s Child y apenas unos meses después de su incorporación, Farrah abandonaba la formación al no poder soportar el stress de la fama. Beyoncé, Kelly y Michelle siguieron adelante como trío, que se convertiría en la formación más estable y conocida de Destiny’s Child.

The Writing’s on the Wall estaba lleno de temazos como ‘So Good’, otra de las producciones de She’kspeare para el álbum y que se trataba de un alegre y pegadizo tema R&B, la sensual balada Soul/R&B ‘Temptation’ o el marchoso ‘Hey Ladies’, uno de los temas más up-tempo del álbum y que contaba con una moderna y trepidante producción. El track listing de ‘The Writing’s on the Wall’ también incluía ‘Get on the Bus’, un tema R&B producido por Timbaland que formó parte de la banda sonora de una conocida película americana y fue lanzado en 1998. En resumen, The Writing’s on the Wall no sólo fue uno de los primeros CD’s que compré sino que se ha convertido en mi álbum favorito de R&B de todos los tiempos y el responsable de que me interesara por dicho género y empezara a escuchar otros cantantes y grupos de música negra. Además lo considero uno de los mejores de los discos de los años 90 y 2000 e imprescindible dentro del género R&B. Temas imprescindibles: Say My Name, Bills Bills Bills, So Good, Jumpin’ Jumpin’, Bug a Boo, Where’d You Go y Hey Ladies. Puntuación: 9/10.

Throwback Review: ‘Confessions on a Dance Floor’ de Madonna

ConfessionsMadonna es conocida dentro del mundo de la música por su capacidad para re-inventarse con cada álbum y ofrecer al público un estilo diferente y una imagen totalmente opuesta a la anterior, algo que muchas cantantes han intentado imitar posteriormente. En 2005 la reina del pop resurgió de sus cenizas como el ave fénix con su décimo álbum de estudio, titulado Confessions on a Dance Floor, que tomaba el relevo a ‘American Life’, publicado dos años atrás con críticas y ventas muy mediocres. ‘Confessions’ supone una gran divergencia en cuanto a sonido con respecto a su anterior álbum y en esta ocasión Madonna regresó a sus raíces pop para ofrecernos un trabajo dirigido a las pistas de baile. Con la ayuda de Stuart Price (el cual se convirtió en una pieza indispensable del éxito del álbum) y la producción adicional de su colaborador habitual Mirwais Ahmadzaï y el dúo sueco Bloodshy & Avant, Madonna creó un disco encuadrado dentro del dance-pop y el electro-pop con gran influencia del sonido Disco de los años 70 y 80. ‘Confessions’ se aleja totalmente de American Life tanto en el componente visual como lírico, ya que éste último resultó muy polémico y controvertido en Estados Unidos por su crítica al ‘sueño americano’ y el materialismo presente en su sociedad y estaba encuadrado en el sonido electro-pop con un acusado toque acústico e influencia folk. ‘Confessions’ se podía escuchar de principio a fin porque el relleno se reducía al mínimo y las 12 canciones presentes estaban encadenadas las unas con las otras como si de una sesión de Dj se tratase. Tras el ‘fracaso comercial’ que resultó American Life, el cual tan sólo vendió 5 millones de copias en todo el mundo (unas cifras muy inferiores a las que estaba Madonna acostumbrada) y se convirtió en el disco menos vendido de su carrera, ‘Confessions’ supuso no sólo un importante repunte en su popularidad sino un tremendo incremento en las ventas, que fueron superiores a los 10 millones de copias a nivel mundial y logró el #1 en más de 20 países de todo el mundo. Este álbum no sólo tuvo un enorme impacto comercial sino que recibió excelentes críticas por parte de los expertos musicales, quienes se reconciliaron con Madonna tras sus negativas opiniones hacia ‘American Life’ y consiguió un premio Grammy al mejor álbum electrónico/Dance.

Es conocido el hecho de que los componentes del mítico grupo sueco ABBA son muy reticentes a la hora de dejar que otros artistas versionen o utilicen sus canciones sin embargo permitieron a Madonna samplear la melodía de su conocido hit ‘Gimme! Gimme! Gimme! (A Man After Midnight)’ para su nuevo single. Dicho tema resultó ser Hung Up, el single presentación de ‘Confessions’ y que se trataba de un bailable tema dance-pop con influencia Disco y House producido por Stuart Price cuyas sencillas letras reflejaban el carácter de mujer fuerte e independiente de Madonna. Hung Up superó todas las expectativas posibles y ocupó el #1 en más de 40 países de todo el mundo, pasando a formar parte de las canciones más exitosas de todos los tiempos, con ventas superiores a los 9 millones de copias, incluyendo formato físico y digital. Aunque ‘Hung Up’ supuso el mejor resultado de Madonna en Estados Unidos en años, cabe destacar que apenas ocupó el #7 en la lista de ventas, posiblemente una de las ‘peores’ posiciones del single alrededor del mundo, aunque fue certificado platino por ventas superiores al millón de copias. Tras el éxito masivo de ‘Hung Up’ como segundo single de ‘Confessions’ llegó Sorry, otro de los ‘highlights’ del álbum y que recibió alabanzas de los expertos musicales por su carácter pegadizo y bailable. Sorry destacaba por incluir las palabras “lo siento” y “perdóname” en varios idiomas como español, francés o italiano. Este tema dance-pop y Disco compartía muchas similitudes con el single precedente aunque tenía contenía más profundidad en las letras y en ellas Madonna declaraba sentirse harta de oír excusas por parte de su amante, el cual no paraba de disculparse por sus errores. En Estados Unidos ‘Sorry’ tuvo un desempeño muy moderado debido a su bajo nivel de ‘airplay’ sin embargo en el resto del mundo tuvo una acogida muy superior y ocupó el top 5 en Australia, Canadá o Alemania y alcanzó el #1 en España, Italia y Reino Unido. Como tercer single se lanzó Get Together, un potente tema dance-pop y House cuya promoción fue mínima porque Madonna se encontraba de gira con el exitoso ‘Confessions Tour’, pero aún así fue #1 en España (el tercero consecutivo del álbum) y top 10 en Reino Unido, que se convirtieron en los dos mercados musicales más receptivos en la era Confessions. Entre mis temas favoritos del álbum se encuentran ‘Let It Will Be’, que habla del éxito y la fama o ‘Forbidden Love’ y destacan las aportaciones de Bloodshy & Avant en ‘Like It or Not’, un tema electro-pop menos up-tempo que el resto del contenido del álbum y Mirwais en el electrónico ‘Future Lovers’.

‘Confessions’ siempre será recordado por su carácter discotequero y bailable, los icónicos looks de Madonna ensayando frente al espejo y haciendo ‘posturitas’ en el videoclip de Hung Up y ha servido de inspiración a numerosos artistas pop, los cuales empezaron a adoptar el estilo dance-pop y la música electrónica tras el éxito de este álbum. En los últimos tiempos el álbum ha vuelto a estar de actualidad gracias al ‘revival’ que vive la música Disco y álbumes como ‘Future Nostalgia’ de Dua Lipa está influenciado en gran medida por el estilo de ‘Confessions’. Aunque descubrí a Madonna en la era ‘Ray of Light’ con el tema ‘Frozen’, el cual sigue encontrándose entre mis temas favoritos de la reina del pop, tras el lanzamiento de ‘Confessions’ se convirtió en mi disco favorito de Madonna y uno de los que más veces he escuchado desde entonces. Temas imprescindibles: Hung Up, Sorry, Forbidden Love, Let It Will Be y Get Together. Puntuación: 9/10.

Stupid Love, el regreso de Lady Gaga

Stupid LoveTras participar en la película ‘A Star Is Born’ y su respectiva banda sonora, con las que recibió buenas críticas por parte de los expertos, logró gran éxito comercial y nos mostró su lado más serio y maduro, Lady Gaga prometió que volvería a sus raíces musicales más pop. Y así ha sido ya que hace unas semanas nos presentó Stupid Love, el primer single de su sexto álbum de estudio, titulado Chromatica. Se trata de un tema electro-pop y dance-pop con influencia Disco compuesto por Lady Gaga junto a Max Martin (quien trabaja con ella por primera vez), producido por BloodPop y que conecta con el estilo de sus discos ‘Born This Way’ y ‘Artpop’. Stupid Love ha recibido opiniones principalmente positivas de los críticos musicales, los cuales elogiaron el regreso de Lady Gaga a sus orígenes pop y sus pegadizas letras sin embargo otros lo han considerado un tema ‘olvidable’, anodino y que no aporta nada novedoso al panorama musical. Stupid Love ha tenido un rendimiento comercial muy variado y mientras que ha ocupado el top 10 en Estados Unidos, Australia y Reino Unido, en otros importantes mercados musicales como Francia, Alemania o España ha tenido un comportamiento mediocre y apenas ha ocupado el top 50. En mi opinión, Stupid Love falla al no ofrecernos un tema original y arriesgado y creo que como ‘lead single’ resulta francamente decepcionante. Chromatica iba a ver la luz el 10 de abril pero debido a la pandemia mundial provocada por el coronavirus su lanzamiento ha sido retrasado indefinidamente, un gesto que me parece poco generoso ya que en estos duros momentos los artistas deberían lanzar nueva música para entretener a sus fans y hacerles más fácil el confinamiento en vez de pensar en la posible bajada de ventas que puede sufrir el álbum por estar cerradas las tiendas de medio mundo.

Throwback Review: ‘Daydream’ de Mariah Carey

album-daydreamDurante los años 90 la cantante americana Mariah Carey logró el estrellato gracias a una sucesión de álbumes tremendamente exitosos que la convirtieron en una de las artistas femeninas más importantes de la década. Su prodigiosa voz con un rango de 5 octavas y sus habilidades como compositora fueron aclamados por la crítica, aunque algunos expertos se mostraron ambivalentes hacia el contenido ‘blando’ de sus trabajos. Tras la espectacular acogida de su tercer disco Music Box, el cual superó los 25 millones de copias en todo el mundo y produjo clásicos como ‘Dreamlover’, ‘Hero’ o ‘Without You’, la joven cantante neoyorquina lanzó su primer disco navideño ‘Merry Christmas’, el cual se convirtió en el álbum navideño más vendido de la historia y contó con el hit ‘All I Want For Christmas Is You’. En 1995, ya convertida en una super estrella de la música, Mariah Carey regresó con su quinto álbum de estudio, titulado Daydream, el cual marcó una evolución en el estilo musical de la cantante ya que añadió cierto componente urbano y R&B a su habitual estilo pop. Durante el proceso de composición y grabación de Daydream, Mariah Carey tuvo muchas diferencias creativas con su discográfica, especialmente con Tommy Mottola, su marido y dueño del grupo Sony Music, a la que pertenecía su discográfica Columbia. Intentando salvaguardar a su ‘gallina de los huevos de oro’, su discográfica quería repetir la fórmula utilizada en ‘Music Box’ y seguir con sus románticas baladas pop, sin embargo Mariah Carey quería expresar sus verdaderas aspiraciones como artista y decantarse por un estilo R&B más moderno. Aunque en Daydream continuó trabajando con Walter Afanasieff, el artífice de sus mayores éxitos y responsable de todas las baladas del álbum, Mariah se aproximó a productores del circuito R&B/Hip-Hop como Jermaine Dupri y su habitual colaborador Manuel Seal.

El single presentación del álbum fue Fantasy, un marchoso tema up-tempo pop/R&B en el que Mariah Carey declaraba todo su amor a su pareja y estaba producido por Dave Hall, quien ya fue responsable de ‘Dreamlover’. Fantasy fue aclamado por la crítica por sus pegadizas letras y la ejecución vocal de Mariah y logró un tremendo éxito en Estados Unidos: debutó directamente en el #1 y lideró la lista durante 8 semanas, convirtiéndose en el segundo single más exitoso del año 1995 en el país. En contra de la opinión de su discográfica, Mariah decidió lanzar un remix de Fantasy con un gran toque Hip-Hop/R&B dirigido a las radios urbanas con la colaboración de Ol’ Dirty Bastard. En el resto del mundo, Fantasy también tuvo un gran impacto comercial: fue #1 en Australia y Canadá y top 5 en Reino Unido. Tras la gran acogida de Fantasy, Mariah lanzó como segundo single One Sweet Day, una balada R&B que contaba con la colaboración del grupo americano Boyz II Men. Si parecía complicado superar el éxito del single precedente, esta romántica balada consiguió liderar la lista americana durante 16 semanas, cuyo récord duró casi dos décadas hasta la llegada del infame ‘Despacito’. El tercer single fue Always Be My Baby, una de las producciones de Jermaine Dupri para el álbum y que añadía su habitual toque urbano. Este tema mid-tempo pop/R&B alcanzó nuevamente el #1 en la lista americana (su tercer #1 consecutivo del álbum y undécimo en total) y se ha convertido en uno de los temas más populares y característicos de la carrera de Mariah Carey. En el resto del mundo tuvo un desempeño moderado y únicamente alcanzó el top 5 en Reino Unido. Como tercer single fuera de Estados Unidos se lanzó la bonita balada Open Arms, que se trataba de una versión del famoso tema del grupo americano de rock Journey. Open Arms tuvo un gran desempeño comercial en Reino Unido, donde alcanzó el top 5. De manera muy limitada en algunas partes del mundo se lanzó como single Forever, una preciosa balada de amor con instrumentación retro en la que Mariah relata que aunque se haya terminado su relación, su pareja siempre vivirá en sus recuerdos. Como último sencillo promocional en tierras americanas se lanzó Underneath The Stars, una balada R&B/Soul de sonido retro que Mariah considera una de sus canciones más personales y favoritas del álbum. 

Daydream debutó en el #1 de la lista americana de álbumes y acabó siendo certificado diamante con unas ventas superiores a los 8 millones de copias, convirtiéndose en su tercer álbum #1 y su trabajo más vendido en Estados Unidos. En el resto del mundo también resultó un éxito con mayúsculas: alcanzó el #1 en Reino Unido, Alemania y Australia y el top 10 en el resto de los principales mercados musicales. A pesar de que no logró igualar el tremendo éxito de ‘Music Box’, superó los 20 millones de copias a nivel mundial y se convirtió en su segundo álbum más vendido de su trayectoria. En resumen, aunque varios álbumes de Mariah Carey se encuentran entre mis favoritos como Butterfly o Rainbow (con el que la descubrí) en este listado de mis álbumes preferidos incluyo a ‘Daydream’ por la importancia que tuvo en los inicios de la carrera de la cantante por su transición hacia su sonido deseado. En ‘Daydream’ se encuentran algunas de mis baladas favoritas de Mariah como la magnífica ‘Forever’, ‘When I Saw You’ y ‘Open Arms’, la única versión que podemos encontrar en el álbum. Otro de los temas que merecen la pena ser reseñados es ‘Long Ago’, la segunda contribución de Jermaine Dupri al álbum y que está encuadrado dentro del sonido R&B que Mariah quería incorporar a Daydream. Puntuación: 9/10.

Throwback Review: ‘Oops!… I Did It Again’ de Britney Spears

OopsHace unos días se cumplía el 20 aniversario de una de las canciones más famosas e icónicas de Britney Spears y aprovechando el repaso que estoy haciendo a mis discos favoritos, hoy reseñaré el álbum al que pertenece dicha canción, que también forma parte de la lista de mis discos imprescindibles. A principios de 1999, cuando Britney todavía era una adolescente inocente e ingenua, vio la luz su primer disco de estudio, …Baby One More Time, el cual alcanzó el #1 en Estados Unidos y en otros países como Canadá o Alemania y llegó a vender 14 millones de copias en su país natal y más de 25 millones en todo el mundo, todo un récord para una cantante recién llegada al panorama musical gracias a la excepcional acogida del primer single de idéntico título y que lideró las listas de venta de todo el mundo. Este single sigue manteniéndose después de más de 20 años como el mayor éxito de su trayectoria y su videoclip ha marcado historia dentro del mundo del pop y siempre será recordado por una Britney con coletas y vestida de colegiala. Tras el éxito del primer single llegaron ‘Sometimes’, que mostraba su lado más sensible y emotivo o ‘(You Drive Me) Crazy’, otro de los temas más representativos de los inicios de su carrera y que también gozaron de buena acogida en las listas de venta de todo el mundo. Gracias a ‘…Baby One More Time’, Britney Spears estuvo nominada a los premios Grammy como mejor artista revelación, pero le fue arrebatado el galardón por su ami-enemiga y rival Christina Aguilera.

Tras el inmenso éxito de su álbum debut y sin apenas un respiro, en mayo de 2000 Britney Spears publicó su segundo disco, Oops!… I Did It Again, el cual debutó en el #1 de la lista de ventas de Estados Unidos con más de 1’3 millones de copias en su primera semana, la mayor cifra de ventas de una cantante femenina en la historia de la música y que sólo fue superada quince años después por Adele. Con la popularidad de Britney en su mejor momento, ‘Oops!’ fue certificado diamante en tierras americanas con más de 10 millones de ejemplares vendidos y a nivel internacional también tuvo un gran impacto comercial: ocupó el #1 en más de 10 países de todo el mundo incluyendo Canadá, Alemania, Francia o España. En importantes mercados musicales como Reino Unido y Australia el álbum debutó en el #2 pero obtuvo ventas altísimas y superó los 20 millones a nivel mundial. ‘Oops!’ está compuesto por un compendio de marchosos temas de estilo pop y dance-pop y varias baladas que mostraban que el rango vocal de Britney era superior a lo que muchos creían. A pesar de ser un disco eminentemente pop, contiene ligeras influencias funk y R&B y cuenta con dos versiones de temas famosos. El compositor y productor sueco Max Martin, quien fue responsable de ‘…Baby One More Time’, ‘Crazy’ y otra canción de su disco debut, incrementó su participación en el proceso creativo y asumió un papel muy importante en el segundo álbum de Britney Spears y no sólo fueron obra suya los tres primeros singles del disco sino que se encargó de varias canciones más junto a su habitual colaborador Rami y otros músicos suecos asociados al legendario ‘Cheiron Studios’ como Alexander Kronlund, Jörgen Elofsson o Kristian Lundin. El productor Robert ‘Mutt’ Lange y la afamada compositora Diane Warren también contribuyeron con una canción cada uno para este álbum y la propia Britney compuso ‘Dear Diary’, la última canción del álbum.

OopsIDidItAgainSingleCoverEn una estrategia comercial muy similar a la utilizada con su álbum debut, el single presentación de su segundo trabajo discográfico fue el tema que daba título al álbum. Hace 20 años vio la luz Oops!… I Did It Again, el cual ha pasado a la historia como uno de los singles más representativos de la carrera de la cantante de Louisiana. ‘Oops’ estaba compuesto y producido por Max Martin y Rami, guardaba muchas similitudes con ‘…Baby One More Time’ aunque Britney declaraba que “ya no era tan inocente” como antes y en este caso jugaba con los sentimientos de su amante, el cual confunde su ‘flirteo’ con un interés romántico real. ‘Oops!’ no logró despuntar en la lista americana como hizo ‘…Baby’ y sólo ocupó el top 10 en Estados Unidos sin embargo en el resto del mundo el desempeño fue muy superior: alcanzó el #1 en más de 15 países incluyendo Australia, Canadá, España o Reino Unido (donde se convirtió en su tercer single #1). El videoclip de ‘Oops’, ambientado en el planeta Marte y con el icónico traje rojo de látex de Britney también se ha convertido en un clásico de la década del 2000 y en la actualidad supera los 250 millones de visualizaciones en YouTube. Tras el tremendo éxito cosechado por ‘Oops!’ se lanzó como segundo single Lucky, un tema pop de pegadizas letras y con una producción muy similar a la de ‘Oops!’ ya que los responsables seguían siendo Max Martin y Rami. ‘Lucky’, que relata la vida de una estrella del cine que lo tiene todo en la vida (dinero, fama y belleza) pero en realidad se siente sola y desdichada, recibió buenas críticas de los expertos musicales, muchos de los cuales creyeron que la letra de la canción estaba inspirada en su propia vida. Lucky logró un éxito moderado en Estados Unidos, donde apenas ocupó el top 25, pero como es costumbre en el resto del mundo tuvo una mejor acogida y fue #1 en Francia y Alemania y top 5 en Reino Unido, Canadá y Australia.

Como tercer single llegó Stronger, un potente tema dance-pop que recibió grandes críticas por sus letras de auto-empoderamiento (“soy más fuerte que ayer”) y su declaración de independencia sobre abandonar al amante que te ha engañado y por la ágil ejecución vocal de Britney en el tema. Stronger resultaba un tema muy moderno gracias a su producción vanguardista y adelantada a su tiempo y se convirtió en uno de los ‘fan favorite’ del álbum, además de ocupar el #11 en Estados Unidos o el top 10 en Alemania y Reino Unido. Para mostrar la variedad presente en el álbum, como cuarto y último single se lanzó Don’t Let Me Be The Last To Know, una balada compuesta por Shania Twain y su por entonces marido, el productor Robert ‘Mutt’ Lange, que contenía ciertas influencias de música Country-pop. Este tema recibió buenas opiniones de los expertos y la consideraron como una de sus mejores baladas, aunque a nivel comercial resultó el primer fracaso de Britney en Estados Unidos al no entrar en la lista de venta y en el resto del mundo tuvo un rendimiento comercial muy moderado. Entre las canciones más destacadas del álbum se encuentran ‘Don’t Go Knocking On My Door’, un marchoso tema pop/R&B con toque funk que habla sobre pasar página tras una ruptura, ‘Can’t Make You Love Me’, un enérgico tema dance-pop sobre el amor verdadero, ‘What U See (Is What U Get)’, en el que Britney exige respeto a un amante celoso y cuenta con la producción pop típica de ‘Oops!’, o la emotiva balada ‘Where Are You Now’, en la que encontramos quizás la mejor ejecución vocal de Britney de toda su carrera. En la edición internacional podíamos encontrar ‘Girl In The Mirror’, una bonita balada mid-tempo que se encuentra entre mis favoritas del álbum. Uno de los temas peor recibidos por los críticos fue la versión de ‘(I Can’t Get No) Satisfaction’ de Rolling Stones, a la que Darkchild le dio un toque más ‘funky’ en lugar de su estilo rock original.

Cuando muchos segundos álbumes de artistas que han cosechado gran éxito con su debut suponen una importante caída de ventas o son un sonoro fracaso, no fue éste el caso de Britney, ya que sin superar el éxito sin precedentes de ‘…Baby One More Time’, su segundo trabajo obtuvo unas cifras muy altas y casi cercanas. Además sin desmerecer a ‘…Baby’, al que le guardo gran cariño por ser el primer CD que compré, en mi opinión ‘Oops!’ es un disco más completo y superior y aunque la música de Britney no mostró excesiva evolución musical debido a su proximidad en sus fechas de publicación es uno de los álbumes más importantes de la historia del pop, de la década del 2000 y en mi opinión uno de los mejores dentro de la carrera de Britney Spears. Temas imprescindibles: Oops!… I Did It Again, Stronger, What U See (Is What U Get), Lucky, Where Are You Now, Don’t Go Knocking On My Door, Girl In The Mirror y Don’t Let Me Be The Last To Know. Puntuación: 9/10.